EnBicicleta

sábado, 21 de febrero de 2015

Salida del 21-02-2015: El Coll d'Estenalles (por la Collada de L'Obac)

Los participantes en esta bonita salida
durante un descanso en la Collada de L'Obac

Trayecto 148
21-02-2015

 
El Coll d'Estenalles
(por la Collada de L'Obac)

Duración: desde las 8:00 a las 13:30 horas
Tiempo de pedaleo: 4:53:14
Climatología: cielo totalmente tapado; humedad; frío
Terreno: asfalto 100%, muy húmedo; mojado
Distancia: 114,70 km a una media de 23,5 km/h
Altitud acumulada: 1.767 m


Grupo:
  

 Los participantes en la salida, por orden alfabético:
Breo, Jonathan "Jona", Juan "El Hierro", Miguel "El Cuco" y Salvador 

Crónica:

"Una más pa la saca", y van ...; parece ser que por fin le hemos cogido el tranquillo a esto y ahora ya no nos para nadie en nuestras salidas de los sábados; todavía somos pocos, pero la cuestión es que nos divertimos por todos; cada día más; como hoy; esta vez el artífice de la salida ha sido "El Hierro", que a mediados de semana la lanzó al WhatsApp de los "Amigos Carreteros" con la intención de atraer a mucha más gente, aunque finalmente tan solo hemos sido cinco; el lugar de encuentro cuando las salidas se inician por la vertiente Norte ya sabíamos que lo constituye la churrería de Les Fonts, y allá que nos hemos presentado Juan "El Hierro", Miguel "El Cuco" y un servidor a la hora prevista, es decir, las 8:45 horas; hacía bastante frío, aunque eso ya sabemos que a los carreteros no nos importa mucho, ni siquiera la tremenda humedad que hacía hoy, ya que rápidamente entramos en calor ... al menos cuando subimos; las bajadas son otra cosa; en verdad teníamos la esperanza de que en Les Fonts, además de Breo y Jonathan, que ya sabíamos que venían, nos estuvieran esperando algunos más, aunque no ha sido así; enseguida hemos comenzado nuestro bonito itinerario y, al igual que ocurriera en nuestra anterior salida, con la premisa de que iríamos "de tranquis", y así ha sido casi durante todo el recorrido, digan lo que digan ... que diría Raphael, jeje; nuestra primera dificultad la constituía la Collada de L'Obac por la vertiente de Terrassa, que hemos tardado en encarar debido a que a "El Hierro" se le ha hecho la picha un lío y se ha despitado, por lo que hemos dado un buen rodeo; cuando por fin hemos podido encaminarnos a L'Obac no las teníamos todas con nosotros debido a que el cielo amenazaba lluvia; cada vez más; la humedad era impresionante y el frío también; menos mal que nos hemos propuesto ir en grupo, y eso es lo que hemos hecho hasta que nos han faltado un par de kilómetros; Breo iba abriendo camino con su peculiar pedaleo, aparentemente cansino, consistente en llevar un gran desarrollo y muy poca cadencia, que destroza a todo aquel que lleve detrás; se trata de un pedaleo muy parecido al de Estarqui, que un servidor conoce perfectamente por haberlo sufrido en más de una ocasión; hemos llegado prácticamente todos al unísono; puede que Miguel "El Cuco", haciendo honor a su sobrenombre, haya sido el que ha llegado en mejores condiciones, ya que lo que hace es comenzar con un ritmo llevadero y constante que ya no deja hasta el final, sin altibajos, lo cual le permite llegar a la par que los mejores; como hoy; seguramente en la QH haría un magnífico papel; como cabía esperar, en la Collada de L'Obac habíamos establecido nuestra primera parada técnica.

En la Collada de L'Obac

Ahora ya de lo que se trataba era de bajar hasta Castellbell i el Vilar; desde luego se nos ha hecho larga esta bajada, de unos 12-14 kilómetros, aunque más que por otra cosa por el frío que hemos pasado; además el asfalto estaba totalmente mojado debido a la humedad existente; en fin, es lo que hay; hemos ido cumpliendo con el plan previsto sin incidencias, salvo la salida de cadena en la bici de Jona poco antes de llegar a Sant Vicenç de Castellet, lo que hemos aprovechado para descansar unos minutos; desde aquí nos hemos dirigido a El Pont de Vilomara, por donde hemos pasado antes de empezar a subir nuevamente con destino a Rocafort, todos agrupados; menos mal que por esta zona la temperatura era algo más suave; poco después hemos sufrido las rampas de la localidad de Mura y el acceso a la carretera que viene de Talamanca y que se dirige hacia nuestro principal destino en esta bonita salida: el Coll d'Estenalles; como ya sabíamos lo realmente duro son los últimos 4 kilómetros, aunque en esta ocasión no se nos han hecho demasiado pesados, llegando todos prácticamente al unísono; Miguel "El Cuco" haciendo nuevamente alarde de saber controlar perfectamente el ritmo, lo que le ha permitido llegar a la cima prácticamente en cabeza sin dar muestras de cansancio; el que sabe ...



 El Coll dÈstenalles, nuestra
destino en esta salida

Tras haber coronado el Coll d'Estenalles podemos decir que prácticamente había terminado la etapa, a pesar de que aún nos quedaban un montón de kilómetros hasta llegar a casa, aunque todos muy favorables, con una tendencia ahora ya claramente descendentes, empezando por la bajada del Coll d'Estenalles, que verdaderamente se hace eterna, y mucho más en las condiciones de hoy, bajo una humedad impresionante, un asfalto totalmente mojado y una ligera llovizna que prácticamente no nos ha dejado hasta llegar a las inmediaciones de Terrassa; poca cosa más podemos decir; Breo y Jonathan se han despedido cuando hemos llegado a Rubí, ya que ellos se han dirigido a Barcelona vía Sant Cugat; los demás hemos continuado por el camino de siempre, despidiéndonos al llegar a Molins de Rei; seguimos pasándolo bien ... eso es lo que cuenta.

Datos técnicos:

Se trata uno de los itinerarios al Coll d'Estenalles (870 m) vía Mura, aunque en esta ocasión con el aliciente de haber pasado previamente por la Collada de l'Obac por la vertiente de Terrassa; la hemos empezado desde Molins de Rei, al menos algunos, dirigiéndonos hasta Terrassa por la antigua carretera de Caldes, la C-1413, pasando previamente por las inmediaciones de El Papiol y Castellbisbal, y cruzando la localidad de Rubí; desde Terrassa nos hemos dirigido a la Collada de L'Obac, tras callejear durante unos kilómetros, por la bonita carretera B-122, prosiguiendo hasta Reginars y llegando a Castellbell i el Vilar, desde donde nos hemos dirigido a Sant Vicenç de Castellet y El Pont de Vilomara, encaminándonos en esta localidad hacia Rocafort y Mura por la carretera BV-1224, casi siempre subiendo; desde Mura nos hemos dirigido a la carretera que viene de Talamanmca, la BV1221, la cual hemos tomado para poner rumbo a nuestro principal destino: el Coll d'Estenalles; tras coronar la cima, emprenderemos el regreso a casa dirigiéndonos nuevamente a Terrassa, ahora vía Matadepera, y desde aquí tomaremos prácticamente el mismo camino de la ida, aunque ahora en sentido contrario, llegando así a casa, y poniendo fin a esta preciosa salida.

La altimetría de la etapa

Se trata de una etapa que no reviste excesiva dificultad, salvo cuando llevemos demasiada prisa; como se aprecia en el mapa de su orografía, tiene dos partes: la primera, desde Molins de Rei hasta la Collada de L'Obac, en la que la máxima dificultad serán el acceso a la Collada, de unos 8 kilómetros desde Terrassa; y la segunda parte sería el acceso al Coll d'Estenalles, por una carretera con una clara tendencia ascendente, siendo lo más duro los últimos 4 kilómetros de acceso al coll.
 

El itinerario de la salida

Índice I.B.P. 123 (muy duro)

sábado, 14 de febrero de 2015

Salida del 14-02-2015: Gallifa (por Sant Llorenç Savall y vuelta por Sant Feliu de Codina)

 Los participantes en la salida, en Sant Llorenç Savall

Trayecto 147
14-02-2015

Gallifa
(por Sant Llorenç Savall y vuelta por Sant Feliu de Codina)


Duración: desde las 8:00 a las 13:30 horas
Tiempo de pedaleo: 4:31:52
Climatología: cielo tapado; amenazando lluvia; humedad; buena temperatura
Terreno: asfalto muy húmedo en muchas zonas
Distancia: 110,60 km a una media de 24,4 km/h
Altitud acumulada: 1.421 m

Grupo:

 Los participantes en esta bonita salida, por orden alfabético:
Breo, Juan "El Hierro", Marcelino "Marce", Salmerón y Salvador

Crónica:

En mi última salida decía que las cosas iban volviendo a la normalidad ... pues bien hoy lo hemos vuelto a comprobar con esta bonita salida de tres dígitos, bastante novedosa y en la mejor de las compañías; definitivamente se han terminado las salidas en solitario haciendo base con la calculadora en la mano y el cogote pegado en el pulsómetro con objeto de no sobrepasar las pulsaciones indicadas; ahora ya de lo que se trata es de ir recobrando poco a poco la potencia que en los dos últimos meses he ido perdiendo con la dichosa base; en ello estamos; por eso durante esta semana en cuanto Breo lanzó en el WhatsApp de los "Amigos Carreteros" la salida de hoy me aferré a ella como un poseso, aunque un poco temeroso de que nuestro amigo tuviera algo de prisa y pusiera a trabajar sus bielas a un fuerte ritmo; al final no ha sido así, y eso que todos los demás componentes del grupo de hoy tienen, como sabemos, "culo de mal asiento", aunque esta vez enseguida nos hemos convencido de que era mejor ir "de tranquis", viéndolas venir; así ha sido; el lugar del encuentro era, como otras muchas veces, la churrería de Les Font, y allí que nos hemos presentado Juan "El Hierro" y un servidor a las 8:45 horas; Breo, Salmerón y Marce ya nos estaban esperando hacía poco tiempo; por lo menos no los hemos encontrado comiendo churros; tras los efusivos saludos y presentaciones entre algunos, enseguida hemos comenzado la marcha a un ritmo suave que no cansino o zapero; la mañana era como la que nos gusta a la mayoría de los carreteros, es decir, amenazando lluvia, pero sin llover; lo malo es que la humedad existente a estas horas de la mañana podíamos cortarla con una navaja; prueba de ello es que las ruedas de las bicis estaban totalmente mojadas; nos hemos dirigido hacia Castellar del Vallés disfrutando como nunca de la bonita carretera que une Terrassa con esta localidad, cuna de Dani Pedrosa como ya sabemos; luego hemos ido a buscar nuestro siguiente destino, en este caso Sant Llorenç Savall, por otra bonita carretera, aunque en este caso algo "pestosilla", lo que ha originado que nos desperdigáramos un poco; en esta localidad ha sido donde hemos establecido nuestra primera parada técnica, aprovechando para comer e hidratarnos un poco.




  Aquí estamos en Sant Llorenç Savall,
nuestra primera parada técnica

A partir de aquí el itinerario, al menos para un servidor, representaba ya una novedad; el puerto de Gallifa, pese a que había oído hablar de él muchas veces, ha sido hoy cuando lo he descubierto; desde luego ha valido la pena, ya que está enclavado en un paisaje espectacular, pese a que se trate más bien poco más de una tachuela muy tendida que no ofrece ninguna dificultad; otra cosa será cuando lo subamos en sentido contrario, que seguro que será más pronto que tarde; hemos llegado a Gallifa en un periquete comenzando la bonita bajada hasta Sant Feliu de Codina, por una impresionante carretera, en perfecto estado y sin circulación alguna; ¿nos merecemos tanto?; parece ser que sí; malos del todo no somos, así que ... en fin, disfrutemos de esto mientras podamos, que ya mismo estarán aquí los de Podemos y ya veremos si no nos meten peajes a diestro y siniestro.

En Sant Feliu de Codina

Desde Sant Feliu de Codina nos hemos dirigido nuevamente a Castellar de Vallés, esta vez por Caldas de Montbui y Sentmenat a través de una carretera pestosa en todo los sentidos, con un aroma industrial nauseabundo; poca cosa más podemos contar, ya que desde Castellar del Vallés hemos desandado ya nuestro itinerario de la ida, en ocasiones imprimiendo un fuerte ritmo; al pasar por Terrrassa nos hemos despedido de Salmerón, que ha continuado con dirección a Vacarisses a hacer bondad en casa de sus suegros; los demás hemos continuado hasta llegar a las inmediaciones de Rubí, en donde Breo y Marce se han dirigido a Barcelona vía Sant Cugat del Vallés; Juan "El Hierro" y un servidor hemos continuado hasta llegar a Molins de Rei, en donde hemos tenido tiempo de tomarnos una cerveza, coincidiendo con Manolo Bione; y ya está; aquí se termina la historia; vamos a ver si esto tiene ahora ya continuidad; desde luego hoy lo hemos pasado de fábula, algo con lo que ya contábamos; ¿que si nos merecemos tanto?; que si, hombre, que sí ...
 
Datos técnicos:

Preciosa salida la que hemos disfrutado hoy; la hemos empezado, al menos alguno de nosotros, en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a Les Fonts por la antigua carretera de Caldes, la C1413; hemos continuado hasta llegar a Terrassa, desde donde nos hemos dirigido hacia Castellar del Vallés por la preciosa carretera C1418, con una clara tendencia descendente, aunque con algún que otro repecho; desde Castellar del Vallés nos hemos dirigido a Sant Llorenç Savall por la impresionante y pestosa carretera B124, en este caso con tendencia ascendente; en Sant Llorenç Savall nos hemos desviado hacia el destino principal de la salida: Gallifa, por una carretera, la BP1241, de ensueño, en un paisaje espectacular; se trata de un tramo de unos 4-5 kilómetros de ligera sabida que en ningún momento se atraganta; después nos dirigiremos hacia Sant Feliu de Codina, ahora ya bajando por esta misma carretera, enlazando con la B143 que nos llevará hasta Caldas de Montbui, en cuya localidad pondremos rumbo a Sentemenat por la carretera C1415, por la cual llegaremos nuevamente a Castellar del Vallés, desde donde regresaremos a Molins de Rei por el mismo camino de la ida.

La orografía de la etapa

La etapa, en general, no ofrece ninguna dificultad; lo más complicado, por decir algo, sería el itinerario hasta llegar al puerto de Gallifa, pese a que podamos hacerlo a plato casi sin ninguna dificultad.


El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 101 (muy duro)

domingo, 8 de febrero de 2015

Salida del 09-02-2015: Torre Baró (incluye el relato del Fantasma de Torre Baró)


Los integrantes de la salida en Torre Baró

Trayecto 146
08-02-2015

TORRE BARÓ

Duración: desde las 8:00 a las 13:00 horas
Tiempo de pedaleo: 3:44:53
Climatología: despejado; viento; frío del carajo
Terreno: seco; muy duro; bien en línea generales
Distancia: 52,94 km
Altitud acumulada: 1.186 m

Grupo:



 Los integrantes en la salida, por orden alfabético:
José Ángel, José Cusí, Manuel, Óscar, Pedro, Salvador y Thomas

Crónica:

Bueno, bueno ... las cosas van volviendo a la normalidad; en mi caso hacía más de dos meses que no realizaba una salida con la bici de BTT debido a la dichosa base, que requiere ir por zonas totalmente llanas para que la fc no se dispare, lo cual sólo se puede conseguir yendo con la flaca; pero esto felizmente ya se ha terminado; ¿que como me ha ido?; bueno, de una cosa estoy seguro: he perdido toda la potencia que tenía cuando empecé con la base y mi fc es más o menos igual que entonces, así que ...; en fin, empecemos con la crónica de la bonita salida de hoy; creo que inicialmente no estaba previsto ir a Torre Baró, ya que lo que tocaba era estrenar la bici nueva de Óscar, un pepinazo de 27,5', muy bonita, de color verde; me vas a perdonar, Óscar, que no diga la marca, pero es que ahora no la recuerdo; el caso es que le ha ido de fábula; se le nota contento; a eso de las 8:00 horas nos hemos ido presentando en La Palmeras; en esta ocasión el primero en llegar ha sido José Cusí, si bien como estaba agazapado medio escondido debido al frío de la mañana, me ha pasado inadvertido cuando un servidor ha llegado al parque; tanto frío hacía que me he dedicado a dar vueltas al parque ... hasta que José Cusí ha salido de su agujero; al cabo de poco tiempo ha llegado la tropa de Sant Feliu: José Ángel, Manuel, Pedro y Thomas; aún no habíamos terminado de saludarnos cuando hemos visto a lo lejos la silueta de un ciclista impecablemente vestido de verde, con una máquina igualmente verde; lo primero que hemos pensado es que se trataba de José A. Hermida, lo cual nos ha alegrado mucho, aunque cuando lo hemos tenido más cerca nos hemos percatado de que era nuestro querido amigo Óscar con su flamante pepinaco; tras darnos los detalles de su fabulosa compra hemos iniciado la marcha con dirección a la Rierada, muertos de frío; la temperatura a estas horas era de -2ºC, y bien que se notaba; casi nos hemos repuesto cogiendo el sendero en subida que bordea Can Salat por la parte de atrás, lo cual hemos agradecido; no recuerdo si en estos momentos sabíamos ya que nos dirigíamos a Torre Baró, aunque no tardaríamos en saberlo; por eso hemos continuado por la "zona de las casas" con dirección a la "boca de riego", ilustrando por el camino a quienes aún no sabían de nuestras andanzas en Torre Baró con nuestro fantasma favorito; al final de esta crónica, insertaré el relato que un sujeto me contó hace unos años referido al "fantasma de Torre Baró", y del cual tan solo he podido relataros el primer capítulo debido al pavor que me produce acordarme de aquella historia que me contó aquel individuo, que era más raro que un perro verde, y al que ya no he vuelto a ver más, aunque los acontecimientos posteriores nos han demostrado que todo aquello era rigurosamente cierto; el acceso a Torre Baró lo hemos realizado de mil maneras distintas, aunque creo que hoy era la primera vez que lo hacíamos a través del Fumet, a donde hemos llegado tiritando de frío, y percatándonos de que la zona técnica está más complicada que nunca; casi ni nos ha dado tiempo de hacernos la acostumbrada foto; ahí va; por supuesto que el que va vestido de verde es Óscar, y uno de los de la foto de abajo, con una sonrisa de oreja a oreja un servidor; espero que ahora ya nadie me diga que salgo demasiado serio en las fotos; ¿has oído, Fernando?.


En el Fumet

Pese al frío, lo estábamos pasando de fábula, a pesar del fuerte viento que hacía en ocasiones; salvo algunas caídas sin importancia, hemos ido superando las dificultades que el terreno nos iba presentando, sin incidencias; desde la zona de Vista Rica el itinerario ya ha sido el clásico, el de toda la vida, pasando por la zona del Portal de Valldaura y el Forat del Vent y llegando así a nuestro destino: la Torre Baró; José Ángel nos había dicho que la habían restaurado, y efectivamente así ha sido; incluso han adecuado una de sus habitaciones como museo, con gente entrando y saliendo; alguno de nosotros parece ser que se ha alegrado bastante al creer que el bullicio de la gente por fin habría conseguido que el fantasma emigrara; hasta yo estaba convencido de ello, pero sin embargo ha ocurrido algo que ha hecho que me lo replanteara; veréis; en un momento dado hemos entrado Manuel y yo en la zona del museo, o al menos eso pensaba; un servidor se había adelantado un poco y al poco tiempo he sentido cómo alguien me ponía la mano en el hombro; pensando que era Manuel, le he hecho un comentario con la intención de obtener otro por su parte; al darme cuenta de que no contestaba, sintiendo aún una mano sobre mi hombro, me he girado, pudiendo comprobar que no había nadie detrás de mí; no he querido decir nada a los demás para no inquietarles, pero que conste que en Torre Baró sigue habiendo algo ... o alguien; ya contaremos.





   Aquí estamos en Torre Baró

Una vez rendida cumplida visita a Torre Baró hemos iniciado el camino de regreso, coincidiendo prácticamente con el itinerario de la ida hasta llegar a la carretera del Tibidabo, ya que aquí nos hemos dirigido a la carretera de las Aguas por Can Borni; desde luego hoy había más gente que de costumbre, pese al viento y al frío, por lo que hemos tenido que tomar nuestras precauciones; tras pasar por la Plaza Mireia, nos hemos dirigido ya hacia Sant Feliu de Llobregat por la zona de Can Pedrosa y Can Gelabert; un poco antes, en la zona de las raíces, Thomas ha tenido un reventón en la rueda trasera; dado que lleva tubeless y una válvula sujeta con un tornillo de rosca exagonal, no hemos podido sacar la válvula para poner una cámara al no llevar la llave adecuada, por lo que el bueno de Thomas no ha tenido más remedio que regresar a casa andando, con la bici a cuesta; ¿sabe alguien que es lo que Thomas va a meter en la mochila de la bici más pronto que tarde?; pues eso; y colorín colorado, ... 

En la zona de las raíces, intentando solucionar el
reventón de Thomás, aunque sin conseguirlo

Datos técnicos:

 Se trata de uno de los accesos a Torre Baró, aunque en la salida de hoy hemos introducido algunas variantes; la hemos empezado dirigiéndonos a La Rierada por el camino de costumbre, aunque en esta ocasión tomando el sendero de subida que bordea la parte trasera de Can Salat antes de llegar a esta masía, para continuar por "la zona de las casas" en la urbanización de La Rierada para dirigirnos al Collet de Batllivell (la boca de riego), desde donde hemos puesto rumbo al Fumet por la zona de la Colonia Montserrat y la carretera de Las Planas; desde el Fumet nos hemos dirigido al cruce de La Vinassa, tras pasar previamente por el Coll Blau, las inmediaciones de Can Casas y Can Cortés; en la Vinassa hemos bajado la trialera del mismo nombre, la cual nos ha dejado en la carretera del Tibidabo, continuando por ella hasta Vista Rica, a donde hemos llegado por la "trialera de las raíces"; hemos continuado nuestro recorrido con dirección al Portell de Valldaura, a través del Turó de Santa María y de Sant Cebriá, cerca del Centre d'acollida d'animls de companyia; tras llegar al Portell de Valldaura hemos continuado hacia la zona del Forat del Vent tomando la trialera de siempre, continuando ya nuestra aproximación a Torre Baró a través de Coll de le Ventosa, el Turó Blau y el Turó d'en Cuiàs, llegando así a la torre; el camino de vuelta lo hemos realizado prácticamente por el mismo itinerario que en la ída, aunque en esta ocasión al llegar a la carretera del Tibidabo nos hemos dirigido por ella a la carretera de las Agua por Can Borni, llegando a la plaza Mireia por el camino clásico, y desde allí nos hemos dirigido ya hacia Sant Feliu de Llobregat por Can Pedrosa y Can Gelabert, llegando a la zona de Mas Lluhí, y regresando a Molins de Rei por la carretera N-II.

La altimetría de la etapa

Se trata de una etapa con una altitud acumulada de poco más de 1.000 m, una distancia de 53 km y un índice I.B.P. de  1.252 m y un índice I.B.P. de 98, lo cual la convierte en una etapa que, por lo menos, tiene cara y ojos, aunque lo más duro ha sido las rampas en subida con algunas trialeras que, debido a su escasa distancia, su dureza casi no se refleja; aparte de eso, destacaríamos el acceso al Portell de Valldaura, sobre todo en la vuelta, y alguna trialera de la zona del Forat del Vent; un salida un tanto complicada, aunque muy agradable y divertida.
 
El itinerario de la etapa

 

Índice I.B.P. 98 (duro)
 
 
= = = = = = = = =
 
Tal y como hemos dicho, aquí os dejo el relato de "El fantasma de Torre Baró; se trata de una historia que hace unos años me explicó un individuo que me encontré en el tren, y al que ya no he vuelto a ver; ahí os dejo el 1er. capítulo; algún día es posible que termine este relato, aunque es muy cruento.
 
 

El Fantasma de Torre Baró


“Capítulo 1”
 
Hace ya bastante tiempo estuve con un extraño sujeto que me contó una inquietante historia; yo al principio no lo creí, pero con el paso del tiempo empecé a atar cabos y en la actualidad he podido llegar a la conclusión de que aquel relato era rigurosamente cierto, sobre todo después de la salida que hicimos el pasado domingo a Torre Baró; allí ocurrió algo imprevisto, aparentemente sin sentido, de lo cual parece ser que tan solo yo me di cuenta, pero que definitivamente me convenció de que la increíble historia que aquel individuo me contó hace ya unos años era cierta; a partir de ahora que cada uno piense lo que quiera; me dispongo ahora con vuestro permiso a relataros aquellos acontecimientos, pero voy a hacerlo poco a poco, ya que además de que pudieran herir la sensibilidad de algunos dada su crueldad y dureza, son bastante largos; empiezan así:  
 
 “Mi nombre es … prefiero no decirlo; no quiero que nadie me pueda identificar con los sucesos que os voy a relatar; ¿creéis en fantasmas?; yo tampoco creía, al menos hasta hace unos diez años; desde entonces no solo creo en éllos, sino que yo mismo me he convertido en un ser espectral; casi nadie lo sabe; tan solo mi mujer y Paco, mi mejor amigo; también mi perro; a los animales no se les puede engañar; ahora tengo 43 años y debido a mi actual estado, he debido dejar la bici; pero hace diez años era un buen bíker; mis amigos me llamaban “plato duro”; podéis imaginaros por qué; me encantaba llevar grandes desarrollos; a mí no me hacían falta tres platos; me bastaba con dos; hoy día incluso podría ir sin ninguno; jajaja; es broma; la historia que os voy a revelar no es sino parte de mi propia vida; he quedado marcado con ella para siempre; quisiera dejar este mundo cuanto antes, pero precisamente ese es el alto precio que tengo que pagar; debo seguir vagando en esta vida sin ninguna razón; sin ninguna esperanza; ¿cómo empezó todo esto?; bien, vamos allá; hace ya más de diez años yo tenía una preciosa bicicleta; para más señas os diré que se trataba de una Ghost; qué casualidad; por supuesto rígida; vivía en la calle Zamora, en el Poble Nou, y, como os he dicho, era un gran aficionado al Mountain Bike; salía en compañía de mis amigos, sobre todo por la zona de Collserola, y desde luego lo pasábamos muy bien; un día, en un bar, no pude evitar oír lo que estoy a punto de relataros; un suceso escalofriante; una persona de edad avanzada y con una extraña mirada que estaba apurando un chato de vino en la barra, le contaba a un chico joven que había por allí una historia que me conmovió; hablaba de un inquietante suceso que parece ser que ocurrió en Torre Baró; yo me quedé helado con aquel relato, ya que precisamente Torre Baró era uno de los lugares preferidos de nuestras salidas en bici; a mí particularmente no me gustaba demasiado ir allí porque cuando llegábamos a la torre casi siempre tenía una rara sensación; no podía dejar de mirar para atrás, casi de forma refleja; tenía la sospecha de que alguien nos vigilaba desde la propia torre; no podía evitarlo; un día incluso tuve la impresión de que algo que estaba detrás de mí llegó a tocarme en uno de mis hombros, como si intentara decirme algo; por eso cada vez que pasábamos junto a la torre un sudor frío me recorría parte del cuerpo; siempre tuve la sospecha de que allí había algo terrible; ahora ya puedo afirmarlo; pues bien, ese día en el bar tuve la sensación de que el viejo que estaba contando aquella historia sabía perfectamente que yo estaba escuchando; no solo eso; estoy seguro de que lo que estaba relatando realmente me lo decía a mí; era como si me conociera de algo; de vez en cuando incluso alzaba la vista buscándome y al localizarme me miraba de forma sobrecogedora; yo no podía dejar de escucharle, hasta que de repente sucedió algo muy extraño; algo que me hizo reaccionar de inmediato; algo que marcaría ya mi existencia para el resto de mi vida …

(Continuará …)

Foto de la salida del día 15-05-2011, en la cual se aprecia
perfectamente el fantasma de Torre Baró en una de las ventanas.

sábado, 7 de febrero de 2015

Salida del 07-02-2015: El Pantano de Foix (por las Costas de Garraf y vuelta por el Ordal)

En Castellet, a orillas del Pantano de Foix

Trayecto 093
07-02-2015

 
El Pantano de Foix
(por las Costas de Garraf y vuelta por el Ordal)

Duración: entre las 9:00 y las 14:00 horas
Tiempo de pedaleo: 4:24:50
Climatología: cielo casi despejado; aire frío
Terreno: asfalto 100%; húmedo en algunas zonas
Distancia: 113,87 km a una media de 25,8 km/h
Altitud acumulada: 1.210 m
 
 
Crónica:
 
Después de haber estado un par de meses haciendo base, hace aproximadamente dos semanas que he empezado a incluir puertos en las salidas, aunque de momento no muy duros; en la salida de hoy le ha tocado a las costas de Garraf y al puerto del Ordal, como ya sabemos nada del otro mundo; ahora ya de lo que se trata es de ir acumulando kilómetros de subidas hasta completar el entreno; la de hoy prácticamente era la primera salida larga, o por lo menos de 3 dígitos, incluyendo puertos; no me ha ido mal del todo, aunque a estas alturas se nota demasiado que he ido perdiendo la fuerza debido al "coñazo" este de la base; como sigo yendo solo, dado que aún continúo en período de entreno, no tenía necesidad de madrugar mucho, y por eso he salido a las nueve .. con la fresca; sí, hacía bastante frío, aunque sabía que enseguida entraría en calor; no me he equivocado, no ...; me he dirigido por el itinerario de costumbre hacia la autovía de Castelldefels, a un buen ritmo, sin mirar demasiado el pulsómetro, encaminándome seguidamente hasta las costas de Garraf, en donde en algún momento quizá he mantenido más tiempo del que debía el plato grande, pero es lo que hay; no he tenido ninguna incidencia, notando que la base que llevo en el cuerpo cuanto menos me vale para no acusar cansancio; al menos eso creo; no he parado ni una sola vez hasta llegar a Castellet, en el Pantano de Foix, y lo he hecho no porque estuviera cansado sino por comer algo; en esta zona el frío se hacía notar un poco más, aunque al menos hoy no podemos quejarnos demasiado; he continuado la salida según lo que había previsto, es decir, vía Torrelletes y Santa Margarida i els Monjos, con algo de viento racheado y lateral, aunque también en esto he tenido bastante suerte; mi siguiente dificultad la constituía el puerto del Ordal, a donde me he dirigido por el camino de costumbre; en esta ocasión ni siquiera me he parado en la plaza de la Iglesia de Avinyo Nou, como normalmente siempre hacemos, prueba inequívoca de que iba bastante bien; de buena gana hubiera seguido ya hasta casa, aunque poco antes de afrontar las primeras rampas del puerto me he parado por segunda vez en la "fuente amarilla" de El Pago, en donde he bebido agua fresca; hoy había un buen cacao en el Ordal debido a un accidente ocurrido poco antes de llegar a la localidad de Ordal; la cola de vehículos parados era interminable; además aún había mucha cantidad de nieve acumulada en el arcén, así que no he querido tomar riesgos, sobre todo en la bajada, y he puesto un ritmo muy tranquilo, llegando a casa en muy buen estado, sin acusar para nada cansancio alguno; en fin, ya veremos como sigue la troca ...
 
En la "fuente amarilla" en El Pago, poco antes
de empezar a subir el puerto del Ordal
 
Datos técnicos:

Pese a los 1.210 metros de altitud acumulada y a sus más 113 kilómetros, la etapa no se hace dura en ningún momento, aunque sí un poco pesada, sobre todo a partir de Vilafranca del Penedés y hasta llegar a las rampas del Ordal; la hemos empezado en Molins de Rey, desde donde nos hemos dirigido a las Costas de Garraf por el Polígono Industrial de El Pla, cruzando el puente que cruza la autovía u la autopista hasta enlazar con la carretera der Sant Vicenç dels Horts que se dirige a Sant Boi de Llobregat, por la que he continuado hasta llegar a esta localidad, tomando a continuación la antigua carretera, la C245, si bien enseguida me he desviado por el polígono industrial y la zona agraria que conduce hacia la autovía de Castelldefels, pasando por los términos de Viladecans, Gavá y Castelldefels, llegando tras circular durante unos kilómetros por la autovía nuevamente a la carretera C245 y dirigiéndome por ella hasta las costas de Garraf, pasando previamente por las Botigues de Sitges, antes de comenzar el ascenso por las costas, que nos dejarán en Sitges, continuando con dirección a Sant Pere de Ribes, y tomando a conmtinuación la carretera de Cubelles, si bien nos desviaremos mucho antes de llegar a esta localidad con dirección a L'Arboç por la carretera local BV2115, que ya no dejaremos hasta llegar al pantano de Foix y a la localidad de Castellet i la Gornal; tampoco llegaremos a L'Arboç, ya que a la salida de Castellet nos desviaremos a la derecha para dirigirnos a Torrelletes, tomando al cabo de unos kilómetros la antigua carretera N340 y pasando La Rápita y Santa Margarida i els Monjos, llegando a la altura de Vilafranca del Penedés por la N340, que ya no dejaremos en ningún momento; nuestro siguiente destino será ya el puerto del Ordal, pasando entre otras por las localidades de Avinyo Nou, Cantallops, El Pago y El Ordal; una vez alcanzada la cima, ahora ya siempre en bajada, continuaremos hasta llegar a Molins de Rei, pasando por Vallirana, Cervelló y Sant Vicenç dels Horts, con lo cual habremos terminado la etapa.

La orografía de la etapa

La salida no tiene apenas dificultad; lo más duro serían las Costas de Garraf, el terreno pestoso antes de llegar al Pantano de Foix, la subida desde el pantano hasta Torrelletes y el Ordal; poca cosa más.
 

El itinerario de la etapa


Índice I.B.P. 91 (duro)