EnBicicleta

domingo, 31 de enero de 2016

Salida del 31-01-2016: Sitges (por las costas de Garraf y regreso por el alto de Sant Climent)

Foto oficial de la temporada
de nuestro club Sprint Bike

Trayecto 171
31-01-2016

Sitges
(por las costas de Garraf y regreso por el alto de Sant Climent)


Duración: desde las 8:30 a las 13:00 horas
Tiempo de pedaleo: 3:27:34 horas
Climatología: despejado; muy buena temperatura 
Terreno: asfalto 100%: en perfectas condiciones
Distancia: 95,25 km a una media de 27,5 km/h
Altitud acumulada: 757 m

Grupo:
  
Club Ciclista Sprint Bike (Oficial)
Salida en compañía del grupo 
de carretera de Sprint Bike

Crónica:

La suerte está echada; hoy ha comenzado la nueva temporada en nuestro querido club, ya con la disputa de los puntos en juego; hay quien dice, y con razón, que los tres logros más importantes que existen a nivel mundial en el ciclismo son: ganar el Tour de Francia, batir el récord de la hora y quedar primero en la clasificación final por puntos en Sprint Bike; y no precisamente por este orden; jajaja; que yo sepa, hasta ahora, ningún ciclista lo ha conseguido y dudo muy mucho que alguien lo consiga, ya que una hazaña de este calibre no está al alcance de cualquiera; el propio Induráin o Anquetil, por poner unos ejemplos significativos, no pudieron conseguirlo; pues como veníamos diciendo, nosotros tenemos en estos momentos la suerte de intentarlo en parte, ya que hoy ha empezado oficialmente la temporada en Sprint Bike, y con ello ha quedado definitivamente abierta la veda; de momento, durante la salida de hoy, no hemos visto aún cuchillos u otros utensilios cortantes, aunque seguro que no tardaremos en verlos; es lo que hay; jajaja; vayamos pues al cotarro, y lo primero que vamos a hacer es rendirle un merecido homenaje a nuestro club, Sprint Bike, y lógicamente a todos sus socios, sin nombrar a nadie en particular aunque muy bien podríamos hacerlo, ya que todos aportamos nuestro granito de arena; la grandeza y el prestigio de nuestro club se ha puesto hoy de manifiesto muy claramente, con una ingente considerable de participantes en las salidas de carretera y de Btt, además de muchos amigos más tomando parte en otros eventos ciclistas, como Ernesto, Mónica, José Manuel o Rubén, entre otros; y esto no ha hecho más que empezar; ¿a dónde llegaremos?; nadie lo sabe, aunque seguro que muy lejos; y ahora ya sin más rodeos, veamos como se ha desarrollado esta primera jornada de la temporada en la sección de los carreteros, cuya hora de partida de forma excepcional estaba fijada hoy a las 9:00 horas en nuestro lugar de costumbre; allí nos hemos presentado una veintena larga de buenos amigos carreteros, algunos de éllos con la mente clavada ya en los dos puertos puntuables de esta jornada: los altos de la Maladona y de Sant Climent.


En el Triángulo, instantes antes de salir

Pasados unos minutos de las 9:00 hemos salido, al principio muy relajados, como siempre, dirigiéndonos hacia las costas de Garraf, aunque esta vez dando un largo rodeo bordeando el polígono de San Cosme en El Prat de Llobregat debido a las interminables obras en Viladecans que han originado que no podamos acceder a la autovía por el puente de toda la vida; cuando hemos enlazado con la autovía, nuestro ritmo, casi por arte de magia, se ha incrementado considerablemente, formándose ya varios grupos; podría decirse que el que más y el que menos estaba cogiendo ya posiciones; jajaja; en un momento dado incluso le he preguntado al insigne Trapero cual era su táctica en el ataque a la Maladona, pero no le he sacado prenda, señal de que algo había tramado; finalmente he podido comprobar que su táctica en esta ocasión, al igual que otras veces, era muy sencilla: tirar como un descosido en cuanto la carretera comenzara a empinarse; eso es lo que he comprobado en cuanto hemos llegado al pie de las costas; desde luego sabía perfectamente que poder aguantar el ritmo de Trapero, ya desde el inicio, era garantía de obtener premio, y por eso me he atado los machos y me he puesto a su rueda, al igual que Juanjo Delgado; sabía que detrás vendrían con la boca abierta a por nosotros, con muy malas intenciones, y por eso en algunas ocasiones era incluso un servidor el que tiraba de este trío a todo tren, aunque sin estar totalmente convencido de que llegaríamos escapados a la cima; temía ser engullido en cualquier momento por el mismísimo Chacón, pese a que el buen tiempo no le favorecía nada, el infatigable Quique, que siempre está ahí esperando su momento, o la incansable Roser, que jamás arroja la toalla pese a que ahora, como sabemos, se encuentre en pleno período de recuperación; hemos mencionado al azar a estos tres amigos, aunque cualquiera de los demás podría haber terminado con nuestras aspiraciones, y seguro que lo harán más pronto que tarde; por lo que respecta a nuestro ilustre Tesorero, Pol, Cáceres y algún otro, en cuanto terminen la base; de eso no hay ninguna duda; y  en cuanto a otros, tan pronto como se reincorporen al grupo, como Miguel Ángel o Pau, a los que deseamos una pronta recuperación; sea como fuere, lo cierto es que nos íbamos aproximando a la cima de la Maladona y continuábamos los tres juntos, a un fortísimo ritmo; en mi caso debo confesar que en ningún momento tuve necesidad de sacar la sartén, lo que creo que es buena señal, si bien estoy seguro de que los defensores de mantener una cadencia alta pondrán en entredicho; cuando faltaban menos de cien metros, me han pasado Juanjo y Trapero, consiguiendo una pequeña distancia; me ha dado tiempo de improvisar una táctica consistente en tomar un poco de aire para poder sprintar a escasos metros de la meta, pero justo cuando me he aproximado a éllos con tal fin, he podido comprobar cómo Trapero había pensado lo mismo que yo, ya que ha pegado un zapatazo y se ha marchado sin remedio; Juanjo ha intentado seguirlo, aunque enseguida se ha dado cuenta de que era una tarea imposible; un servidor, en cambio, ya ni lo he intentado sabiendo que todo esfuerzo iba a resultar en balde y me he quedado detrás, seguro ya de que al menos lograría el tercer puesto, algo inimaginable hace muy poco tiempo ... ¿verdad?; desde luego las cosas este año han empezado bien; el orden de llegada de los 5 primeros a la Maladona, salvo error u omisión, ha sido éste:

1º Trapero
2º Juanjo Delgado
3º Salvador  
4º Quique
5º Pol

En la gasolinera de Sitges nos hemos reagrupado y hemos aprovechado además para comer e hidratarnos, dando marcha atrás para desandar lo andado hasta ahora y poniendo rumbo a la segunda dificultad de la jornada: el alto de Sant Climent; la vuelta, nuevamente por las costas, sin embargo no ha sido todo lo placentera que cabía esperar, y ello debido a que esta vez hemos coincidido con un grupo de carreteros que nos iban arreando por el camino; nuevamente hemos sido Trapero, Juanjo y un servidor, acompañados ahora de nuestro Tesorero y puede que de algún otro que no recuerdo en este momento, quienes nos hemos encargado de dejar el pabellón de Sprint Bike en lo más alto, cosa que hemos logrado con creces, a pesar de que finalmente ninguno de nosotros ha llegado el primero al final de las costas debido a un fortísimo sprint protagonizado por algunos de estos carreteros, que han logrado sacarnos unos segundos de ventaja; antes de proseguir hasta Castelldefels, nos hemos vuelto a reagrupar, excepto Trapero, que ha seguido adelante sin escuchar nuestros gritos para que parara; cuando nos hemos reagrupado hemos proseguido la marcha, uniéndosenos poco después Trapero, quien se encontraba parado en Les Botigues de Sitges; a continuación nos hemos dirigido ya hacia la carretera de Sant Climent, aunque no sé muy bien por qué hemos girado a la derecha para tomar nuevamente la autovía, dando un amplio rodeo, en donde hemos vuelto a poner un fortísimo ritmo, esta vez bajo la batuta de un grupo formado por Quique, Pol, Chacón y algunos más, que de paso se han dedicado a ir entrenando los relevos; desde luego, aunque todo sea mejorable, lo han conseguido, ya que un servidor, que me encontraba escasamente a diez metros, era incapaz de acabar de llegar; suerte que poco antes de tomar la salida de Viladecans han aflojado, lo que me ha permitido unirme a éllos; hemos continuado por la zona de los huertos y poco a poco nos hemos ido aproximando a la carretera de Sant Climent, alcanzando a algunos que se habían adelantado, Belda, en un excelente estado de forma, entre éllos; hemos comenzado pues a subir la mayoría de nosotros esta pequeña tachuela, al principio de forma muy relajada; en mi caso iba ya algo escaso de fuerzas y por eso había decidido que en cuanto alguien incrementara considerablemente el ritmo, me quedaría a verlas venir; sin embargo me sorprendió un poco que nadie se pusiera a tirar, de tal forma que cuando nos dimos cuenta estábamos prácticamente a mitad de puerto, lo que había servido además para que pudiera recuperarme algo; tanto es así que, casi sin pretenderlo, he sido yo quien ha comenzado a tirar suavemente, levantando las hostilidades; nuevamente Trapero y Juanjo se han adelantado, saltando un servidor tras éllos, aunque en esta ocasión algo más justo de fuerzas que en la Maladona, aunque pude ir aguantando bastante bien las envestidas de estos dos monstruos; a escasamente unos metros del alto fui superado por Chacón, el cual, sin que sepa muy bien por qué, diría que aminoró el ritmo voluntariamente dejándome pasar, lo que aproveché para hacer cima en tercera posición; ya le preguntaré si ello fue así; el orden de llegada al alto de Sant Climent fue el siguiente:

1º Juanjo Delgado
2º Trapero
3º Salvador
4º Chacón
5º Kim

Y aquí se termina la historia, ya que desde Sant Boi hemos regresado todos agrupados, sin que se hayan producido incidencias de ningún tipo y quedándonos algunos por el camino para dirigirnos a casa; hemos gozado de una bonita salida ciclista, ahora ya con puntos en juego, aunque sin duda alguna nuestra mejor recompensa ha sido el fenomenal ambiente que, como siempre, hemos disfrutado, algo a lo que ya nos hemos acostumbrado y que constituye el verdadero tesoro de este inconmensurable club, al que hoy modestamente quiero rendirle este merecido homenaje; va por todos vosotros, amigos; muchas gracias.

Datos técnicos:

Preciosa salida, tanto por el recorrido en sí como por el estupendo ambiente que hemos disfrutado; la hemos empezado en Sant Feliu, desde donde nos hemos dirigido a Sant Boi por el polígono de El Pla, pasando por Sant Joan Despí y llegando a la rotonda grande de Sant Boi por la carretera de la costa, la C-245; en la rotonda tomaremos la salida que se dirige al Prat de Llobregat, llegando a las inmediaciones del barrio de San Cosme antes de incorporarnos a la autovía de Castelldefels, por la que llegaremos a Les Botigues de Sitges antes de comenzar a subir por las costas de Garraf, por las cuales llegaremos a Sitges, desde donde regresaremos por las mismas costas por el mismo itinerario, tomando en la autovía de Castelldefels la salida que se dirige a Viladecans, a donde llegaremos por la llamada "zona de los huertos" en Les Marines; desde Viladecans nos dirigiremos a Sant Climent de Llobregat por la carretera BV-2003, llegando por ella a Sant Boi, desde donde regresaremos ya a casa por la zona de la Colonia Güell hasta enlazar con la carretera BV-2002 que se dirige a Sant Vicenç dels Horts, a donde no llegaremos, ya que antes de llegar cruzaremos la autovía y la autopista por el puente nuevo, llegando al polígono de El Pla, desde donde llegaremos ya a casa.

La orografía de la etapa

La etapa carece de dificultad, tanto por lo que se refiere a su distancia (tan solo 95 km) como en cuanto a la altitud acumulada (poco más de 700 m); lo más duro, por decir algo, lo constituyen las costas de Garraf, por las que pasaremos dos veces, y el alto de Sant Climent; nada más.

El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 68 (normal)

sábado, 30 de enero de 2016

Salida del 30-01-2016: Senderos del Xandri (zona del Puig Madrona, la Floresta y la penya del Moro)

Los participantes en la salida
en el Pi d'en Xandri 

Trayecto 170
30-01-2016

Senderos del Xandri
(zonas del Puig Madrona, la Floresta y la Penya del Moro)

***

Duración: desde las 8:30 a las 13:00 horas
Tiempo de pedaleo: 3:50:43 horas
Climatología: despejado; buena temperatura
Terreno: seco; en buenas condiciones
Distancia: 50,18 km a una media de 12,9 km/h
Altitud acumulada: 1.139 m

Grupo:

Los integrantes del grupo, por orden alfabético: 
José Cusí, Manuel, Salvador y Víctor 

Crónica:

Muy bonita etapa la que hemos realizado hoy, y eso que ha estado improvisada casi al 100%; en víspera del comienzo de la temporada oficial en nuestro club Sprint Bike, ya con la disputa de los puntos en juego, hemos hecho esta etapa sin grandes pretensiones, al menos un servidor; lo que ocurre es que finalmente ha tenido 50 km y una altitud acumulada de más de 1.000 metros, con bastante rampas de subida y sus correspondientes trialeras de bajada; jeje; no ... no ha sido "moco de pavo"; desde luego la hemos disfrutado como auténtico bellacos; a ello creo que ya nos hemos acostumbrado; en principio contábamos tan solo Manuel, Víctor y un servidor; José Cusí si bien se había apuntado a la salida, no era seguro que viniera ya que su intención consistía en subir al Montau; sin embargo ha sido el primero en llegar al punto de salida y seguro que se ha alegrado, pese a que, como nos suele pasar a todos, hacía ya mucho tiempo que no salía en bici; jajaja; contando con los 10 minutos de cortesía que solemos concederle a nuestro amigo Víctor, hemos empezado la salida a las 8:45 horas, bajo una temperatura bastante soportable, aunque con mucha humedad; los único puntos de referencia que teníamos en nuestro recorrido eran el Puig Madrona y el Xandri, con la premisa de que Manuel debería estar en casa a eso de las 12:30 horas; por eso lo que hemos hecho en primer lugar ha sido encaminarnos hacia el Puig Madrona, siempre bajo un ritmo muy aparente y sin paradas de ningún tipo; hemos llegado a las inmediaciones del Puig Madrona con alguna que otra alternativa al itinerario de costumbre, aunque disfrutando, eso sí, de nuestro "sendero conejero", dando un bonito y duro rodeo antes de llegar a Valldoreix por Can Montmany, comprobando que ya han terminado las obras de la "zanja sin fondo"; después  nos hemos ido aproximando a la zona del Pi d'en Xandri, improvisando sobre la marcha ya que al principio nadie estaba seguro del itinerario, aunque tampoco nos ha costado mucho llegar.


En el "Pi d'en Xandri"

Desde el Pi d'en Xandri nos hemos encaminado hacia Sant Medir, por la pista principal de siempre que pasa por Can Borrell, solo que en esta ocasión no hemos llegado hasta la ermita como siempre hacemos dado que un par de kilómetros antes de llegar hemos dado un bonito rodeo por iniciativa de Manuel, pasando por el restaurante de Can Gener, lo cual ha valido la pena, pese a que hemos tenido que vencer unas rampas de consideración, aunque para eso estamos ¿no?; el panorama poco a poco se ha ido aclarando, y por eso hemos fijado rápidamente nuestro siguiente destino en Vista Rica, a donde hemos llegado sin incidencias de ningún tipo por la denominada en el Strava subida de las "21 curvas", una bonita subida empedrada y rocosa en donde hemos puesto un ritmo muy alto para ir salvando los obstáculos, a pesar de que en un momento dado Manuel se ha despistado un poco, sin que haya pasado nada resaltable; dado que el tiempo se nos iba echando ya encima, desde Vista Rica hemos decidido regresar ya a casa por el camino más corto, aunque eso no nos ha impedido disfrutar del terreno que nos quedaba, bajando en primer lugar por el bonito "sendero dels Mussols" en la zona de la Budellera o las bonitas trialeras de la zona de la penya del Moro, ya cerca de Sant Feliu, en donde, como siempre, se ha quedado ya nuestro amigo Manuel, regresando a Molins de Rei el resto del personal con la satisfacción que dá el saber que hemos sido protagonistas de una bonita salida de BTT y que la hemos superado disfrutando, sin incidencias; ¿te das cuenta ahora, Mandanguero, como no mordemos?; pues eso, a ver si te vemos más el pelo, bribón.

Datos técnicos:

La salida no tiene desperdicio ninguno; la hemos comenzado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a la zona de las Escletxes de El Papiol, subiendo el bonito sendero trasero de Can Rabella; desde las Escletxes hemos ido a buscar la zona del Puig Madrona, a donde hemos llegado por el sendero del Coll d'en Faura, que hemos dejado a mitad de su recorrido para desviarnos a la izquierda, tomando el sendero de Can Esteve de la Font y Can Pages, el cual nos ha llevado a la pista principal del acceso trasero a la zona del Puig Madrona, que hemos alcanzado por el "sendero de las viñas"; no subiremos en esta ocasión al observatorio del Puig Madrona, sino que seguiremos hacia la zona de Can Barba durante unos instantes, hasta desviarnos a la derecha para proseguir por el "sendero conejero", el cual nos dejará en Valldoreix, continuando hacia la masia de Can Montmany, si bien daremos otro bonito y duro rodeo para aproximarnos a la ermita de la Salud por el sendero de subida próximo a Can Montmany, a cuyas inmediaciones llegaremos al cabo de poco tiempo por el "sendero de la casa palomera"; desde Can Montmany continuaremos hacia la zona de la Colonia Montserrat por el itinerario clásico del "calcetín de Valldoreix" y Can Badal, alcanzando la carretera de las Planas a la altura del túnel de la Floresta, hacia donde continuaremos por la estación del ferrocarril para irnos aproximando a la zona del Pi d'en Xandri, que alcanzaremos por la Colonia Badia y bonitas trialeras y senderos de la Torre Negra; desde el Pi d'en Xandri continuaremos con dirección a Sant Medir, por la pista principal, pasando por Can Borrell y desviándonos un poco antes de llegar a la ermita por la pista en subida que conduce al restaurante de Can Gener, dirigiéndonos a continuación a Vista Rica por el itinerario de las "21 curvas", y llegando a la carretera de la Arrabassada, por la que continuaremos durante unos kilómetros hasta desviarnos a la izquierda para dirigirnos al Coll de la Vinassa por el itinerario próximo a Can Torres; desde el Coll de la Vinassa nos dirigiremos a Santa María de Vallvidrera, llegando a través del "sendero dels Mussols", continuando nuestro recorrido por el pantano de Vallvidrera y la subida hacia Can Cuiàs, tomando la trialera de Can Llevallol, con una pequeñaa variante a la izquierda en esta ocasión que nos impedirá llegar a la fuente; desde Can Cuiás iniciaremos ya el regreso por la trialera paralela a la carretera, la "trialera de Can Cuiàs", que nos dejará en las proximidades de Coll de les Torres, si bien en esta ocasión continuaremos hacia el Turó de la Coscollera para tomar la bonita trialera del Turó Rodó, la cual nos llegará en la zona de la Penya del Moro, en donde aún nos dará tiempo de tomar la trialera próxima al poblado ibérico que finaliza en el bosquecillo de la Salud, llegando así a Sant Feliu de Llobregat y regresando a Molins de Rei por la carretera N-II, poniendo así fin a esta bonita salida típica de montaña, con innumerables senderos y trialeras, para todos los gustos.

La orografía de la etapa

Preciosa etapa, con infinidad de senderos y trialeras, aunque sin mayor dificultad; lo más duro lo encontramos en la zona de la Torre Negra y en el itinerario existente entre el Pi d'en Xandri y Vista Rica, con la subida de las "21 curvas".


El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 103 (muy duro)

domingo, 17 de enero de 2016

El puerto de Gallifa (por Sant Llorenç Savall y regreso por Sabadell)

Aquí tenemos a quienes iniciamos la salida aunque,
como veremos, no todos la terminamos 

Trayecto 169
17-01-2016

El Puerto de Gallifa
(por Sant Llorenç Savall y regreso por Sabadell)


Duración: desde las 8:00 a las 13:30 horas
Tiempo de pedaleo: 4:38:42 horas
Climatología: despejado; mucho frío
Terreno: asfalto 100%: en buenas condiciones
Distancia: 114,25 km a una media de 24,5 km/h
Altitud acumulada: 1.344,60 m

Grupo:
  
Club Ciclista Sprint Bike (Oficial)
Salida en compañía del grupo 
de carretera de Sprint Bike
 
Crónica:

Impresionante salida la que hemos protagonizado hoy en compañía del C.C. Sprint Bike; queda ya muy poco para que comience la temporada de carretera en nuestro querido club, y por eso es ahora, aprovechando que la mayoría de la gente continúa metida en la base, cuando podemos tener el lujo de seguir preparando este tipo de salidas, sin puntos en juego y sin grandes pretensiones, a sabiendas además de que no habrá nadie que intente clavarnos un cuchillo por la espalda; ya llegará ese momento, ya ... jajaja; lo que ocurre es que si alguien ha pensado que salimos a verlas venir, está muy equivocado; y si no, que se lo pregunten a Guillem, un nuevo amigo que hoy nos ha acompañado por primera vez y que nos ha hecho una clara demostración de lo que ya sabíamos: que en el ciclismo sí que importa el peso; hoy daba gusto verlo pedalear cuando la carretera se empinaba, prácticamente flotando en el aire y sin muestra alguna de cansancio; ¡qué envidia!, sana ... por supuesto; no sé si aún tendrá tiempo de inscribirse como socio en nuestro club para poder disputar los puntos en las salidas, aunque si así fuera, seguro que cada semana se llevaría un saco lleno; de eso no tengo dudas; pues nada, dicho lo dicho, comencemos ya con nuestra crónica.

Finalmente, a instancia de un servidor, hemos realizado esta bonita etapa cuyo punto álgido lo constituye el precioso Puerto de Gallifa, que un servidor realizó por primera vez el día 14-02-2015;  ésta no era la única opción, ya que durante la semana habíamos barajado la posibilidad de realizar otra etapa no menos impresionante, o puede que más,  como es la salida al Castell de Claramunt regresando por el puerto de El Bruc, que un servidor tuvo la suerte de realizar junto con mi buen amigo El Hierro el día 18-10-2014; la dejaremos pues para mejor ocasión y centrémonos en la de hoy.

A las 8:00 horas de la mañana,  como estaba mandado, aunque en esta ocasión con un frío de espanto, nos hemos presentado en el lugar de costumbre un buen puñado de carreteros con nuestras mejores intenciones, pese a que algunos no han querido hacer una excepción y desde allí mismo se han desplazado al río para continuar con la base sin sobrepasar los niveles aeróbicos de su fc máxima; los demás nos hemos lanzado al ruedo con ganas de pasarlo bien, cosa que hemos logrado con creces; ¿todos?; bueno ... todos no; justo al empezar hemos tenido que presenciar atónitos como una simple bolsa de plástico, de color verde para más señas, jeje, echaba al traste la salida de nuestro buen amigo Juanjo; estábamos aún en el polígono de El Pla cuando nos hemos aproximado a la bolsa, que se movía de un sitio a otro, agazapada, aguardando a su presa; creo recordar que alguien ha advertido de su presencia, tal y como siempre hacemos cuando algo se interpone en nuestro trayecto, aunque, parece ser, que a Juanjo no le ha dado tiempo a rectificar su trayectoria y, tal y como hubiéramos hecho cualquiera de nosotros, ha pasado por encima de la bolsa, aunque en esta ocasión con tanta mala suerte que la hija de _uta se ha quedado trababa entre la cadena y las rulinas del cambio trasero, produciendo con el pedaleo la rotura de la patilla; ver para creer; Pai enseguida lo ha visto claro y por eso en cuanto Juanjo ha puesto el pie en el suelo le ha descrito perfectamente la situación, sabiendo de antemano que nada se podía hacer ya; dit i fet; Juanjo no ha tenido más remedio que dar por finalizada la etapa y volverse a la cama llevándose, eso sí, la maldita bolsa como recuerdo.

La famosa bolsa de color verde que se ha cargado
la patilla del cambio trasero de la bici de Juanjo

Los demás hemos continuado con la vista clavada ya en el puerto de Gallifa, que prácticamente ninguno de mis ilustres colegas conocía; la temperatura en muchos momentos ha bajado de los -3ºC, lo que hemos combatido, por supuesto sin queja alguna ya que por algo somos carreteros, jeje, poniendo un ritmo alegre, lo cual nos ha permitido llegar a Rubí en un santiamén, en donde Pol y Pai nos han dejado; el primero para poner rumbo a la autovía para continuar con la dichosa base y el segundo para atender asuntos familiares; los que hemos quedado hemos seguido con el plan previsto, continuando por la pestosa carretera de Caldas, siempre con una clara tendencia ascendente, hasta llegar a Terrassa, en donde, tras poner rumbo a Castellar del Vallés, las cosas han cambiado diametralmente cuando hemos tomado una preciosa y típica carretera de montaña, ahora ya sin mucho tráfico y con mejores vistas, llena de ciclistas y, por raro que parezca, desconocida por la mayoría de mis acompañantes; prácticamente aquí ha empezado la etapa propiamente dicha; hemos imprimido un fuerte ritmo, disfrutando todo lo que hemos podido, con constantes subidas y bajadas; nuestra diversión ya no iba a decaer ni un momento, ya que tras llegar a Castellar del Vallés, nos hemos dirigido por otra no menos impresionante carretera hasta Sant Llorenç Savall, aunque en esta ocasión con tendencia claramente ascendente; nos ha dado igual; desde luego no éramos los únicos ciclistas que estábamos disfrutando de esta preciosa carretera; en un momento dado hemos pasado a un compañero peruano al que le faltaba una pierna, acompañado de un gran número de ciclistas, aunque por lo visto iba reservándose, ya que al cabo de poco nos ha vuelto a pasar en plena ascensión con una fuerza descomunal que yo particularmente no había visto hasta ahora; Guillem y un servidor, que en esos momentos íbamos abriendo nuestro grupo, no hemos tenido más remedio que rendirnos ante la evidencia manteniéndonos tras él con respeto durante un buen rato, a poca distancia eso sí, hasta llegar a Sant Llorenç Savall, en donde hemos vuelto a coincidir; me he quedado con las ganas de pedirle que se hiciera una foto con todos nosotros, aunque luego lo he pensado mejor y he preferido no decirle nada por temor a que pudiera herir su sensibilidad, ya que su merma no le hacía inferior a nadie, cuanto menos en nuestro mundo; desde aquí, eso sí, exteriorizo mi más sincera admiración por él; en Sant Llorenç Savall hemos establecido nuestra primera parada técnica, aprovechando para comer, beber y aliviar algunas vejigas; cuando ha llegado la hora de hacernos la foto, nos hemos dado cuenta de que nos habíamos quedado solos, y eso que unos minutos antes el sitio en el que estábamos era un hervidero de ciclistas; la suerte es que ha llegado un coche patrulla y uno de los policías locales nos ha hecho la foto; nosotros somos así, aunque éste no iba ser el único encuentro con agentes de la autoridad; por iniciativa de Miguel nos hemos parado en esta misma localidad para tomarnos un café ... al sol, lo cual hemos agradecido, a pesar de que finalmente se nos hayan enfriado algo los músculos.



 En Sant Llorenç Savall, lugar en donde hemos
aprovechado para tomarnos un café

Desde Sant Llorenç Savall nos hemos dirigido ya, directamente y sin perder más tiempo, hasta nuestro precioso destino en esta salida: el puerto de Gallifa, por una carretera de ensueño enclavada en un paisaje alucinante; es imposible que podamos pedir algo más; la hemos disfrutado como auténticos posesos, en un ambiente ciclista fenomenal; delante, abriendo camino, íbamos Guillem, Lobato y un servidor; de vez en cuando me giraba para ver a mis dos ilustres acompañantes y observaba encantado cómo sus semblantes iban experimentando progresivamente una deliciosa metamorfosis al sentirse en el mismísimo Cielo; iban gimiendo de placer y chorreándoseles la baba de felicidad, sin poder evitar soltar de vez en cuando algún que otro alarido descontrolado ante tanta dicha; desde luego no era para menos; esa misma sensación la tuvo un servidor cuando vine por aquí la primera vez; tras estos kilómetros de ensueño hemos llegado a Sant Feliu de Codina, en donde nos ha parado una simpática agente de la policía local que estaba controlando el tráfico ante la caravana de animales conmemorativa del día de San Antón,  lo que hemos aprovechado para reagruparnos, prosiguiendo al cabo de unos minutos la marcha con dirección a Caldas de Montbui, tras darnos paso gentilmente otra amable agente de la policía local, en una buena carretera por la que hemos alcanzado altísimas velocidades, dirigiéndonos luego hasta Sentmenat; aquí ha sido en donde, por iniciativa de Lobato, hemos introducido una variación respecto a la salida realizada por un servidor el día  14-02-2015; si en aquella ocasión volvimos nuevamente a Castellar del Vallés, regresando ya a casa  por el mismo camino que en la ida, hoy hemos dado un bonito rodeo por Sabadell, tomando la antigua carretera de Caldas; desde luego ha valido la pena y seguro que a partir de ahora éste será nuestro itinerario; tras cruzar Sabadell hemos llegado a Sant Quirze del Vallés y posteriormente a Rubí, regresando ya a casa sin incidencias de ningún tipo, por el mismo camino de la ida, con lo cual hemos puesto fin a esta preciosa salida que espero podamos repetir en el futuro.

Datos técnicos:

Impresionante la salida que hemos disfrutado hoy; la hemos empezado desde Sant Feliu de Llobregat, dirigiéndonos desde allí a Terrassa por la antigua carretera de Caldas, la C1413, pasando previamente por Molins der Rei, El Papiol y Rubí; desde Terrassa nos hemos dirigido hacia Castellar del Vallés por la preciosa carretera C1418, con una clara tendencia descendente, aunque con algún que otro repecho; desde Castellar del Vallés nos hemos dirigido a Sant Llorenç Savall por la bonita, aunque pestosa, carretera B124, en este caso con clara tendencia ascendente; en Sant Llorenç Savall nos hemos desviado hacia el destino principal de la salida: Gallifa, por una carretera, la BP1241, de ensueño, en un paisaje espectacular; se trata de un tramo de unos 4-5 kilómetros de ligera sabida que en ningún momento se atraganta del todo; después nos dirigiremos hacia Sant Feliu de Codina, ahora ya bajando por esta misma carretera, aunque con algunos repechos de cierta consideración, enlazando con la B143 que nos llevará hasta Caldas de Montbui, en cuya localidad pondremos rumbo a Sentemenat por la carretera C1415; en esta localidad tomaremos nuevamente la carretera de Caldas, la C1413, para dirigirnos hacia Sabadell, que cruzaremos, y por la cual continuaremos hasta llegar a Rubí tras pasar por Sant Quirze del Vallés; desde Rubí continuaremos ya por el mismo camino de la ida, llegando a nuestro lugar de partida, poniendo fin a esta salida.

La orografía de la etapa

La etapa no reviste en sí grandes dificultades; lo más duro, por decir algo, sería el itinerario entre Castellar del Vallés y Sant Llorenç Savalls, así como entre esta localidad y Gallifa, sin olvidar algún que otro repecho antes de llegar a Sabadell por la C1413; poca cosa más.


El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 107 (muy duro)

viernes, 1 de enero de 2016

Última salida del año 2015: El Mirlo + las 7 rampas de la muerte

Jóse Cusí "el mandanguero" y un servidor,
tras superar las terribles rampas de El Mirlo

Trayecto 168
31-12-2015

El Mirlo + las 7 rampas de la muerte
(senderos interminables de Collserola)

Duración: entre las 10:00 y las 13:30 horas
Tiempo de pedaleo: 2:25:28  
Climatología: humedad; soleado; temperatura muy agradable
Terreno: algo blando y húmedo; bien en general
Distancia: 29,55 km
Altitud acumulada: 974 m

Grupo:

Jóse Cusí y un servidor, los únicos
participantes en esta preciosa salida

Crónica:

Ésta ha sido la última salida del año 2015, al menos para un servidor; desde luego la etapa es engañosa ya que bajo el título sugerente de "El Mirlo + las 7 rampas de la muerte" en realidad se esconde una salida con algo más que cara y ojos, bastante dura y con una cantidad insospechada de senderos y zonas técnicas, para todos los gustos; seguro que el bueno de Jóse Cusí "el mandanguero" ha quedado alucinado y boquiabierto, pese a que al principio se encontraba un tanto temeroso al no conocer qué demonios era esto de las 7 rampas de la muerte; jajaja; como ya anunciamos en el WhatsApp, hubo un tiempo en que la etapa de las "7 rampas de la muerte" constituía nuestra última salida del año, al menos en mi caso, y por eso hoy he querido volver a mis orígenes; pensaba que finalmente, como en otras ocasiones y dada lo señalado de la fecha, me enfrentaría en solitario a estas descomunales rampas, con un porcentaje en algunos casos del 25%, pero ¡mira por donde" que nuestro amigo "el mandanguero", que es de los que se apuntan a un bombardeo, en cuanto vio la convocatoria en el WhatsApp no dudó en comprometerse, pese a arrastrar un buen catarro durante toda la semana;  dado que la etapa no es demasiado larga, habíamos quedado a las 10:00 h de la mañana en nuestro sitio de costumbre, y allá que nos hemos encontrado con puntualidad; como he dicho, nuestro amigo, hoy tapado hasta las orejas debido a su resfriado, venía con la mosca detrás de la oreja, y por eso cuando le he sugerido que podríamos comenzar la etapa por el Mirlo y endurecerla algo más, seguro que ha pensado "que sea lo que Dios quiera; si hay que morir, al menos que sea rápido"; por cuyo motivo no se ha opuesto; jeje; ya teníamos fijado nuestro primer objetivo, que no era otro que el mismísimo Mirlo; ésta iba a ser la primera vez que un servidor iba a enfrentarse con mi "jirafa verde" y sus correspondientes ruedas de 29' a unas rampas sostenidas de consideración, con desniveles cercanos al 30% en un terreno complicado; no sabía muy bien como iba a responder mi nueva montura, pero ahora ya puedo decir a boca llena que las 29' van bastante mejor que las 26' en todos los terrenos; la única duda que me quedaba ya ha sido despejada; en mi vida había subido el Mirlo con mejores sensaciones; no es pedantería ni inmodestia decir que hoy incluso se me ha hecho corto, y eso que la humedad del terreno no ha ayudado en nada; antes de llegar, no obstante, hemos dado un bonito rodeo por la zona alta de El Terrral (la plaça de les Bruixes) continuando por la pista de gravilla hacia la carretera en Sant Bartomeu de la Quadra para tomar posteriormente el bonito sendero en bajada en las Penyas d'en Castellví de la Rierada que nuestros hermanos de Sprint Bike han bautizado en el Strava precisamente y sin rodeos como "sendero Sprint Bike", jeje, por el cual hemos llegado a la Rierada; justo cuando hemos cruzado la riera nos hemos encontrado con el bueno de Miguel "el cuco" y con su yerno Aitor, que habían salido antes y que iban ya de regreso a casa con un poco de prisa; de buena gana nos habrían acompañado; nosotros, tras las saludaciones de rigor, hemos continuado ya sin más rodeos hacia el Mirlo, al que hemos llegado rápidamente; enseguida "lo hemos metido todo" ya que no queríamos sorpresas; el terreno, a pesar de la humedad, estaba bien; en mi caso, reitero que he subido sin demasiada dificultad salvo en el cambio de rasante, en donde la rueda trasera ha patinado, seguramente por llevarla con más presión de la recomendable, lo que casi ha provocado que pusiera pie en tierra; las sensaciones han sido inmejorables; he llegado en solitario arriba dado que Cusí no ha podido superar precisamente la zona del cambio de rasante y ha debido poner pie en tierra; cuando ha llegado arriba, al cabo de unos minutos, he podido comprobar que llevaba ambas ruedas con una presión cercana a los 4 kilos; duras como el acero; ¡que barbaridad!; seguro que en esas condiciones ni el mismísimo Mantecón hubiera podido subir; tras quitar 2 kg de presión a cada rueda y hacernos unos fotos, hemos continuado.


Aquí se nos ve en la cima del Mirlo, vivitos y coleando; en la foto de arriba
aparece "el mandanguero" en plena ascensión con 4 kg de presión de las ruedas

Como hemos dicho al principio, la etapa contiene una eternidad de senderos; nosotros en esta ocasión hemos continuado hacia la carretera dejando la pista principal para tomar poco después de dejar la cima de El Mirlo el que hemos bautizado en el Strava como "A.C.Siberianos: subida sendero Penyes Castellví"; se trata de un bonito sendero con una ligera ascensión, inédito para muchos; Cusí parece ser que lo había hecho en bajada; tras superar el Mirlo, nuestro siguiente destino eran ya "las 7 rampas de la muerte", aunque para llegar allí hemos dado un impresionante e inolvidable rodeo; lo primero que hemos hecho tras alcanzar la carretera ha sido dirigirnos a la zona de Can Montmany con dirección al Jabalí, solo que en esta ocasión nos hemos desviado antes para tomar el precioso sendero en subida que finaliza en la propia carretera, cruzándola; es lo que vulgarmente conocemos como "la trialera que cruza la carretera", solo que nosotros esta vez lo hemos hecho en subida; en el Strava aparece como "torrent de Santa Creu UP"; pese a la alta humedad existente en la zona, hoy se encontraba en unas condiciones inmejorables y lo hemos podido subir sin demasiados agobios, a pesar de que en algunas zonas se hace muy duro; el plato fuerte vendría tras llegar a la carretera, que rápidamente hemos cruzado, tomando el "sendero a torre eléctrica", aunque al cabo de muy poco lo hemos dejado para desviarnos a la izquierda y tomar el que para los Siberianos ha sido siempre el "sendero de los Gnomos", si bien en el Strava alguien se nos ha adelantado y lo ha bautizado como "sendero Camel Trophi", lo cual debemos respetar, pese a que nosotros en esta ocasión lo hemos alargado casi hasta al infinito, añadiendo el sendero técnico que finaliza en las proximidades de Can Busquets, con lo cual han sido kilómetros y kilómetros de disfrute máximo encima de una bici de BTT; creo que más no se puede disfrutar; el bueno de Cusí, que no conocía la zona, seguro que no ha disfrutado tanto en su vida, y eso que la zona es demasiado húmeda, lo cual nos ha obligado a ir con precaución; en total han sido algo más de 3 kilómetros de bajada sin parar, superando además algunas zonas técnicas de roca y de surcos hasta llegar cerca de Can Busquets; el tramo entero lo vamos a bautizar en el Strava como "A.C.Siberianos: Camel Trophi-Can Busquets", a pesar de que ya está registrado como "GdC kilométrica"; lo sentimos profundamente; ahora ya si que nos hemos encaminado hacia las 7 rampas de la muerte en la zona de Les Planes (Sant Cugat), tomando la carretera durante unos kilómetros; tras pasar por El Pichurri, en donde de buena gana nos hubiéramos quedado, nos hemos desviado hacia nuestro destino, en el paraje de Mas Gimbau; antes de iniciar el ascenso nos hemos parado para comer algo; en mi caso las rampas no me han asustado demasiado ya que las conocía demasiado bien, aunque seguramente Cusí tenga otra opinión; se trata de unas cuantas rampas seguidas que se hacen duras, llegando hasta el 25% de altitud, aunque muy cortas, lo que origina que se superen sin demasiada dificultad, sobre todo cuando uno no lleve demasiada prisa, como nosotros hoy; ya han quedado inmortalizadas en el Strava como "A.C.Siberianos: las 7 rampas de la muerte"; tras superarlas, hemos parado nuevamente.

Aquí estamos tras haber superado
las 7 rampas de la muerte

Con esto casi podíamos decir que ya se había terminado nuestra salida; ¿seguro?; de ninguna forma; aún nos quedaban un buen montón de senderos y trialeras para disfrutar, como igualmente una zona que yo mismo desconocía hasta hace unas semanas y que conocí de la mano de nuestro querido amigo Juanito de Sprint Bike el día 19-12-2015 en una salida inolvidable: la Transabuelete; para llegar allí nos hemos dirigido hacia la explanada de la Creu por la zona de la casa de los oKupas, la trialera del R-8 (l'esquivabranques en el Strava) y el trail carretera-eléctrica, es decir, unos cuantos kilómetros de disfrute añadidos, tras los cuales hemos tomado lo que en el Strava hemos bautizado como "A.C.Siberianos: tramo largo de los abueletes", un impresionante e inédito sendero que comienza justo a la altura de Can Portell y que finaliza en Can Ribes; ¡¡¡madre mía!!!; ¿podemos pedir más?; pues sí; a nosotros hoy se nos han adelantado los Reyes Magos y después de disfrutar como enanos del sendero de los abueletes, hemos enlazado con el "corriol de Can Ribes" y la "trialera del Instituto"; ¿cómorrrrr?; lo que has oído; esto ha sido el broche final para una inolvidable etapa que hoy hemos tenido la suerte de realizar Jóse Cusí "el mandanguero" y un servidor como un premio con el que la Providencia nos ha querido obsequiar por habernos portado tan bien durante el año; la verdad es que yo otra explicación no le encuentro a todo esto; el disfrute, como decimos, ha sido máximo; seguro que tendremos oportunidad de comprobarlo muy pronto; mientras tanto ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!.

Datos técnicos:

Seguramente no podremos encontrar las palabras adecuadas para describir esta impresionante etapa; la hemos empezado, como casi siempre, en la Plaza de la Palmeras, desde donde nos hemos dirigido a la Ctra. de Vallvidera por el itinerario de costumbre; hemos continuado por ésta con dirección a Santa Creu, si bien hemos girado en la primera rotonda (en frente del Instituto) para dirigirnos, girando a la izquierda, a la Urbanización de la Riera Nova, tomando la calle en subida durante un centenar de metros antes de girar a la derecha para tomar otra calle que enlaza ya con la pista de tierra que nos ha conducido a la parte alta del Terral, en lo que se conoce como la Plaça de les Bruixes, continuando con dirección a la Rierada y llegando a la pista de gravilla que enlaza la carretera de Santa Creu a la la altura de Sant Bartomeu de la Quadra con Can Planas; cuando hemos llegado a esta pista hemos girado a la derecha con dirección a la carretera, por donde hemos continuado a la izquierda para desviarnos al cabo de un centenar de metros para tomar la pista asfaltada que conduce a Can Castellví (las 3 Ollas), si bien al cabo de poco la dejaremos para desviarnos a la izquierda tomando el "sendero Sprint Bike", por el cual bajaremos y continuaremos hasta llegar a la Rierada, a la altura del salto de agua, cruzando la riera para proseguir ya por la pista principal hasta llegar a Can Castellví, en donde giraremos a la derecha por la pista asfaltada durante un centenar de metros, justo hasta desviarnos a la izquierda para comenzar la subida de El Mirlo; una vez arriba, en la pista principal, continuaremos por ésta durante breves instantes, desviándonos a la izquierda para tomar el "sendero penyes Castellví", por el cual continuaremos hasta llegar nuevamente a la carretera, que cruzaremos para aproximarnos a la masía de Can Montmany, continuando durante unos 200 metros por la pista principal tras pasar por la masía, desviándonos a la izquierda para tomar el "sendero del torrent de Santa Creu UP" (la trialera que cruza la carretera), que nos dejará otra vez en la carretera de Santa Creu, que cruzaremos para tomar durante unos instantes en "sendero a torre eléctrica", el cual abandonaremos rápidamente para desviarnos a la izquierda por el "sendero Camel Trophi" (el sendero de los Gnomos hasta ahora para los Siberianos), por el cual llegaremos a las inmediaciones de la masía de Can Busquets, recorriendo en consecuencia en toda su amplitud el nuevo sendero que hemos denominado "A.C.Siberianos: Camel Trophi-Can Busquets", con una longitud de unos 3 preciosos kilómetros; desde Can Busquets nos dirigiremos por la pista principal hacia la carretera de Les Planes, por la cual continuaremos durante unos kilómetros hasta llegar al restaurante El Pichurri, tomando aquí un sendero paralelo a la propia carretera que dejaremos al cabo de unos 500 metros para desviarnos a la derecha por un túnel hacía la zona de Mas Gimbau, con dirección a la masía de Can Castellví de Les Planes, a la cual llegaremos tras superar las "7 rampas de la muerte"; desde Can Castellví continuaremos nuevamente hacia la carretera, pasando por la casa de los oKupas (Can Pascual), continuando por la propia carretera a la derecha hacia Santa Creu, si bien nos desviaremos a la derecha a la altura de la Sargantana para tomar la trialera del R-8 (l'esquivabranques) y el trail carretera-eléctrica, llegando por ésta a la explanada de Santa Creu, bajando durante unos instantes por la pista principal del Castellciuró hasta desviarnos a la izquierda a la altura de Can Portell para tomar "el sendero de los abueletes", por el cual llegaremos a las inmediaciones de Can Ribes, cruzando la pista principal del Castellciuró para bajar por el "sendero de Can Ribes" enlazando a su finalización con la "trialera del Instituto", por la pista de siempre, llegando por esta última a Molins de Rei, con lo cual pondremos fin a esta inolvidable etapa, que seguro vamos a repetir hasta aburrirnos ... aunque también es posible que jamás nos aburramos por muchas veces que la repitamos.

El perfil de la etapa

Preciosa etapa no exenta de dificultad; a priori lo más duro sería el ascenso al Mirlo y las 7 rampas de la muerte, aunque sin olvidarnos de la subida por el sendero del Torrent de Santa Creu UP, entre otros; pese a que se trata de una etapa dura ya que su altitud acumulada es prácticamente 1.000 m en menos de 30 km, es muy agradecida.
 

El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 92 (duro)