jueves, 24 de junio de 2021

Altos de Espiells, Font Rubí y Ordal (recorrido por el Alt Penedés)

Aquí estamos Kisco y un servidor en las
bodegas de Juvé i Camps, en Espiells

Trayecto 204
24-06-2021

Altos de Espiels, Font Rubí y Ordal
(recorrido por el Alt Penedés)


Duración: desde las 8:30 a las 16:00 horas
Tiempo de pedaleo: 6:16:59
Distancia: 130,01 km
Velocidad media: 20,73 km/h
Frecuencia cardíaca media: 140 ppm
Cadencia media: 77 rpm
Calorías quemadas: 3.579 ca
Climatología: tiempo fresco a primeras horas; calor al final
Terreno: asfalto y cemento; en buenas condiciones
Altitud acumulada: 1.792 m

Grupo:
           
Paco "Kisco" y un servidor, los únicos 
participantes en esta bonita salida

Crónica:

En esta etapa ha quedado claro que en esta época del año, si queremos llegar a casa a una hora decente y no pasar demasiado calor, hay que salir mucho antes; hoy hemos salido a las 8:30 y así nos ha ido; contando el tiempo que hemos empleado en Guardiola de Font Rubí tomándonos unas cervezas, hemos llegado a las 16:00, y además con todo el solazo en el lomo; pero empecemos la crónica; durante esta semana me he propuesto empezar ya con salidas con "cara y ojos", con cifras de 3 dígitos en la distancia y sobrepasando los 1.500 m de altitud acumulada; por eso he echado mano de mi vasto repertorio de salidas y he optado por la de hoy, una preciosa etapa que transcurre en buena parte por la comarca del Alt Penedés, y que nos lleva a impagables lugares como Espiells o Font Rubí; un servidor había previsto salir no más tarde de las 7:00, aunque finalmente hemos quedado a las 8:00 en el lugar de costumbre; en principio iba a venir más gente, aunque finalmente tan solo Kisco ha aceptado el reto; los demás han opuesto la excusa de la verbena para no venir, aunque es posible que en verdad se temieran una encerrona; nuestro amigo Kisco se ha retrasado un poco, lo que unido al tiempo empleado en tomarnos un café, ha originado que saliéramos a las 8:30; malo, muy malo; sabíamos que la calor y el tiempo se nos echaría encima; la verdad es que hemos estado a punto de abortar la salida y parar a almorzar a las primeras de cambio, aunque al final hemos ido devorando kilómetros y terminar la etapa, lo que nos ha alegrado mucho; la mañana era espléndida, con un aire fresco que daba gusto, aunque sabíamos que no duraría eternamente; hemos comenzado dirigiéndonos a Martorell por "los pueblos", dejando de lado en esta ocasión la carretera de la chatarra; enseguida me he percatado lo que ya sabía: que Kisco en la salida del pasado sábado estaba bajo los efectos de la vacuna del día anterior, lo que le hizo terminar la etapa a duras penas y sufriendo más de la cuenta; hoy en cambio se encontraba en perfectas condiciones, sin más limitaciones que la suyas de siempre: pocas salidas y sus casi 14 arrobas de peso; jeje; hemos imprimido en todo momento un ritmo suave, casi sabrosón, yendo siempre juntos, sabiendo en todo momento lo que nos quedaba; desde Martorell nos hemos dirigido hacia Gelida, con la intención de desviarnos hacia Sant Llorenç d'Hortons, nuestra primera dificultad de la jornada; nos ha sorprendido enormemente que durante estos primeros momentos casi éramos los únicos ciclistas en la carretera; Kisco estaba un poco con la mosca detrás de la oreja, dado que en la última salida dejó dicho que la carretera de Sant Llorenç d'Hortons se le atragantaba demasiado, y por eso he tenido que convencerle de que no había, ni mucho menos, mala intención; jeje; sea como fuere, hemos ido en todo momento con un ritmo muy llevadero y hemos llegado sin ninguna dificultad a la carretera de Sant Sadurní-Masquefa, todavía con viento fresco, para dirigirnos al cabo de unos kilómetros de trepidante bajada hasta el desvío de Espiells, cuyo alto hemos comenzado a subir, siempre juntos y siempre con un ritmo muy tranquilo; en la entrada a las bodegas de Juvé i Camps hemos tenido nuestra primera parada técnica, que hemos aprovechado para hacernos la foto de portada; después nos hemos dirigido hacia Sant Jaume Sesoliveres, tras pasar previamente por las afueras de Sant Sadurní, tomando la bonita carretera que se dirige a Piera; la calor, poco a poco, nos iba atrapando, sobre todo cuando hemos comenzado a subir hasta Canaletes, de cuyas impresionantes rampas no se acordaba muy bien nuestro amigo; hemos llegado a esta localidad ya exhaustos, y por eso hemos parado en la fuente de costumbre, en donde hemos comido algo y, sobre todo, nos hemos refrescado; ahora ya las dificultades, como un servidor ya sabía, no nos iban a abandonar hasta llegar a la carretera de La Llacuna, aunque antes de llegar aquí, hemos tenido que superar unos interminables kilómetros hasta llegar a Sant Joan de Mediona, la mayoría en un terreno claramente ascendente y pestoso; la calor apretaba ya de lo lindo; de buena gana nos hubiéramos quedado a almorzar en esa localidad, en la que sabemos de un restaurante en el que sirven unas torrades de 2 palmos perfectamente adornadas con productos ibéricos, pero la cuestión es que nos quedaba aún más de la mitad del recorrido y volver con el "buche lleno" la verdad es que no nos apetecía; hemos continuado por tanto para irnos aproximándonos a lo que, en teoría, representaba la dificultad máxima de la jornada: los rampotes de Les Cases Noves de Can Pardo; desde esta localidad ya podía divisarse la primera de las imponentes rampas que, en la distancia, parecía más bien una pared vertical; he tenido que convencer a Kisco, incrédulo como Santo Tomás, de que a lo lejos las rampas parecen mucho más duras de lo que son en realidad; como sabemos estos rampotes en ningún caso superan el 14% de desnivel; jeje; también he tenido que convencer a nuestro amigo de que los rampotes eran 3, y no 2 como le había contestado a Kisco un lugareño con el que nos hemos cruzado cuando hemos parado unos minutos antes de afrontar los bicharracos que nos esperaban; finalmente, como yo ya sabia, hemos ido devorando los 3 rampotes sin muchos agobios, dando Kisco claras muestras de haber superado los efectos secundarios de la vacuna que le atenazaron en la anterior salida; cuando hemos llegado a la carretera de La Llacuna prácticamente se habían terminado las dificultades; tan solo nos quedaba el Ordal, aunque mucho antes el pequeño ascenso a Font Rubi, de unos 2 km, que hemos superado en un santiamén; hemos disfrutado como posesos de las inacabables bajadas, en un terreno formidable y bajo un paisaje de ensueño; en el alto de Font Rubí hemos vuelto a parar para refrescarnos nuevamente en la fuente de siempre.

Aquí estamos en el alto de Font Rubí, en cuya 
fuente hemos aprovechado para refrescarnos

La calor seguía, y seguía, apretando, cada vez más; suerte que el terreno era claramente descendente, aunque ello no ha impedido que empezáramos a sufrir más de la cuenta; cuando hemos pasado por Guardiola de Font Rubí no hemos podido sustraernos a parar en un restaurante y tomarnos unas cervezas, bien frescas y perfectamente acompañadas; la verdad es que nos han sentado de maravilla, aunque aún nos quedaba un largo recorrido para terminar; hemos llegado en un santiamén a Vilafranca, en donde nos hemos incorporado a la carretera nacional y hemos puesto rumbo a nuestra última dificultad de la jornada: el puerto del Ordal; también en este caso he tenido que convencer a Kisco que era la mejor opción, ya que la alternativa era dirigirnos directamente hacia Sant Sadurní por Els Casots, superando algunas rampas antes de llegar a esta localidad, y sabiendo que desde Sant Sadurní a casa nos quedaría aún una larga distancia; hemos comenzado por tanto a subir el puerto del Ordal, aunque antes nos hemos parado a refrescarnos nuevamente en la "fuente amarilla" que encontramos justo en donde comienza el puerto, en El Pago; hemos superado las rampas igualmente en un periquete, manteniendo siempre un ritmo pausado, sin agobios, aunque siendo ya las 3 de la tarde jejeje y bajo un sol de _ojones; en la cima, como solemos hacer, hemos parado para dejar nuestro último testimonio fotográfico; ahí va:

En la cima del puerto de El Ordal,
nuestra última dificultad de la jornada

Ya teníamos todo el pescado vendido, porque ahora ya lo que nos quedaba era todo bajada, comenzando por la del puerto, en donde Kisco ha vuelto a demostrar que bajando, simplemente dejándose llevar, no hay quien le tosa; aunque el piense que ello se debe a que su bici esté perfectamente equilibrada y en óptimas condiciones, la verdad es que ello se debe más bien a las casi 14 arrobas que pesa; ¿estamos?; jajajajaja; y colorín, colorado ...

Datos técnicos:

Impagable etapa, que hemos comenzado en Molins de Rei, desde donde nos hemos desplazado hasta Martorell por la carretera N-II, pasando previamente por las localidades de Pallejá y Sant Andreu de la Barca; hemos continuado tomando la conocida carretera de Gelida, la C-243, y justo al llegar a esta localidad, nos hemos desviado a la derecha con rumbo a Sant Llorenç d'Hortons por la carretera local BV-2249; tras pasar por esta localidad nos hemos desviado a la izquierda al cabo de un par de kilómetros por la carretera BV-2241 con dirección a Monistrol d'Anoia, aunque justo cuando hemos llegado aquí nos hemos vuelto a desviar a la izquierda para dirigirnos a la localidad de Espìells, bajando posteriormente su bonito puerto antes de enlazar nuevamente con la carretera de Gelida, la C-243, poco antes de llegar a Sant Sadurní d'Anoia, hacia donde nos hemos dirigido hasta desviarnos al cabo de poco por la carretera que se dirige a Sant Pere de Riudebitlles, si bien en la primera rotonda que nos encontramos giraremos a la derecha con dirección a Piera, volviendo a girar, ahora a la izquierda, al cabo de unos dos kilómetros hacia esta localidad por la carretera BV-2242, llegando por ella a Sant Jaume Sesoliveres, en donde nos desviaremos a la izquierda por una carretera rural sin rotular que se dirige hasta Canaletes, en dura subida, en donde enlazaremos con la carretera BV-2304 que se dirige a San Pere Sacarrera, para poner luego rumbo a Sant Joan de Mediona por la carretera BV-2136, continuando por la BV-2137 hasta Les Cases Noves de Can Pardo, en donde deberemos superar unas imponentes rampas en otra bonita carretera local sin rotular que nos dejará en la que conocemos como la carretera de La Llacuna que viene desde Sant Martí Sarroca, girando a la izquierda hacia esta localidad, si bien al cabo de unos kilómetros nos desviaremos nuevamente a la izquierda con dirección a Font Rubí, subiendo este bonito puerto por la carretera que se dirige a Vilafranca del Penedés vía Guardiola de Font-Rubí, Vilobí del Penedés y Les Cabanyes; en Vilafranca del Penedés enlazaremos con la carretera N340, por la que continuaremos con dirección al puerto de El Ordal, pasando previamente por las localidades de Avinyo Nou, Cantallops y El Pago; una vez superadas las rampas de este puerto, sobre todo la que nos encontramos poco antes de llegar a la localidad de Ordal, proseguiremos ya con dirección a casa, ahora en trepidante bajada, pasando por Vallirana, Cervello y Sant Vicenç dels Horts, sin dejar en ningún momento la carretera N340.

La altimetría de la etapa

Se trata de una bonita etapa, aunque bastante dura, caracterizada por las temida zonas pestosas, además de que también encontramos algunas rampas de consideración, como la carretera de Canaletes, las rampas de Les Cases Noves de Cal Pardo, el puerto de Font Rubí o el Ordal.

El itinerario de la salida


Índice I.B.P. 83 (muy duro)

sábado, 3 de abril de 2021

El puerto de la Mata (por Capellades)

 

Los participantes en la salida de hoy, 
en Capellades

Trayecto 203
03-04-2021


El puerto de la Mata
(por Capellades y regreso por Sant Sadurní)



Datos de la etapa:


Duración: desde las 8:30 a las 14:00 horas 
Distancia: 100 km
Velocidad media: 22,74 km/h
Tiempo de pedaleo: 4:25:15 
Frecuencia cardíaca media: 125 ppm
Cadencia media: 72 rpm
Calorías quemadas: 2.113 ca
Climatología: soleado; temperatura agradable
Terreno: asfalto; seco; en perfectas condiciones
Altitud acumulada: 1.135 m.

Grupo:
 
Los participantes en la salida, por orden alfabético:
Jorge, Paco "Kisco" y Salvador, un servidor 

Crónica:

Ha pasado ya algún tiempo desde que escribí mi última crónica; la verdad es que no había ningún motivo aparente para dejar de hacerlo; tan solo la desidia; por eso hoy, aprovechando esta bonita salida y que poco a poco voy recuperando la forma -si es que algún día la tuve- me he dispuesto a retomar la vieja costumbre de plasmar por escrito el cúmulo de satisfacciones que me producen nuestras salidas en bici, sobre todo cuando, como hoy, he estado acompañado, como siempre, de grandes personas, como nuestros amigos Jorge y Paco "Kisco"; la etapa no tiene desperdicio, pero quiero aprovechar la ocasión para decir que el Puerto de la Mata fue bautizado en un primer momento por Juan "El Hierro" y un servidor en homenaje a nuestro amigo Breo como el "Puerto de Breoman" en una memorable salida que hicimos los tres hace ya mucho tiempo, el día 11-10-2014, y que titulamos el "Castell de Claramunt"; bien, vamos a dejarnos ya de monsergas y a centrarnos en la salida de hoy, aunque no haya mucho que contar; no se muy bien por donde empezar ya que he perdido algo de práctica; espero de cualquier forma no desentonar demasiado; la propuesta fue de un servidor, aunque el recorrido que finamente hemos hecho no era el que yo pretendía, ya que el que en un primer momento estaba previsto era que en la ida llegáramos hasta Gelida desde Martorell para desviarnos por Sant Llorenç d'Hortons hasta enlazar con la carretera de Piera, así como, una vez hubiéramos bajado el Puerto de La Mata, en lugar de proseguir hasta Sant Quintí de Mediona, tomar el desvío hacia la aldea de Canaletes y llegar a Sant Jaume Sesoliveres, llegando desde allí a Sant Sadurní; este fue el recorrido que hicimos el día 03-03-2019 en el club y que titulamos "El Coll de la Mata"; eso significa que deberemos realizar el recorrido genuino a las primeras de cambio; el próximo sábado pudiera ser una buena ocasión ¿no?; la cuestión es que hemos ido acortando la etapa, en teoría con la intención de llegar a casa lo antes posible, aunque puede que la verdadera intención fuera ganar algo de tiempo para parar a almorzar.

Habíamos quedado a las 8:30 horas en la Plaza de la Vila de Molins; allí nos hemos encontrado a la hora prevista y tras tomarnos un café, para no perder la costumbre, hemos salido, muy tranquilos -como en todo el recorrido- aunque en ningún momento hemos llevado un ritmo zapero, ni mucho menos; nos preocupaba un poco Jorge, que aún no ha tenido tiempo de cambiar el desarrollo actual de su bici -con un 39/53 delante y un 11/25 detrás- por el compact clásico de toda la vida; poco antes de salir, nos hemos percatado de que las verdaderas intenciones de Kisco eran irnos a almorzar sin perder tiempo; por eso, en un momento dado, nos ha propuesto encaminarnos directamente, sin más preámbulos, hacia la autovía para luego pararnos a almorzar en el "bar de la china"; le hemos tenido que disuadir, y así hemos comenzado la etapa dirigiéndonos hacia la carretera de la chatarra por el camino de costumbre, sin incidencias de ningún tipo, entrando en calor rápidamente y los tres agrupados, aunque tras llegar al polígono de El Congost, en los repechos el bueno de Jorge comenzaba a echar en falta en su bici unos desarrollos más humanos; por el camino hemos tenido tiempo de acordar limitar un poco el recorrido inicialmente previsto, y dirigirnos directamente a Piera desde Martorell, sin encaminarnos hacia Gelida y Sant Llorenç d'Hortons; seguramente eso nos ha hecho ganar algo de tiempo, aunque no excesivamente, ya que el tramo de carretera que va desde Martorell hasta Piera no termina nunca y hasta se hace en ocasiones muy pesado, tanto que el sufrimiento de Jorge iba in crescendo, lo que nos ha hecho poner ya un ritmo muy suave, con el cual hemos terminado la etapa; la mañana era excelente, con poco o nulo viento, y eso ha sido lo que nos ha empujado a continuar en esta bonita etapa, desoyendo las "recomendaciones" de Kisco de que era mejor parar a almorzar, cosa que nos ha recordado una vez más al pasar por la puerta de un conocido restaurante en la Beguda Baixa en el que sabemos que se almuerza como en el cielo; hemos llegado a Piera, que constituía nuestro primer destino, sin sobresaltos; yo sabía que si pasábamos de aquí, ya no habría vuelta atrás, ya que lo que venía a continuación era un terreno con clara tendencia descendente que en caso de abortar la etapa deberíamos subir; por lo tanto hemos continuado y hemos pasado por Vallbona d'Anoia tras unas bonitas bajadas, llegando a las inmediaciones de Capellades, en un terreno, ahora si, algo "pestoso", lo que ha originado que Jorge se rezagara nuevamente, lo que ha provocado que Kisco nuevamente se planteara continuar en estas condiciones; poco antes de afrontar la rampa anterior a Capellades nos hemos parado para ver cómo iba nuestro amigo, quien se ha interesado en todo momento por lo que quedaba, señal de que no iba del todo fino; yo me he empeñado en indicar que era mejor continuar, a modo de "huida hacia adelante", ya que lo que nos quedaba, excepto el terreno hasta coronar el puerto de la Mata, era muy favorable, "todo cuesta abajo", excepto alguna que otra rampa sin importancia; nuestro amigo Kisco, que seguramente no conocía o no se acordaba muy bien de la zona, no ha querido dejar pasar la oportunidad y nos ha obsequiado con uno de sus comentarios graciosos con los que nos suele premiar en ocasiones, poniendo en entredicho que el terreno fuera "todo cuesta abajo"; la cuestión es que finalmente hemos proseguido subiendo las rampas que hay antes de llegar a Capellades, aunque, eso sí, Jorge con la mosca detrás de la oreja, parando en la fuente de costumbre; enseguida hemos continuado nuestra marcha, siempre por un terreno ascendente, aunque no excesivamente, metiéndonos casi sin darnos cuenta en el Puerto de la Mata, que hemos comenzado a subir agrupados, con la sorpresa agradable de que en esta ocasión Jorge ha puesto un alto ritmo aprovechado su plato del 39 que nos ha hecho sonrojar a Kisco y a un servidor, que le hemos seguido con "la boca cerrada", llegando al poco tiempo a la cima; a partir de este momento, lo que venía a continuación, hasta llegar a Sant Quintí de Mediona, eran kilómetros y kilómetros de bonita bajada, que hemos disfrutado como posesos, además gozando de una temperatura envidiable; en esta localidad hemos decidido parar a almorzar.

En Sant Quintí de Mediona, almorzando

Tras dar buena cuenta del almuerzo, hemos continuado nuestra marcha; mis ilustres acompañantes, en esta ocasión con el "buche lleno", no las tenían todas consigo pensando en lo que nos quedaba; tampoco esta vez he podido convencerlos de que el terreno hasta llegar a Sant Sadurní, excepto alguna que otra ligera rampa, era muy favorable, con una clara tendencia descendente; vamos, como suele decirse, "todo cuesta abajo", lo que nuevamente me ha costado algún que otro comentario jocoso de nuestro buen amigo Kisco, que como Santo Tomás, se mostraba incrédulo; sea como fuere, lo cierto es que hemos imprimido un fuerte ritmo en un terreno muy favorable, superando alguna que otra rampa "a plato", lo que nos ha hecho llegar a Sant Sadurní en un santiamén, totalmente restablecidos tras el almuerzo; desde aquí hemos tomado ya el camino de regreso de siempre, vía Gelida, lo que en ocasiones me ha dado la oportunidad de atacar algún que otro repecho y comprobar que me encuentro ya en el buen camino, poniendo así fin a esta bonita etapa; que no decaiga la fiesta.

Datos técnicos:

Se trata de una muy bonita salida; la hemos comenzado en Molins de Rei (alguno desde L'Hospitalet), desde donde nos hemos dirigido hacia la "carretera de la chatarra" a través de la C-1413, pasando por las inmediaciones de El Papiol, e incorporándonos a la carretera N-II por el Polígono Industrial de El Congost, por el que hemos continuado con dirección a Martorell, desde donde nos hemos dirigido hacia Piera por la carretera B224, continuando por esta misma carretera hasta Capellades, pasando previamente por Vallbona d'Anoia; desde Capellades nos dirigiremos ya hacia nuestro destino en esta ocasión: el puerto de la Mata, al cual llegaremos por la bonita carretera B244, que ya no dejaremos hasta llegar a Sant Sadurní d'Anoia, pasando por las inmediaciones de Sant Pere Sacarrera, y por las poblaciones de Sant Quintí de Mediona y Sant Pere de Riudebitlles; en Sant Sadurní tomaremos la carretera de Gelida, la C-243, por la que llegaremos a Martorell, poniendo rumbo a casa por la N-II, si bien nos desviaremos poco antes de llegar a Sant Andreu de la Barca para tomar nuevamente la conocida "carretera de la chatarra", por la que llegaremos ya a casa tras enlazar con la carretera de Caldas, la C-1413, vía El Papiol y Molins de Rei.

La orografía de la etapa

Como hemos dicho, se trata de una bonita etapa, aunque carente de dificultades orográficas; lo más complicado, por decir algo, sería el trayecto "pestoso" desde Martorell a Piera y el itinerario que va desde un poco antes de llegar a Capellades hasta la cima del puerto de la Mata; nada más.

El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 83 (dificultad moderada)

domingo, 13 de septiembre de 2020

Los Altos de Sant Climent y Cesalpina

 

Los participantes de la salida de hoy,
en la parada del Tram de Sant Feliu

Trayecto 202
13-09-2020


Los Altos de Sant Climent y Cesalpina
(por la T2 y la Autovía)



Datos de la etapa:


Duración: desde las 8:30 a las 11:30 horas 
Tiempo de pedaleo: 2:46:14
Distancia: 66,10 km.
Velocidad media: 23,85 km/h
Frecuencia cardíaca media: 143 ppm
Cadencia media: 65 rpm
Normalized Power: 168 w
Calorías quemadas: 1.269 ca
Climatología: soleado; temperatura alta
Terreno: asfalto; seco; en perfectas condiciones
Altitud acumulada: 584 m

Grupo:


Nuestro logotipo


   
Los participantes en la salida, por orden alfabético:
Isidro, José "el cubano", Salvador y Silvia

Crónica:

Tenemos que ser realistas; a pesar de los impagables esfuerzos efectuados por nuestra Directiva en la organización de las salidas oficiales, agrupándonos en no más de 10 unidades para posibilitar el cumplimiento de la directrices derivadas de la pandemia que nos asola, teniendo además en cuenta el nivel de cada uno para igualarnos en la medida de lo posible, ello se ha convertido en una quimera, en algo tan solo deseable pero irrealizable en la práctica; el nivel que algunos -cada vez más- han conseguido es tal, que para el resto se hace totalmente imposible seguir su ritmo, al menos en estos momentos; Roser, en base a las inscripciones registradas durante la semana, había comunicado para la salida de hoy la formación de 2 grupos: uno, integrado por Deivid, David Romero, José Ángel, Elena, Miguel Ángel, Roser y un servidor; y otro, formado por Fran, Carlos Pou, Antonio Polo, Joan Cifré, Marta, Pol y Pai; casi nada; debían salir con una diferencia de 15 minutos; ello, como era previsible, ha generado un sinfín de graciosos comentarios en las redes respecto a qué grupo de los dos era el más fuerte; graciosos o no, el caso es que el reto estaba servido; el ritmo iba a ser de infarto, tal y como finalmente ha ocurrido; parece ser que con una media superior a 30 km/h; en mi caso, en el caso improbable de que hubiera aguantado hasta el final, no habría bajado de las 180 ppm en ningún momento, lo que no estaba dispuesto a asumir; por eso, finalmente he aceptado la salida propuesta por Silvia, en la que iban a participar además Isidro y José "el cubano", mucho más suave; pese a ello, me he presentado a la hora prevista para la salida oficial anunciando mi decisión, además de hacer las acostumbradas fotos, que ... "venga, venga ... ya está bien, empieza ya la crónica sin más preámbulos ¿vale?"; a ello vamos de inmediato.

La salida en la que finalmente he participado estaba prevista a las 8:30, desde la parada del Tram, por lo que me sobraban 45 minutos, que he invertido como he podido; nuevamente, a primera hora me he cruzado con el Lobo, Fran, Antony y algún otro, que asimismo han hecho, al igual que la semana pasada, una salida alternativa; seguramente por las mismas razones, lo que nos va a obligar a crear ya sin más dilación el verdadero GRUPO B, en el que El Lobo ya se ha apuntado; "el que sabe, saba"; he sido el primero en llegar, aunque muy pronto han llegado Isidro y José "el cubano"; Silvia ha llegado tras unos minutos; igual se le han pegado las sábanas; tras los saludos de rigor, hemos comenzado a preparar la salida; desde luego la propuesta de Isidro de ir a la zona de Sant Sadurní para ver vendimiar no era mala del todo, aunque finalmente, y sin que sirva de precedente, se ha impuesto la de un servidor: los Altos de Sant Climent y Cesalpina por la T2 y la Autovía, con el aliciente de que ninguno de mis ilustres acompañantes conocía la de Cesalpina, lo cual creo que ha resultado finalmente decisivo; la verdad es que en esta salida no han habido incidencias ni nada medianamente resaltable, lo que va a dificultar el redactado de esta crónica, salvo, quizás, el ritmo sabrosón que desde el principio ha querido imponer José, seguramente intentando con ello homenajear a Cuba, en donde estuvo acogido durante 15 días a "cuerpo de rey", y de lo que seguro que guarda muy placenteros bonitos recuerdos; que nadie piense mal; ello se ha puesto de manifiesto sobremanera un poco antes de llegar a la zona de la T2, hasta el punto de que casi hemos perdido a Isidro y a Silvia, por lo que he tenido que "llamar al orden" a nuestro querido amigo cubanito, que se ha mostrado sin motivos aparentes demasiado inquieto en esta salida; enseguida hemos llegado a la Autovía, en donde, casi sin pretenderlo, hemos mantenido un ritmo bastante aparente, cercano a los 35 km/h, sin sobresaltos de ningún tipo; antes de ello, en la "rotonda de los puteros",  casi se ha producido un incidente que seguramente hubiera originado la finalización anticipada de la salida, cuando José, que iba por mi izquierda, se me ha cruzado con la intención de girar para Viladecans en lugar de proseguir hacia la Autovía; seguro que en esta ocasión el angelito que vela por todos nosotros no estaba despistado y nos ha protegido, una vez más; tras superar la Autovía, hemos girado ya, inevitablemente, hacia los cascos urbanos de Castelldefels, Gavá y Viladecans, que hemos cruzado sin demasiadas paradas en esta ocasión por culpa de los semáforos, tomando ya en esta última localidad el desvío hacia nuestra primera dificultad de la jornada: el Alto de Sant Climent; nuevamente ha sido José el que ha ido imponiendo su ritmo habanero, desoyendo mi solicitud de que nos mantuviéramos agrupados, pese a que los cuatro finalmente hemos coronado al unísono; tanto José como un servidor hemos subido a plato, pero ni aún así hemos logrado despegar a Isidro y Silvia, que creo que empezaban a encontrarse cada vez mejor, tal y como iban a tener la oportunidad de demostrar en la subida a Cesalpina; antes de eso hemos apurado la bonita bajada hasta Sant Boi y hemos transitado por la bonita zona próxima a Santa Coloma de Cervelló, en donde un servidor, sin pretenderlo, le he puesto el alma en vilo a Silvia, que me ha gritado angustiada, cuando me he cruzado con un camión a escasa distancia, cosa que repetiría en Cesalpina; tendré que poner en adelante mayor atención; tras callejear brevemente por Sant Boi y superar esta bonita zona a la que nos hemos referido, nos hemos desviado a la izquierda rumbo a la Urbanización Cesalpina, nuestra última dificultad de esta salida; reitero que ninguno de mis acompañantes conocían este trayecto, aunque eso no ha impedido a Isidro y Silvia, que ahora sí se mostraban fuertes y muy seguros, tomar una cierta ventaja en las primeras rampas; en un momento dado, creo que han sido éllos mismos, quienes me han aconsejado que quitara el plato grande y subiera con menos desarrollo, cosa que he hecho, aunque a partir de este momento, me he descolocado e irremisiblemente me he quedado ya en la retaguardia, aunque a muy escasa distancia de mis acompañantes, vencido ya por mis casi 12 arrobas de peso; hemos ido apurando una tras otra estas terribles rampas, algunas con un desnivel del 20%, llegando a la cima con el sobreesfuerzo realizado, en donde de buena gana nos hubiéramos quedado en uno de los restaurantes que allí hay, y de los que Roser guarda un grato recuerdo desde una salida memorable que efectuamos hace ya tiempo junto con Pol, aunque no hemos parado y hemos llegado a la carretera de Torellas tras superar la trepidante bajada; en la carretera hasta hemos podido aprovecharnos de la estela de un ciclista al que José se ha pegado como una lapa, y que nos ha permitido gastar muy pocas energías, sin dejar en ningún momento nuestro bonito ritmo cubano que nos ha llevado a Sant Feliu en un periquete, y en donde nos hemos encontrado con el resto de la peña carretera, que tampoco han sufrido incidencias de consideración.

Datos técnicos:

Se trata de una bonita salida, no exenta de cierta dificultad, seguramente ideal para poder ir moldeando la forma; la hemos comenzado en esta ocasión desde la parada del Tram de Sant Feliu, a dónde, como siempre, un servidor me he desplazado desde Molins de Rei; desde el Tram nos hemos dirigido a la carretera BV2001 que se dirige hacia Sant Joan Despi por la zona de la ciudad deportiva Joan Gamper, continuando por esta carretera hasta enlazar en Cornellá con la C245, por la que hemos continuado hasta la primera rotonda de Sant Boi, desplazándonos en la misma para tomar la C31-C, por la que hemos continuado con dirección a la Terminal 2, a donde llegaremos tras transitar durante unos kilómetros por la C31 y la B22; continuaremos por la zona de la T2, Avda. de l´Aeroport, durante varios kilómetros, enlazando nuevamente con la C31, la Autovía de Castelldefels, por la que llegaremos a Castelldefels, hasta donde nos dirigiremos tomando la carretera C245, que ya no abandonaremos durante bastantes kilómetros, cruzando las localidades de Castelldefels, Gavá y Viladecans; en esta última localidad pondremos rumbo a Sant Climent, callejeando brevemente hasta tomar la carretera BV2003 que se dirige ya a Sant Climent, en donde antes de llegar toma el nombre de BV2004, y por la cual proseguiremos y llegaremos al conocido como Alto de Sant Climent antes de continuar en bajada hasta Sant Boi; desde esta localidad nos dirigiremos callejeando y yendo por la zoma de la Colonia Güell hacia Santa Coloma de Cervelló, callejeando también aquí brevemente para dirigirnos ahora a la Urbanización Cesalpina, en donde deberemos superar algunas rampas imponentes antes de coronar y dirigirnos hacia Torrellas de Llobregat, en donde cogeremos la carretera BV2005, que nos llevará a la inmediaciones de Sant Vicenç dels Horts, en donde cruzaremos el puente de la autovía y la autopista para llegar al Polígono de El Pla, por el cual llegaremos a Sant Feliu de Llobregat y/o Molins de Rei.

La orografía de la etapa

Bonita etapa, cuyas dificultades orográficas más notables son los Altos de Sant Climent y, sobre todo el de la Urbanización Cesalpina; poca cosa más.

El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 83 (dificultad moderada)



domingo, 6 de septiembre de 2020

Les Coves de Salnitre

 

Aquí tenemos a los participantes de 
esta bonita salida, poco antes de salir

Trayecto 201
06-09-2020

Salida 26 Les Coves de Salnitre 

(por Ribes Blaves, Vacarisses y Monistrol, y regreso por Esparreguera y Olesa)



Datos de la etapa:


Duración: desde las 7:45 a las 13:00 horas 
Tiempo de pedaleo: 4:08:33 km
Distancia: 95,6 km.
Velocidad media: 23,07 km/h
Frecuencia cardíaca media: 151 ppm
Cadencia media: 68 rpm
Normalized Power: 180 w
Calorías quemadas: 2.046 ca
Climatología: soleado; temperatura soportable 
Terreno: asfalto; seco; buen estado
Altitud acumulada: 1.171 m

Grupo:


 26ª salida oficial de la
temporada de Sprint Bike

Crónica:

Hoy se ha producido mi reencuentro con las salidas oficiales del Club después de ..., ya ni me acuerdo; puede que mi última salida oficial, cuanto menos documentada, fuera la del día 03/03/2019 que titulamos El Coll de la Mata; aquellos eran otros tiempos, sin restricciones de ningún tipo; entonces fuimos una veintena de buenos amigos que lo pasamos genial, como siempre; esto sin embargo hoy día sería impensable debido a las imposiciones derivadas de la enfermedad Covid-19 que nos ha traído el maldito coronavirus SARS CoV-2 y que, entre otras limitaciones, ha reducido el número máximo de personas que pueden reunirse a 10; todo ello ha sido tenido en cuenta por nuestra eficaz directiva en esta salida y, por desgracia, ya en las siguientes, y por eso durante la semana se publicaron las normas premisas que lamentablemente van a condicionar a partir de ahora nuestras salidas, entre éllas, el numero de participantes, que por razones obvias queda reducido a 10, confeccionando para ello los grupos necesarios, con salidas escalonadas entre éllos; estos datos son los que un servidor ha tenido en cuenta, en la falsa creencia de que, cuanto menos, habrían 2 grupos, por lo que era evidente que quedaría encuadrado en el "B" ... "bueno, bueno, amigo, todo esto ya lo sabemos; ¿pero quieres dejar este rollo y centrarte ya en la salida, por favor?";  vale, vale ... a eso voy.

Pues nada, a las 7:45 horas me he presentado en la salida; ya sabía de antemano que tan solo había sido posible formar un solo grupo de 9 unidades; Carlos Pou se nos unió a ultima hora para completar el cupo de 10; en definitiva un grupo de élite; eso quería decir que me tocaría sufrir, y mucho, motivo por el cual ya había decidido acompañar a mis camaradas tan solo hasta el cruce de la subida que dirige a Santa Maria de Villaba, para continuar en solitario hasta Olesa a un ritmo más "humano"; finalmente no ha sido así y he podido completar la etapa, con menos luces que sombras, aunque, eso sí, plenamente satisfecho; a la hora prevista hemos comenzado esta bonita salida y lo hemos hecho, contrariamente a lo que sucede en otras ocasiones, a un ritmo alto, aunque todos agrupados; a la altura de Molins de Rei hemos visto a nuestros queridos amigos Lobo y Marc, que estaban esperando a alguien más para hacer una salida alternativa mucho más suave; de buena gana me hubiera quedado con éllos, aunque la suerte estaba ya echada; la temperatura a esta hora era muy placentera, aunque se notaba que la gente tenía prisa; en mi afán de bajarles un poco los humos, he intentado amedrentarles en el repecho de El Papiol, como tantas veces había hecho con éxito, incrementando el ritmo para ponerme en cabeza; esta vez sin embargo mis ilustres acompañantes no se han amilanado ni se han dejado impresionar, por lo que enseguida me han dado caza y me han dejado con "dos palmos de narices" y, lo que es peor, con un desgaste insulso de energías que muy pronto iba a pasarme factura; por eso he decidido tomarme las cosas con más calma y seguir bajo el abrigo del pelotón, aprovechando su inercia, pese a que el ritmo en ocasiones me sobrepasaba; el Congost me ha puesto ya en mi sitio; de aquí en adelante ya nada iba a cambiar; la verdad es que no se como al llegar al cruce de Santa María de Villaba no he cumplido lo que tenía previsto y he continuado ya en solitario hasta Olesa; puede que haya sido Carlos Pou quien me haya convencido, prestándose a seguir a mi ritmo, por lo que hemos llegado juntos a Santa Maria de Villaba para comenzar a subir las inacabables rampas de la Urbanización Ribes Blaves, uniéndosenos asimismo Joan Cifré; los 3 hemos ido subiendo estas rampas, aunque en mi caso sufriendo ya demasiado; cuando hemos llegado al cruce de la carretera de Olesa-Vacarisses, los demás ya nos estaban esperando desde hacía tiempo; nuevamente no se cómo me he dejado convencer para continuar hacia Vacarisses, en lugar de dirigirme hacia Olesa, tal y como pretendía; en esta ocasión he ido de la mano de Joan Cifré, que con su conversación casi ni me he dado cuenta cómo he llegado a Vacarisses, comenzando enseguida ya todos agrupados la bonita bajada con dirección a Monistrol, en donde un camarada había tenido un accidente y estaba siendo atendido con un brazo ensangrentado por sus acompañantes; ojalá que haya quedado en un susto; en Monistrol hemos aprovechado para llenar los bidones y cambiar una cámara de la bici de Roser.

En Monistrol, arreglando el 
pinchazo de Roser

  Y desde Monistrol nos hemos dirigido ya hacia nuestro destino en esta ocasión: Les Coves de Salnitre, de Collabató, ya sin ninguna incidencia más; rápidamente hemos llegado agrupados al desvío de esta localidad, aunque los gallos, sedientos de los puntos en juego, enseguida han acelerado el ritmo e inexorablemente se han marchado; detrás me he quedado nuevamente con Carlos Pou, con quien he realizado toda la subida bajo una agradable conversación que la ha hecho muy llevadera, al igual que el tramo final a las Coves, en donde los demás nos estaban esperando hacía rato; tan solo hemos tenido tiempo para hacernos unas fotos antes de iniciar el camino de regreso; ahí van:



En la explanada de
Les Coves de Salnitre

Finalmente, el orden de llegada ha sido el siguiente:

1. David G.
2. Fran
3. Joan C.
4. David R.
5. Félix D.
6. Antonio
7. Roser
8. Marta
9. Carlos 
10. Salvador

En la vuelta no han habido más incidentes, agrupándonos ya todos en Molins de Rei, en donde un servidor ya me he quedado, muy contento, eso sí, por haber podido terminar esta bonita salida, además de en una compañía insuperable; esperemos que esto siga.

Datos técnicos:

Muy bonita salida; la hemos comenzado, como siempre, en el Parque Llobregat de Sant Feliu de Llobregat (un servidor, en Molins de Rei), desde donde nos hemos dirigido hacia la carretera de la chatarra a través de la C-1413, pasando por Molins de Rei y las inmediaciones de El Papiol, incorporándonos a la carretera N-II por el Polígono Industrial de El Congost, por el que hemos continuado con dirección a Martorell, desviándonos en esta localidad para tomar brevemente la carretera C-243 que conduce a Terrassa, si bien al cabo de poco nos desviaremos a la izquierda por la BV-1201 con dirección a Olesa, la cual dejaremos en el cruce con la que conduce a Santa María de Villaba, la BV-1202, que igualmente dejaremos al llegar a esta localidad para continuar hacia las Urbanizaciones de Oasi y Ribes Blaves, llegando al cabo de varios kilómetros a la carretera de Olesa-Vacarisses, la B-120; continuaremos con dirección a Vacarisses, en donde proseguiremos en trepidante bajada hacia Monistrol, enlazando con la carretera C-1411, por la que continuaremos hasta desviarnos con dirección a Collbató por la carretera de montaña B-112, prosiguiendo nuestra ruta tras encaminarnos hacia la explanada de Les Coves de Salnitre poco tiempo antes de llegar a aquella localidad; desde aquí nos encaminaremos hacia Esparreguera, tras una breve incursión en la autovía N-II; desde Esparreguera seguiremos hacia Olesa de Montserrat por la C-1414, continuando ya nuestro regreso a casa dirigiéndonos hacia Martorelll por el mismo camino de la ida, para continuar por la carretera de la Chatarra por la que llegaremos ya a las inmediaciones de El Papiol, Molins de Rei y Sant Feliu de Llobregat.

La orografía de la etapa

Se trata de una bonita etapa, cuyas dificultades orográficas más notables serían el acceso a Santa María de Villaba y las rampas de la urbanización Ribes Blaves y, sobre todo, el acceso a Collbató y a la explanada de les Coves de Salnitre. 

El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 83 (dificultad moderada)

domingo, 1 de marzo de 2020

La Siberia

El puente de la Siberia 

Trayecto 200
01-03-2020

La Siberia 

(ida y vuelta)


Datos de la etapa:


Duración: desde las 9:00 a las 11:00 horas 
Tiempo de pedaleo: 1:30:35 horas
Velocidad media: 11,39 km/h
Climatología: nubes y claros; viento 
Terreno: duro y seco; en buen estado
Distancia: 18,7 km
Altitud acumulada: 335,0 m
FC media: 153 ppm

Grupo:


Jorge y un servidor, 
los participantes en esta salida

Crónica:

Hoy hemos iniciado una nueva etapa ... partiendo de "cero"; es lo que hay; dado mi pésimo estado de forma, el miércoles pasado lancé un S.O.S. al grupo de WhatsApp de los Siberianos con la intención de someterme a un cursillo intensivo de reciclaje bajo disciplina zapera y poder así comenzar a salir del pozo en el que llevo metido ya demasiado tiempo; tan solo respondió  nuestro amigo Jorge, a quien hacía una eternidad que no veía, lo cual me alegró enormemente, además de que ello me permitiría ir en teoría a un ritmo llevadero, aunque finalmente eso no ha sido así, ya que nuestro buen amigo se encuentra en un estado de forma inalcanzable en estos momentos para mí; a eso nos referiremos más adelante; habíamos quedado a las 9:00 horas en nuestro sitio de costumbre, recordando viejos tiempos, y allí estaba ya esperando Jorge cuando me he presentado pasados unos minutos de la hora; hemos esperado unos minutos más por si a alguien se le ocurría "caerse" por allí, lo que finalmente no ha ocurrido, comenzando nuestra salida con dirección a La Siberia; ¡¡¡que mejor sitio para iniciar esta nueva etapa!!!; tanto tiempo hacía que no salíamos, que hasta nos ha costado un poco llegar hasta allí ... aunque en esta ocasión debido al movimiento de tierras que hay poco antes de llegar a Can Rabella, lo cual nos ha confundido; enseguida he notado que mi estado de forma era incluso peor de lo que había pensado; Jorge se ha percatado de ello y por eso no me ha achuchado demasiado y hemos ido a un ritmo llevadero, aunque eso no ha impedido terminar la etapa con una fc media de 153 ppm; en el puente de La Siberia, poco antes de comenzar la subida, hemos tenido la sorpresa agradable de encontrarnos con César y dos colegas suyos que, tras saludarnos efusivamente, han seguido a su ritmo; Jorge y un servidor no teníamos tanta prisa, que conste.

La Siberia

Pues sí, como me decía Jorge durante la subida, es muy posible que nunca haya subido La Siberia a un ritmo tan lento, aunque ello no me ha librado de llegar arriba casi con la lengua fuera, por lo que, una vez en la carretera, le he propuesto a nuestro amigo un cambio de planes, o lo que es lo mismo, tirarnos para abajo por la propia carretera, dando por finalizada nuestra salida; finalmente Jorge me ha convencido para que regresáramos por el mismo camino de la ida, y eso es lo que hemos hecho, alargando un poco la salida, lo que ambos hemos agradecido, poniendo poco después fin a esta etapa, que esperemos se trate de la primera de muchas salidas a las que nos hemos comprometido ya en serio ... esperando que poco a poco se vaya uniendo más gentes. 

Datos técnicos:

La salida no tiene mucha historia, salvo la bonita subida de La Siberia, que siempre es de agradecer; hemos comenzado en esta ocasión en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido al puente sin más preámbulos, por la zona próximo al cementerio y Can Rabella, para continuar por el camino de "toda la vida", pasando por Can Planes y Can Salat antes de llegar a las "Can Castellví", continuando por lo que siempre hemos conocido como el "mortirolo" y continuando ya por la calle de La Siberia, por la que hemos llegado al puente, comenzando ya desde aquí la subida hasta la carretera BV-1468, regresando instantes después a Molins de Rei por el mismo camino de la ida, terminando así la salida.

La orografía de la etapa

Bonita salida de BTT, sin dificultad alguna, salvo la subida de La Siberia, siempre y cuando vayamos a ritmo; nada más.



El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 26 (sin dificultad)

El track en Wikiloc

sábado, 20 de abril de 2019

Las antenas de Begues

Los participantes en la salida 

Trayecto 199
20-04-2019

Las antenas de Begues 

(por el cruce del Bori y regreso por Torrellas)


Datos de la etapa:


Duración: desde las 9:30 a las 13:00 horas 
Tiempo de pedaleo: 3:14 horas
Velocidad media: 15,61 km/h
Climatología: cubierto; viento; bochorno 
Terreno: duro y seco; tramos de cemento asfalto
Distancia: 50,31 km
Altitud acumulada: 788,80 m

Grupo:


  
 Juan "El Hierro", Miguel y un servidor,
los participantes en esta salida

Crónica:

Parece que las cosas, poco a poco, van volviendo a la normalidad; había perdido ya la cuenta del tiempo que ha transcurrido sin realizar una salida de BTT con "cara y ojos", exceptuando como es lógico El Espigón; hoy era además la primera salida que hacía con Miguelillo tras haber estrenado su nueva bici de montaña, una bonita Scott Scale rígida con la que espera hacer muchos kilómetros; hasta aquí todo bien; lo malo es que aún no he alcanzado mínimamente la forma, debiendo resignarme a ir a un ritmo casi zapero para regocijo de mis compañeros de viaje, sobre todo El Hierro, que no desaprovecha ninguna oportunidad para alardear de su buena forma ... cosa de la cual me alegro enormemente; el máximo artífice de esta salida ha sido sin embargo Miguelillo, que se ha pasado más de un año sin bici de montaña tras vender su Niner, de la cual nunca estuvo satisfecho del todo debido a un par de percances que, pese a ello, no justificaban ni mucho menos su malestar; en fin ... vamos a al lío; habíamos quedado en la plaza del Ayuntamiento de Sant Boi a las 9:30 horas; cuando me he presentado, unos minutos antes de la hora, allí estaba esperando ya El Hierro tomándose un café en un bar; un servidor ha hecho lo mismo, mientras esperábamos a Miguelillo, que se ha presentado pasado ya el tiempo, con la excusa del fuerte viento que se ha encontrado, aunque es muy posible que se le hayan pegado un poco las sábanas; ni siquiera se ha querido tomar un café, iniciando rápidamente la marcha con dirección al cruce del Bori; en seguida me he percatado que tanto mi forzosa inactividad como mi exceso de peso me iban a pasar factura, aunque he podido aguantar la salida hasta el final, en ocasiones con más pena que gloria, aunque asumo con resignación que eso es lo que ahora me toca.

Como ya sabíamos, El Hierro ha vuelto a mostrar su buen estado de forma, aunque lo que me ha sorprendido un poco ha sido la progresión de Miguelillo, que ha pasado en muy pocos días de tener una forma similar a la mía, a acercarse ya al nivel del propio Hierro; se nota que ha empezado a "hacer bondad" en las comidas, en las salidas ... y en la ingestión de potingues, de todas las marcas y modelos; jajaja.

No sabíamos muy bien el recorrido de la salida, salvo que nuestro primer objetivo iba a ser el cruce de Can Bori, aunque desde allí ya no sabíamos muy bien como íbamos a proseguir; El Hierro tenía in mente ir hasta la ermita de la Trinidad, aunque finalmente no hemos ido hacía allí; hemos llegado pronto al cruce de Can Bori, dirigiéndonos hacía allí, como en otros tiempos, por el Parque de la Muntanyeta de Sant Boi y el Polígono Industrial de Sales, atravesando la zona de gravera y pasando justo por el inicio del ascenso a la ermita de la Salud por la Vertiente Tenebrosa; desde luego en este momento no estamos ni siquiera para intentarlo, al menos un servidor; una vez en el Bori, nos hemos dirigido por la pista de costumbre hasta la carretera de Begues; enseguida he podido comprobar que aún me queda un largo camino qué recorrer, aunque en ello estoy; cuando hemos llegado a la rotonda de la Rectoría, hemos decidido dirigirnos hacia las antenas de Begues por su acceso principal, la pista encementada, que hemos tomado tras un bonito rodeo a instancia de El Hierro en la zona de Can Rigol; hemos llegado sin incidencias a las antenas, con el cielo amenazando lluvia, aunque finalmente nos hemos salvo.

En las antenas de Begues
  
Tras llegar a las antenas, hemos iniciado el camino de regreso, sabiendo de antemano que nuestras dificultades habían terminado; hemos decidido regresar por el camino más corto y rápido, y éste no era otro que dirigirnos hacia Torrellas, cosa que hemos hecho aún los tres juntos; Miguelillo, con un poco de prisa, se ha desviado poco tiempo después en la Roca del Barret, bajando por la conocida como "pista roja", en tanto que El Hierro y un servidor nos hemos dirigido hacia Torrellas, en donde El Hierro, alardeando nuevamente, se ha desviado a la altura de Catalunya en Miniatura hacia la Creu de Querol, por la conocida como "subida de las latas"; un servidor, bastante cansado ya, he proseguido, ahora ya siempre sobre asfalto, hacia Sant Vicenç dels Horts, cruzando poco después del puente de la autovía y autopista, y regresando ya a casa por el polígono de El Pla, sin nada más que resaltar, salvo mi deplorable estado de forma.


En la bajada de las antena de Begues

Datos técnicos:

Bonita salida de BTT, no exenta de cierta dificultad; en mi caso, la he empezado en Molins de Rei, desde donde me he dirigido hacia Sant Boi de Llobregat por las pistas paralelas el río; desde Sant Boi nos hemos dirigido hacia el cruce de Can Bori a través del Parque de la Muntanyeta y la gravera situada en el polígono industrial de Sales, llegado al cabo de poco tiempo a la carretera de Sant Climent, la BV2003, por la que hemos circulado brevemente hasta desviarnos a la izquierda poco antes de llegar a aquella localidad, para poner rumbo a Can Bori, a donde hemos llegado por el itinerario de toda la vida; desde Can Bori nos hemos dirigido hacia Begues, llegando a la carretera BV2041 por la Sierra de la Roca, circulando por la propia carretera durante unos kilómetros hasta llegar a la rotonda de la Rectoría, continuando muy brevemente por la propia carretera, ahora en bajada, para tomar ya las pistas y senderos que nos conducirán hacia las antenas de Begues a través de las zonas de Can Baró y Can Rigol; una vez hallamos coronado las antenas, iniciaremos el camino de regreso bajando hasta enlazar nuevamente con la zona de Can Rigol por lo que conocemos como la "el ascenso a las antenas por la cara  B", aunque ahora en impresionante descenso; nos dirigiremos después, coincidiendo ya con el itinerario de la ida, hacia la zona de Can Baró, por pistas paralelas a la carretera BV2041, que cruzaremos a la altura de la iglesia de Sant Cristòfol, en la zona de la Rectoría, dirigiéndonos ahora hacia Torrelles de Llobregat, a través de Torrelletes y Can Coll, hasta enlazar con la carretera BV2005, que nos llevará, ya sin dejarla, hasta San Vicenç del Horts, cruzando el puente existente sobre la autovía y la autopista, por el cual enlazaremos con el polígono de El Pla poco antes de llegar a Molins de Rei, poniendo así fin a esta salida.


La orografía de la etapa

Bonita salida de BTT, que presenta cierta dificultad; lo más destacable sería la subida desde el cruce de Can Bori hasta la carretera de Begues y, sobre todo, el ascenso a las antenas de Begues por la pista encementada, su itinerario principal.



El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 51 (dificultad moderada)

El track en Wikiloc