sábado, 20 de abril de 2019

Las antenas de Begues

Los participantes en la salida 

Trayecto 199
20-04-2019

Las antenas de Begues 

(por el cruce del Bori y regreso por Torrellas)


Datos de la etapa:


Duración: desde las 9:30 a las 13:00 horas 
Tiempo de pedaleo: 3:14 horas
Velocidad media: 15,61 km/h
Climatología: cubierto; viento; bochorno 
Terreno: duro y seco; tramos de cemento asfalto
Distancia: 50,31 km
Altitud acumulada: 788,80 m

Grupo:


  
 Juan "El Hierro", Miguel y un servidor,
los participantes en esta salida

Crónica:

Parece que las cosas, poco a poco, van volviendo a la normalidad; había perdido ya la cuenta del tiempo que ha transcurrido sin realizar una salida de BTT con "cara y ojos", exceptuando como es lógico El Espigón; hoy era además la primera salida que hacía con Miguelillo tras haber estrenado su nueva bici de montaña, una bonita Scott Scale rígida con la que espera hacer muchos kilómetros; hasta aquí todo bien; lo malo es que aún no he alcanzado mínimamente la forma, debiendo resignarme a ir a un ritmo casi zapero para regocijo de mis compañeros de viaje, sobre todo El Hierro, que no desaprovecha ninguna oportunidad para alardear de su buena forma ... cosa de la cual me alegro enormemente; el máximo artífice de esta salida ha sido sin embargo Miguelillo, que se ha pasado más de un año sin bici de montaña tras vender su Niner, de la cual nunca estuvo satisfecho del todo debido a un par de percances que, pese a ello, no justificaban ni mucho menos su malestar; en fin ... vamos a al lío; habíamos quedado en la plaza del Ayuntamiento de Sant Boi a las 9:30 horas; cuando me he presentado, unos minutos antes de la hora, allí estaba esperando ya El Hierro tomándose un café en un bar; un servidor ha hecho lo mismo, mientras esperábamos a Miguelillo, que se ha presentado pasado ya el tiempo, con la excusa del fuerte viento que se ha encontrado, aunque es muy posible que se le hayan pegado un poco las sábanas; ni siquiera se ha querido tomar un café, iniciando rápidamente la marcha con dirección al cruce del Bori; en seguida me he percatado que tanto mi forzosa inactividad como mi exceso de peso me iban a pasar factura, aunque he podido aguantar la salida hasta el final, en ocasiones con más pena que gloria, aunque asumo con resignación que eso es lo que ahora me toca.

Como ya sabíamos, El Hierro ha vuelto a mostrar su buen estado de forma, aunque lo que me ha sorprendido un poco ha sido la progresión de Miguelillo, que ha pasado en muy pocos días de tener una forma similar a la mía, a acercarse ya al nivel del propio Hierro; se nota que ha empezado a "hacer bondad" en las comidas, en las salidas ... y en la ingestión de potingues, de todas las marcas y modelos; jajaja.

No sabíamos muy bien el recorrido de la salida, salvo que nuestro primer objetivo iba a ser el cruce de Can Bori, aunque desde allí ya no sabíamos muy bien como íbamos a proseguir; El Hierro tenía in mente ir hasta la ermita de la Trinidad, aunque finalmente no hemos ido hacía allí; hemos llegado pronto al cruce de Can Bori, dirigiéndonos hacía allí, como en otros tiempos, por el Parque de la Muntanyeta de Sant Boi y el Polígono Industrial de Sales, atravesando la zona de gravera y pasando justo por el inicio del ascenso a la ermita de la Salud por la Vertiente Tenebrosa; desde luego en este momento no estamos ni siquiera para intentarlo, al menos un servidor; una vez en el Bori, nos hemos dirigido por la pista de costumbre hasta la carretera de Begues; enseguida he podido comprobar que aún me queda un largo camino qué recorrer, aunque en ello estoy; cuando hemos llegado a la rotonda de la Rectoría, hemos decidido dirigirnos hacia las antenas de Begues por su acceso principal, la pista encementada, que hemos tomado tras un bonito rodeo a instancia de El Hierro en la zona de Can Rigol; hemos llegado sin incidencias a las antenas, con el cielo amenazando lluvia, aunque finalmente nos hemos salvo.

En las antenas de Begues
  
Tras llegar a las antenas, hemos iniciado el camino de regreso, sabiendo de antemano que nuestras dificultades habían terminado; hemos decidido regresar por el camino más corto y rápido, y éste no era otro que dirigirnos hacia Torrellas, cosa que hemos hecho aún los tres juntos; Miguelillo, con un poco de prisa, se ha desviado poco tiempo después en la Roca del Barret, bajando por la conocida como "pista roja", en tanto que El Hierro y un servidor nos hemos dirigido hacia Torrellas, en donde El Hierro, alardeando nuevamente, se ha desviado a la altura de Catalunya en Miniatura hacia la Creu de Querol, por la conocida como "subida de las latas"; un servidor, bastante cansado ya, he proseguido, ahora ya siempre sobre asfalto, hacia Sant Vicenç dels Horts, cruzando poco después del puente de la autovía y autopista, y regresando ya a casa por el polígono de El Pla, sin nada más que resaltar, salvo mi deplorable estado de forma.


En la bajada de las antena de Begues

Datos técnicos:

Bonita salida de BTT, no exenta de cierta dificultad; en mi caso, la he empezado en Molins de Rei, desde donde me he dirigido hacia Sant Boi de Llobregat por las pistas paralelas el río; desde Sant Boi nos hemos dirigido hacia el cruce de Can Bori a través del Parque de la Muntanyeta y la gravera situada en el polígono industrial de Sales, llegado al cabo de poco tiempo a la carretera de Sant Climent, la BV2003, por la que hemos circulado brevemente hasta desviarnos a la izquierda poco antes de llegar a aquella localidad, para poner rumbo a Can Bori, a donde hemos llegado por el itinerario de toda la vida; desde Can Bori nos hemos dirigido hacia Begues, llegando a la carretera BV2041 por la Sierra de la Roca, circulando por la propia carretera durante unos kilómetros hasta llegar a la rotonda de la Rectoría, continuando muy brevemente por la propia carretera, ahora en bajada, para tomar ya las pistas y senderos que nos conducirán hacia las antenas de Begues a través de las zonas de Can Baró y Can Rigol; una vez hallamos coronado las antenas, iniciaremos el camino de regreso bajando hasta enlazar nuevamente con la zona de Can Rigol por lo que conocemos como la "el ascenso a las antenas por la cara  B", aunque ahora en impresionante descenso; nos dirigiremos después, coincidiendo ya con el itinerario de la ida, hacia la zona de Can Baró, por pistas paralelas a la carretera BV2041, que cruzaremos a la altura de la iglesia de Sant Cristòfol, en la zona de la Rectoría, dirigiéndonos ahora hacia Torrelles de Llobregat, a través de Torrelletes y Can Coll, hasta enlazar con la carretera BV2005, que nos llevará, ya sin dejarla, hasta San Vicenç del Horts, cruzando el puente existente sobre la autovía y la autopista, por el cual enlazaremos con el polígono de El Pla poco antes de llegar a Molins de Rei, poniendo así fin a esta salida.


La orografía de la etapa

Bonita salida de BTT, que presenta cierta dificultad; lo más destacable sería la subida desde el cruce de Can Bori hasta la carretera de Begues y, sobre todo, el ascenso a las antenas de Begues por la pista encementada, su itinerario principal.



El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 51 (dificultad moderada)

El track en Wikiloc

domingo, 31 de marzo de 2019

El Ordal, por Begues

Juan "El Hierro" , Miguel "Miguelillo" y un 
servidor, en la fuente de Avinyo Nou

Trayecto 159

31-03-2019

El Ordal

(por Begues)

Duración: desde las 9:00 a las 13:00 horas
Tiempo de pedaleo: 2:46 horas
Climatología: nublado; baja temperatura; poco viento
Terreno: asfalto; en perfectas condiciones
Distancia: 71,95 km/h 
Velocidad media: 26,04 km/h
Altitud acumulada: 745,60 m

Grupo:



Juan "El Hierro", Miguel "Miguelillo" y un
servidor, participantes en esta salida 

Crónica:

Poco a poco; sin prisas, sin pausas ... estas son nuestras premisas en estos momentos, al menos por lo que se refiere a Miguelillo y a un servidor; El Hierro come aparte, ya que, al disponer de mucho más tiempo que nosotros y contar con un buen equipo médico que lo miman (osteópatas, masajistas, biomecánicos, ...), eso le ha permitido conseguir un estado de forma excepcional, tal y como tenemos oportunidad de comprobar un día sí ... y otro también; hoy, como luego veremos, no ha sido una excepción; anoche a última hora organizamos la salida; en principio iba a venir igualmente Manolo "Bione", aunque finalmente no ha sido así; seguro que el próximo domingo no falla; hoy estrenábamos ya el nuevo horario, aunque a primeras horas de la mañana no las teníamos todas con nosotros; el cielo estaba totalmente tapado y amenazando lluvia, lo que en un primer momento nos ha hecho dudar, aunque finalmente hemos salido a la hora prevista desde la rotonda de los carreteros, como siempre; cuando he llegado, ya me estaban esperando mis compañeros de fatigas; no sabíamos muy bien qué ruta íbamos a hacer; un servidor se había decantado por la conocida Costas-Olivella-Ordal, aunque finalmente la realizada ha sido Begues-Ordal; como en anteriores salidas, nuestra intención era la de ir "de tranquis", y bajo esta condición hemos iniciado la salida desde nuestra rotonda pasados unos minutos de las 9:00 horas.


En la rotonda de los carreteros,
poco antes de salir

Nos hemos dirigido directamente hacia Begues, nuestra primera dificultad orográfica; de nada han servido mis explicaciones respecto a que la subida de Begues era, sobre el papel, más dura que las Costas de Garraf; pese a ello nos hemos mantenido agrupados durante casi todo el recorrido, si exceptuamos algunos momentos en que El Hierro, gracias a la cadencia con la que habitualmente se mueve, se nos ha escapado un poco, aunque siempre se ha mantenido a escasa distancia; como siempre, nos ha contado la trola de que tenia, no sabemos muy bien qué, en una rodilla; sin embargo ello no le ha impedido ir en todo momento con una cadencia próxima a las 100 ppm; nuevamente tenemos que recordarle aquello de: "Hierrooooo, que se te ve el plumero"; jeje; la temperatura de la que hemos gozado, cuanto menos llaneando y subiendo, era la ideal, pese a que Miguelillo no hacía más que quejarse; seguro que esta noche se ha enfriado un poco; jeje; hemos subido hasta Begues sin grandes agobios, con el platín.


En el Alto de Begues, nuestro
primer objetivo de esta salida

Cuando realmente hemos pasado frío ha sido en la bajada de Begues, en donde hemos imprimido un fortísimo ritmo, ahora sí, los tres juntos, lo que nos ha permitido llegar a la localidad de Avinyo Nou en un santiamén, en donde hemos parado, como hacemos normalmente.


Miguelillo y un servidor,
en Avinyo Nou

Tras nuestra parada en la plaza de Avinyo Nou, hemos continuado la marcha hacia el puerto del Ordal, pasando nuevamente bastante frío antes de empezar a subir las primeras rampas; todo ha ido bien, aunque hemos advertido mucha presencia de Mossos d'Esquadra, lo que nos ha hecho adivinar que la Volta pasaría por aquí al cabo de poco tiempo; pese a ello, aún nos ha dado tiempo de subir la primera rampa tras la "fuente amarilla", y avanzar hasta encarar la rampa que nos encontramos antes de llegar a la localidad de Ordal, en donde la policía nos ha hecho parar; allí hemos permanecido un buen rato esperando a que pasara la Volta; la verdad es que nos ha venido muy bien, ya que ello ha permitido que nos recuperáramos totalmente; El Hierro no ha querido dejar pasar la oportunidad y ha tirado algunas fotos; aquí hay unas muestras:



Aquí estamos poco antes de llegar a la localidad 
de Ordal, esperando a que pasara la Volta

Una vez ha pasado la Volta, hemos reanudado nuestra marcha, ya sin ninguna incidencia más, habiendo puesto un ritmo aparente, lo cual nos ha permitido llegar al Coll del Ordal rápidamente, iniciando el regreso a casa aprovechando la fuerte bajada; en el cruce de Cuatro Caminos, Miguelillo y El Hierro han girado por Sant Vicenç dels Horts para llegar cuanto antes a casa, en tanto que un servidor he continuado hasta Molins de Rei, poniendo así fin a esta bonita salida.

Datos técnicos:

Típica salida de inicio de temporada, sin dificultad alguna; la hemos comenzado dirigiéndonos hacia el puerto de Begues, que hemos subido tras llegar al pie a través de Sant Boi de Llobregat por la carretera de Sant Vicenç dels Horts cruzando el puente nuevo sobre la autovía y la autopista, y desplazándonos después hasta Viladecans y Gavá; tras superar el puerto de Begues, hemos continuado por la misma carretera BV2411 hasta llegar hasta Avinyo Nou, desde donde nos hemos dirigido hacia el puerto del Ordal por la N-340, poniendo a continuación rumbo a Molins de Rei por la propia carretera nacional y pasando antes por las localidades de Vallirana, Cervelló y Sant Vicenç dels Horts.

La altimetría de la etapa

La etapa no reviste ninguna dificultad, salvo cuando tengamos mucha prisa y la hagamos a un fuerte ritmo; lo más complicado, como se aprecia en el gráfico, serían las subidas a los altos de Begues y el Ordal; todo lo demás no cuenta.

El itinerario de la etapa


Índice I.B.P. 55 (normal)


domingo, 24 de marzo de 2019

Sitges


Los participantes en la salida de hoy, 
en la rotonda de Las Filipinas

Trayecto 171
24-03-2019

Sitges

(por las Costas de Garraf y regreso por el Alto de Sant Climent)



Datos de la etapa:

Duración: desde las 9:00 a las 14:00 horas  
Tiempo de pedaleo: 3:22 horas
Velocidad media: 24,54 km/h
Climatología: soleado; calor 
Terreno: asfalto 100%; seco
Distancia: 82,40 km
Altitud acumulada: 713,00 m.

Grupo:


Los integrantes de la salida, por orden alfabético:
Juan "El Hierro", Miguelillo y un servidor

Crónica:

Bueno, bueno ... por fin hemos empezado a asomar el bigote; esperemos que dure; la salida creo que fue organizada por El Hierro; por lo que a mí respecta, me enteré ayer a última hora; no las tenía todas conmigo después de la salida del día anterior, con el Mandanguero, ya que no me había recuperado del todo, aunque la circunstancia de que se hubiese apuntado Miguelillo, a quien no veía desde una eternidad, me animó, aunque mucho más el hecho de que hiciera otra eternidad que no saliera, lo que me iba a permitir ir con él, sin muchos agobios; jeje; finalmente Manolo "Bione", el cuarto integrante de nuestro grupo "Ponte a Rueda", no ha venido; pues nada, habíamos quedado a las 9:30 en la rotonda de los carreteros El Hierro y un servidor, que teníamos que reencontrarnos con Miguelillo a las 10:00 en la rotonda de las Filipinas; unos pocos minutos antes de la hora me he presentado en el lugar de encuentro; El Hierro ha llegado poco tiempo después; tras las saludos acostumbrados hemos ido en busca de Miguelillo; por el camino, El Hierro me ha ido explicando todas las lesiones que tiene; la verdad es que he perdido la cuenta; parece ser que incluso le había picado un morgaño la noche anterior; por tal motivo ha debido ponerse en manos de un sinfín de especialistas, entre osteópatas, biomecánicos, masajistas, ... además del médico de cabecera y no sé cuantos galenos más; dice que prácticamente no sale, aunque eso no le impide acudir 3 veces a la semana al gimnasio, además de hacer un montón de kilómetros; bueno ... no sigo; como ya lo conocemos, no le he hecho mucho caso, sobre todo cuando le he visto manejar la bici con una cadencia inusitada, sin que diera muestra alguna de padecer cualquier lesión; Hierrooooo, que se te ve el plumero!!!!!!!!; jajajaja; pues nada, poco antes de las 10:00 hemos llegado a la rotonda de las Filipinas, en donde Miguelillo se ha presentado al cabo de unos minutos; en este caso, cuando le hemos visto de lejos, no sabíamos muy bien si se trataba de nuestro amigo o de un luchador japonés de sumo; jejeje; sí, ha puesto unos kilillos; lo mismo que un servidor; nos daba un poco de vergüenza ponernos al lado de El Hierro, con su imponente y estilizada figura; tal y como estaba previsto, nos hemos dirigido a la autovía, poniendo un ritmo bastante llevadero, lo que nos ha permitido ir en todo momento agrupados y sin incidencias de ningún tipo, aunque poco a poco nos hemos ido animando; al poco tiempo hemos llegado a pie de costas, en donde El Hierro ha tomado ya la delantera; Miguelillo y yo lo seguíamos a distancia, jurando y perjurando que muy pronto caerá en nuestras fauces; de vez en cuando, El Hierro, con objeto de restregarnos aún más su buen estado de forma, se paraba y nos esperaba, poniéndose a la retaguardia para pasarnos a los pocos minutos alardeando de lo bien que se encuentra; el Dios que lo menea; Miguelillo no las tenía todas consigo; pensaba que debería poner el pie en tierra en cualquier momento, aunque ello no ha ocurrido; como le he recordado, "el que tuvo, retuvo", y la verdad es que nuestro amigo no hace mucho que tenía, y mucho; hemos llegado, eso sí, agrupados a la gasolinera de Sitges, tras superar las costas, parando a tomarnos unas cervezas en el restaurante que allí se encuentra.



 Aquí estamos en el restaurante
de la gasolinera de Sitges

Tras tomarnos las cervezas y recordar viejos tiempos, hemos comenzado el camino de regreso, dirigiéndonos nuevamente a las costas, en sentido contrario, al principio los tres agrupados, aunque El Hierro enseguida se ha vuelto a ir; tampoco en este caso hemos tenido ninguna incidencia, salvo algunas insolencias de conductores impacientes; habíamos acordado endurecer algo la salida regresando por el Alto de Sant Climent, aunque finalmente Miguelillo no ha podido debido a la hora; nos hemos despedido en el paseo de Castelldefels, prosiguiendo El Hierro y un servidor hacia el Alto de Sant Climent, que hemos superado sin excesivos problemas, pese a que un servidor iba ya acusando sobremanera el bajo nivel y al alto peso; jeje; al llegar a Sant Boi nos hemos despedido; en mi caso he proseguido por el camino de costumbre, llegando a Santa Coloma de Cervelló rápidamente y desde aquí ya a casa, sin nada más que contar.



En las Costas de Garraf,
en el camino de regreso

  Datos técnicos:

Salida con poca historia; la hemos comenzado, en mi caso, en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido hacia la autovía de Castelldefels, pasando previamente por Viladecans, dirigiéndonos desde aquí a la autovía de Castelldefels por la carretera B-204, enlazando al final con la carretera C-245, que ya no dejaremos hasta llegar a Sitges, tras pasar por las Costas de Garraf, iniciando el regreso por el mismo camino, si bien en esta ocasión tomaremos el Paseo Marítimo de Castelldefels, por el que continuaremos hasta desviarnos al cabo de unos 2 kilómetros para enlazar nuevamente con la carretera C-245, por la cual continuaremos, pasando por Castelldefels y Gavá antes de llegar a Viladecans, por donde nos desviaremos para dirigirnos hacia Sant Climent por la carretera BV-2003 al principio, y la BV-2004 al final, llegando así a Sant Boi, desde donde nos dirigiremos hacia Santa Coloma de Cervelló a través de la zona de la Colonia Güell, callejeando en ocasiones, y tomando ya en esta localidad la carretera BV-2002 Sant Boi-Sant Vicenç, por donde continuaremos con dirección a Molins de Rei, a donde llegaremos por el Polígono de El Pla, tras cruzar el puente que atraviesa la autovía y la autopista.


La orografía de la etapa

Salida con muy pocas dificultades orográficas, salvo el ascenso a las Costas de Garraf, tanto en la ida como en la vuelta, y el llamado Alto de Sant Climent; poca cosa más.


El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

I.B.P. 57 (fácil)

sábado, 23 de marzo de 2019

Esparreguera

Aquí estamos José Cusí "El Mandanguero"
y un servidor, tras superar la última dificultad

Trayecto 196
23-03-2019

Esparreguera 

(por Piera y regreso por Olesa, Ullastrell y Castellbisbal)


Datos de la etapa:


Duración: desde las 8:00 a las 12:30 horas 
Tiempo de pedaleo: 4:03 horas
Velocidad media: 21,03 km/h
Climatología: soleado; temperatura agradable 
Terreno: asfalto; seco.
Distancia: 82,25 km
Altitud acumulada: 1.175,20 m

Grupo:


 José Cusí "El Mandanguero" y un servidor, 
los participantes en la salida de hoy

Crónica:

Como decía el gran pensador chino Confucio, "沒有什麼比給Mandanguero曼丹加更令人愉快了", o lo que es lo mismo, "No hay nada más placentero, que dar mandanga a un mandanguero"; esta era mi premisa en esta salida de hoy; pese a mi desastroso estado de forma, me había propuesto nada más y nada menos que dar "mandanga de la buena" a todo un señor mandanguero; la noche anterior estuvimos hablando, y nuestro amigo José Cusí me había jurado y perjurado que estaba en peor forma que yo, por eso acepté el reto de inmediato, a sabiendas de que a pesar de mi estado, el trofeo valía la pena; como ahora veremos, nada más lejos de la realidad; a eso vamos; habíamos quedado a las 8:00 horas en el Terraplé de Molins de Rei, como otras veces, y cuando me he presentado allí, nuestro amigo ya estaba esperando; tras los saludos de rigor, enseguida hemos comenzado la marcha; la etapa que inicialmente habíamos previsto era la misma que hemos realizado finalmente, aunque en sentido contrario; he podido convencer de ello al mandanguero, y con tal propósito hemos salido; teníamos previsto dirigirnos a Martorell por la carretera de la chatarra, aunque un poco antes, nuestro amigo ha introducido el primer cambio, consistente en subir por Castellbisbal hacia la llamada carretera de los once, para dirigirnos al llegar allí hacia Martorell; al poco tiempo de salir he podido comprobar que nuestro amigo Cusí se encontraba en bastante mejor forma que yo, y no solo eso, sino que su propósito, al igual que el mío, era repartir mandanga a diestro y siniestro; de nada han servido mis explicaciones respecto a aquello de que "tanto es el que dá como el que recibe" (ya se me entiende, ¿no?), ya que nuestro amigo venía con la lección bien aprendida y me ha recordado, respondiéndome rápidamente, aquello de: "sí, sí, Señoría, todo lo que Vd. quiera, pero apunte ahí que quien daba era yo"; el Dios que lo menea; menudo panorama se me presentaba; en la subida de Castellbisbal ha empezado ya a darme mandanga, llevándome con la lengua fuera, y eso que nuestro ritmo, después de todo, era muy ... placentero; que nadie piense mal ¿ehh?; tan mal me ha visto que cuando hemos llegado a la última rotonda, tras superar Castellbisbal, poco antes de encarar lo que conocemos como el "Alto de Castellbisbal", ha aceptado mi sugerencia de que prosiguiéramos girando a la izquierda con dirección al Polígono del Congost, bajando hasta el final de la carretera de la chatarra; en esta bajada he podido recuperarme algo, aunque sabía que las dificultades no tardarían mucho en reaparecer; hemos llegado al Congost y desde aquí hemos proseguido hacía Martorell y Piera, sabiendo de antemano que "El Mandanguero" volvería a la carga en una carretera claramente pestosa que parece no tener fin; he ido sufriendo como un bendito, con el aliento del mandanguero en el cogote; al llegar a Piera, hemos parado para hidratarnos un poco, además de descansar, antes de dirigirnos hacia Esparreguera, nuestro destino en esta ocasión; conocía muy bien este trayecto, y por eso sabía que durante los primeros kilómetros continuaría sufriendo; menos mal que "El Mandanguero", claramente aburrido, se había adelantado, dejándome con mi sufrimiento en solitario; unos kilómetros antes de llegar a Esparreguera, con la carretera ya mucho más favorable, he recuperado algo, llegando bien a Olesa, los dos juntos nuevamente; tan bien pensaba que me encontraba, que le he propuesto a nuestro amigo proseguir por el alto de Ullastrell, en donde finalmente iba a cavar mi propia tumba; en cuanto la carretera ha empezado a empinarse, me ha colocado en mi sitio; me ha venido a la mente otra de las frases míticas del maestro Confucio, "騎自行車2加2總是4", es decir, "en el ciclismo 2 más 2 son siempre 4"; está muy claro; en el ciclismo uno no puede mentir; si no estás bien, simplemente no tiras, hagas lo que hagas y te pongas como te pongas; cada vez me encontraba peor; hemos pasado a 3 imponentes jóvenes ciclistas que habían parado y que, en cuanto han proseguido su marcha, nos han superado como una exhalación; pese a la estupenda visión que tenía delante, no he podido, por más que lo he intentado, mantenerme a su estela; había perdido incluso la del mandanguero, mucho menos agradable, que seguro que me habría cambiado por estas ciclistas, aunque se ha mantenido a mi vera, haciendo verdaderos equilibrios para no caerse de la bici; tras superar las rampas más duras, incluso he tenido que poner pie en tierra para tomar aliento, llegando ya poco después a Ullastrell, algo más fresco, aunque sabiendo que aún me quedaban las rampas finales, antes de incorporarnos a la carretera de los once; "El Mandanguero" se había adelantado, radiante de felicidad debido a la mandanga que estaba repartiendo, y allí me estaba esperando con la boca abierta, sediento por rematarme; hemos proseguido los dos juntos hacia Molins, en una carretera ya claramente descendente, sin incidencias; menos mal que "El Mandanguero" creo que ya tenía bastante y ha aflojado el ritmo; hemos pasado por Castellbisbal nuevamente, aunque ahora en trepidante bajada, llegando a la carretera de Caldas y poniendo rumbo a Molins por élla; en el camino se nos ha unido Jaime, que había salido a realizar una salida relámpago a Olesa de preparación para la salida dura de mañana; también nos ha pasado el grupo de "los verdes", comandados en esta ocasión por Joan Cifré, aunque, por lo visto, con más prisa que nosotros; jeje; al llegar a Molins en compañía de Jaime, hemos parado para tomarnos un refrigerio, poniendo fin a esta salida; desde luego, no recuerdo en estos momentos haberme encontrado nunca tan mal; ahora ya solo tengo una meta obsesiva: devolver al mandanguero la mandanga que hoy me ha dado él; espero que no pase mucho tiempo; ¿has oído, mandango?; pues eso ...


Aquí estamos en Molins de Rei Jaime, 
el Mandanguero y un servidor 

Datos técnicos:

Muy bonita salida; la hemos comenzado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido hacia la carretera de la chatarra a través de la C-1413, pasando por las inmediaciones de El Papiol;en esta ocasión no hemos proseguido hacia la carretera de la chatarra, continuando por la carretera C-1413, para desviarnos poco después hacia Castellbisbal; una vez superada esta población, nos hemos desviado a la izquierda, tomando la carretera BV-1501 para dirigirnos al final de la carretera de la chatarra, desde donde hemos continuado para llegar al Polígono del Congost, poniendo rumbo a Martorell por la N-II; en Martorell nos hemos desviado a la izquierda tomando la carretera B-224, con dirección a Piera, pasando por la Beguda Baixa y Masquefa antes de llegar; tampoco en este caso llegaremos a Piera, ya que unos metros antes de entrar en el pueblo, nos desviaremos a la derecha para dirigirnos a Esparreguera por la carretera B-231, prosiguiendo hacia Olesa de Montserrat, a donde llegaremos por la carretera C-1414; tras callejear un buen rato, seguiremos por la carretera BV-1201, desviándonos a la izquierda al cabo de unos kilómetros, para poner rumbo a Ullastrell, a donde llegaremos tras superar el alto el mismo nombre por la carretera BV-1202, que ya no dejaremos hasta enlazar con la llamada "carretera de los once", la C-243, por la que continuaremos durante un kilómetro hasta dejarla para dirigirnos a Castellbisbal, pasando por esta localidad antes de llegar nuevamente a la "carretera de Caldas", la C-1413, que ya no dejaremos hasta llegar a Molins de Rei.


La orografía de la etapa

Se trata de una salida muy bonita, que no presenta excesivas dificultades; lo más resaltable sería el acceso a Castellbisbal y al Alto de Ullastrell, aunque también nos encontraremos con muchos tramos llamados "pestosos", de subidas y bajadas constantes que nos harán mella.


El itinerario de la etapa

Índice I.B.P. 74 (dificultad moderada)

El track en Wikiloc

domingo, 3 de marzo de 2019

El Coll de la Mata


Los participantes en la salida de hoy
en el Parque Llobregat, poco antes de salir

Trayecto 195
03-03-2019

Salida 5: El Coll de la Mata 

(por Sant Llorenç d'Hortons y Piera y regreso por Sant Sadurní d'Anoia)



Datos de la etapa:


Duración: desde las 7:45 a las 13:45 horas 
Tiempo de pedaleo: 5:06 horas
Velocidad media: 22,28 km/h
Climatología: soleado; temperatura agradable 
Terreno: asfalto; seco.
Distancia: 113,41 km
Altitud acumulada: 1.160,60 m

Grupo:


 5ª salida oficial de 
temporada de Sprint Bike

Crónica:

La verdad es que no hay mucho que contar, lo cual no es mala noticia, ya que eso significa que no ha pasado nada lamentable en esta salida, que para un servidor era la primera oficial de la temporada con el club; espero que por fin hayan quedado atrás mis problemas prostáticos, que me han mantenido en el dique seco más de 2 meses, si exceptuamos alguna salida imprudente durante el tiempo de convalecencia; no puedo por menos que referirme nuevamente a mis comentarios efectuados en la crónica del día 26-01-2019, cuando relataba aquello de: <<... me viene por ello a la memoria lo acontecido al gran pensador chino Confucio allá por el año 507 a.c. durante un largo viaje, en el que en un momento dado, debido a las urgencias urinarias que le aquejaban desde hacía rato, pronunció una frase dirigiéndose a su cochero, que encierra toda la sabiduría de la doctrina del confucionismo y que sin ninguna duda ha pasado a la posteridad: “因为,我...小便", o lo que es lo mismo, "para, para ... que me meo"; a partir de ese momento, todos supieron que cuando la vejiga aprieta hay que parar; ¿todos?; en fin ... posiblemente ese sea el origen de la infección aguda de orina, con afectación de la próstata, que me ha mantenido en el dique seco durante los dos últimos meses, con una breve hospitalización incluida; espero que ello no caiga en saco roto para nadie a partir de ahora; desde luego puedo asegurar que no es nada agradable>>.

Me he referido nuevamente a esto porque hoy, durante la salida, he podido presenciar algunas urgencias urinarias que celebraría no pasaran de ahí; convendría no obstante tener en cuenta que ... ; "bueno, bueno, ya lo has dicho; y ahora, ¿quieres empezar ya con la crónica sin perder más tiempo?"; bien, a eso voy.

Poco antes de la hora prevista, me he presentado en el lugar de salida, en donde poco a poco se han ido presentando los integrantes del numeroso grupo que finamente hemos podido reunir; como he dicho, era mi primera salida oficial de la temporada, con el agravante en esta ocasión de que, a mi deplorable forma hemos de unir la circunstancia de que estoy a punto de llegar a las 12 arrobas de peso; la verdad es que no las tenía todas conmigo; mi intención era realizar un recorrido alternativo allá por Piera, antes de que comenzaran las hostilidades; pero bueno, eso vendrá más tarde; pasados unos minutos de la hora prevista, como siempre, hemos comenzado nuestra salida; esta vez éramos mas de una veintena; Pedro se nos ha unido por el camino; pese a que durante estos primeros momentos el ritmo era totalmente anodino, enseguida me he percatado de que iba un tanto "pasado de rosca", lo que sin duda alguna me iba a pasar factura más tarde; por supuesto ni siquiera he podido "oler" ningún repecho, tal y como normalmente acostumbro, ya que bastante tenía con intentar no quedarme rezagado, lo que no siempre he podido conseguir, ni siquiera en estos primeros momentos; la mañana, eso sí, era espléndida; el único incidente que se ha producido en estos momentos iniciales, si queremos llamarlo así, ha sido el pinchazo sufrido por Óscar Canales en la carretera de la chatarra; enseguida hemos reanudado la marcha con dirección a Gelida, por el itinerario de costumbre, y tras pasar por Martorell, he podido ya desengañarme del todo; estaba claro que ésta no era mi película; en cuanto la carretera ha comenzado a empinarse, ha aparecido mi sufrimiento; tan solo he encontrado el consuelo, por llamarlo así, de Ferrán; sin desmerecer un ápice a nuestro amigo, he pensado que su pretensión era echarme una mano -y seguro que así ha sido- aunque más tarde descubriría que tampoco él iba, como se dice, sobrado; desde luego nos podíamos dar la mano, aunque creo que en estos momentos él iba mejor que yo; a esa conclusión he llegado cuando nos hemos desviado poco antes de llegar a Gelida, hacia Sant Llorenç d'Hortons, por una carretera típicamente pestosa, que me ha relegado sin remedio a la retaguardia; no sé muy bien por qué, pero el caso es que esta carretera, incluso cuando he estado en un buen estado de forma, siempre se me ha atragantado; pues nada, como iba diciendo, he continuado por aquí en la cola; suerte que he podido pasar a Paco Cañete, que había tenido que parar para una urgencia urinaria -ojo, Paco-, el cual, poco después se ha puesto a mi altura, uniéndonos al grupo, que nos estaban esperando poco antes de llegar a Sant Llorenç d'Hortons; hemos continuado, nuevamente por una carretera pestosa que me iba engullendo sin piedad, cada vez más; tanto, que tenía ya totalmente decidido girar hacia Esparreguera al llegar a Piera, abandonando al grupo; y eso es lo que hubiera hecho si no llega a ser por Carles, Cáceres y el propio Ferrán, que han insistido en que continuara hasta el final; hemos ido juntos prácticamente ya hasta Piera, junto con Veri, al que hemos podido atrapar al cabo de un rato; la verdad es que me he dejado convencer sin ofrecer resistencia, aunque sabía que lo pasaría mal, y verdaderamente no me he equivocado; la primera muestra la he tenido poco antes de llegar a Capelledes, padeciendo las rampas de costumbre antes de llegar a la fuente, en donde hemos vuelto a parar; lo malo es que ya desde aquí hasta culminar el Coll de la Mata, nuestro destino en esta salida, la carretera no ha dejado de empinarse, con muy poco desnivel -eso sí- aunque el suficiente para que no cesara mi tormento; como de costumbre, el primero en llegar al alto ha sido Óscar Canales, que este año, como los anteriores, creo que tampoco tiene intención de perdonar "ni una"; he llegado a pocos metros de Ferrán, al que no he perdido de vista en ningún momento, prueba evidente de que nuestro amigo no iba sobrado precisamente; detrás ha llegado Quique, que había pinchado, y otro compañero cuyo nombre no recuerdo en este momento; tras la foto de rigor, hemos comenzado ya el regreso, por una carretera con clara tendencia descendente, aunque se empinara en ocasiones; rápidamente hemos llegado a Sant Sadurní d'Anoia, tomando la carretera de Gelida nuevamente; aquí ha sido en donde mi cuerpo ha dicho basta, y me ha hecho pagar con creces no solo mi larga inactividad y el tejido adiposo que se me ha acumulado sin saber muy bien por qué -bueno, sí que lo sé, jejeje- sino los botes de antibiótico que me he tragado durante esto largos últimos dos meses para controlar la infección, y que aún persiste; no deja de ser curioso que en estas condiciones prácticamente uno no puede ni dar siquiera pedales, tratándose además de una zona llena de repechos que normalmente supero acelerando y alardeando, con el plato grande y un gran desarrollo; eso no ha ocurrido hoy; pensaba que nuevamente iba en la retaguardia cuando he llegado a Gelida y me he encontrado con el grupo, sin percatarme de que Ferrán, que seguro que ahora iba peor que un servidor, iba por detrás; cuando se ha reincorporado, hemos proseguido, aunque tanto Ferrán como un servidor, sufriendo cada vez más; poco después de pasar por Martorell, nos hemos quedado nuevamente en la retaguardia, y hemos continuado juntos, a un ritmo de risa; en la carretera de la chatarra me he percatado de que el bueno de Ferrán se iba quedando cada vez más atrás, y he parado para esperarle, aunque de nada ha servido, ya que unos metros más adelante ha parado, ya sin reservas de ningún tipo, y me ha suplicado que continuara yo solo; por supuesto le he dicho que no, aunque ante su insistencia y tras telefonear a su "santa" para que viniera a recogerlo con el coche, no he tenido ya más remedio que continuar, exhausto eso sí, y llegar en solitario a Molins de Rei, poniendo así fin a esta bonita etapa, que hoy, muy a pesar, no he podido disfrutar como hubiera querido; la dejamos para mejor ocasión.


 El orden de llegada
en el Coll de la Mata

Datos técnicos:

Muy bonita salida; la hemos comenzado en Sant Feliu de Llobregat (un servidor, en Molins de Rei), desde donde nos hemos dirigido hacia la carretera de la chatarra a través de la C-1413, pasando por Molins de Rei y las inmediaciones de El Papiol, incorporándonos a la carretera N-II por el Polígono Industrial de El Congost, por el que hemos continuado con dirección a Martorell, desviándonos en esta localidad para tomar la carretera de Gelida, la C-243, por la cual hemos continuado; poco antes de llegar a esta localidad, nos desviaremos hacia Sant Llorenç d'Hortons por la carretera BV-2249, que dejaremos tras pasar por esta localidad para dirigirnos hacia Piera por la carretera BV-21241 primero y las B-224 después, continuando por ésta última con dirección a Capellades, pasando previamente por Vallbona d'Anoia, dirigiéndonos a continuación hacia nuestro destino: el Coll de la Mata, al que llegaremos tras desviarnos a la salida de Capellades por la carretera B-244, que ya no dejaremos hasta llegar a Sant Sadurní d'Anoia, pasando por las inmediaciones de Sant Pere Sacarrera, Sant Quintí de Mediona y Sant Pere de Riudebitlles; en Sant Sadurní tomaremos la carretera de Gelida, la C-243, por la que llegaremos a Martorell, poniendo rumbo a casa por la N-II, si bien nos desviaremos poco antes de llegar a Sant Andreu de la Barca para tomar la conocida como la "carretera de la chatarra", por la que llegaremos ya casa tras enlazar con la carretera de Caldas, las C-1413, vía El Papiol y Molins de Rei.


La orografía de la etapa

Muy bonita etapa, que a pesar de no incluir dificultades orográficas concretas, se hace muy dura por los muchos kilómetros de terreno llamados "pestosos"; lo más complicado seria el Coll de la Mata, bastante largo y tendido; poca cosa más. 


El itinerario de la etapa


Índice I.B.P. 96 (dificultad moderada)

El track en Wikiloc

domingo, 27 de enero de 2019

El Alto de Vacarisses

 Los participantes en la salida,
en la rotonda de Olesa

Trayecto 193
27-01-2019

El Alto de Vacarisses 

(por Monistrol-Castellbell y regreso por la carretera de los Once)



Datos de la etapa:


Duración: desde las 8:00 a las 13:00 horas 
Tiempo de pedaleo: 4:35 horas
Velocidad media: 20,39 km/h
Climatología: nubes y claros; fresco 
Terreno: asfalto; húmedo; mojado en zonas
Distancia: 96,36 km
Altitud acumulada: 1.060,60 m

Grupo:


Salida en compañía de 
integrantes de Sprint Bike

Crónica:

Parece que por fin hemos vuelto a las buenas costumbres una vez superados mis problemas prostáticos; esperemos que dure; como decía el beato San Meón, "ahora meo como los ángeles"; jeje; durante la salida de ayer me propuse realizar esta bonita etapa, que incluye el ascenso al Alto de Vacarisses por la vertiente de Monistrol-Castellbell, última dificultad de la Brevet-200 del club, y ello en la medida de que el año pasado tuve algunas dificultades en encontrar el acceso un poco antes de llegar a Castellbell i el Vilar; por eso, ayer, cuando Nino se interesó por la salida, le comenté mis intenciones; Antonio Polo, que no se pierde una, enseguida entró al quite; quedamos a las 8:00 horas, aunque estuve a punto de retrasarla debido a que nadie más se interesó; ni siquiera los "máquinas", que seguro que la salida de 200 km de ayer a Blanes les supo a poco; por eso tenía decidido retrasarla a las 9:00 horas, aunque poco antes de las 8:00 recibí un WahtsApp que decía que ya estaban esperando; por eso, pasados unos minutos de las 8:00 horas, tras presentarme en el lugar de costumbre, hemos salido Antonio Polo, Yolanda, que tampoco se pierde una y se ha empeñado en terminar la Brevet-200, y un servidor; por el camino se nos unió otro carretero cuyo nombre no recuerdo; creo que se llamaba Paco Pío, aunque no estoy seguro; dese luego la salida ha sido una delicia, y eso que a primeras horas de la mañana el tiempo no acompañaba del todo; incluso las nubes amenazaban lluvia, aunque eso no ha ocurrido; nos hemos dirigido hacia Olesa por el mismo itinerario de ayer, a un ritmo algo más elevado debido a que hoy Yolanda "andaba" mejor; creo que por fin ha entendido y asumido que en el ciclismo, al menos en el nuestro, el único secreto está en salir; hemos llegado rápidamente a Olesa, en donde hemos efectuado nuestra primera parada técnica, reanudando enseguida la marcha con dirección a Monistrol, cosa que hemos hecho por la carretera de la Colonia Sedó; tanto Antonio como Yolanda creo que no conocían la zona, por lo que se han quedado prendados; Paco Pío creo que sí; la temperatura era cada vez más fría, y eso que en ocasiones nos calentaba el sol, aunque las zonas sombrías estaban no solo muy húmedas, sino incluso mojadas, lo que nos ha obligado a tomar precauciones; desde Monistrol, a donde igualmente hemos llegado sin incidencias de ningún tipo, hemos puesto rumbo ya hacia nuestro principal destino, que en esta ocasión no era otro que el Alto de Vacarisses, cuyo acceso hemos tomado poco antes de llegar a Castellbell; en cuanto hemos iniciado las primeras rampas, enseguida nos hemos percatado de que Yolanda debía poner una marcha menos, motivo por el cual Antonio Polo y Paco Pío se han distanciado, llegando a Vacarisses con tiempo suficiente para tomarse un café mientras llegábamos Yolanda y un servidor, aunque tampoco hemos perdido demasiado tiempo, que conste; tan bien estábamos que incluso hemos acordado regresar por la carretera de los Once, y allá que nos hemos dirigido disfrutando ahora de la bonita bajada hasta Olesa; cuando hemos comenzado a subir por la carretera de los Once, nuevamente Antonio Polo y Paco Pío se han marchado, en tanto que Yolanda y un servidor lo hemos hecho al unísono; ahora sí que Yolanda ha dado algunas muestras de flaqueza, aunque no demasiadas, por cuyo motivo ya no hemos vuelto a ver a los demás; Antonio creo que tenía algo de prisa; tampoco ahora hemos tenido incidencias de ninguna clase, llegando a Molins de Rei, tras disfrutar de la bajada de Castellbisbal como "locos", incluso ahora ya con muy buen tiempo, poniendo poco después fin a esta bonita, no exenta de dificultad, salida; seguimos en la onda. 

Datos técnicos:

Muy bonita salida; la hemos comenzado en Sant Feliu de Llobregat (un servidor, en Molins de Rei), desde donde nos hemos dirigido hacia la carretera de la chatarra a través de la C-1413, pasando por Molins de Rei y las inmediaciones de El Papiol, incorporándonos a la carretera N-II por el Polígono Industrial de El Congost, por el que hemos continuado con dirección a Martorell, desviándonos en esta localidad para tomar la carretera de Terrassa C-243 poco antes de llegar a aquella localidad, por la cual circularemos durante unos minutos antes de desviarnos a la izquierda para poner rumbo a Olesa de Montserrat, llegando aquí por la carretera local de siempre, la BV-1201; en Olesa tomaremos la carretera C-1414 que se dirige a Esparreguera, aunque al cabo de unos centenares de metros, tras cruzar el río, nos desviaremos a la derecha con dirección a la Colonia Sedó, enlazando tras pasar por la misma con la carretera local B-113 que nos dejará en la general C-1411, cerca ya de Monisttrol; aquí nos dirigiremos hacia Castellbell i el Vilar, aunque antes de llegar a esta localidad, a la altura de La Bauma, nos desviaremos a la derecha tomando la carretera de Terrassa, por la que transitaremos brevemente antes de desviarnos a la izquierda con dirección a Vacarisses, tomando la preciosa carretera BV-1212 en el corazón de la Vall de Montserrat; desde Vacarisses nos dirigiremos nuevamente a Olesa de Montserrat, esta vez por la bonita carretera en bajada B-120; una vez lleguemos a Olesa, iniciaremos ya el regreso por el mismo itinerario de la ida, la carretera BV-1201, aunque en esta ocasión al llegar a la carretera Martorell-Terrassa, la C-243, nos desviaremos por ella a la izquierda,  prosiguiendo en subida hasta el desvío que conduce a Castellbisbal por la carretera B-151, que tomaremos en bonita bajada, la cual nos llevará a la carretera de Caldas, la C-1413, que tomaremos ya con dirección a Molins de Rei-Sant Feliu, pasando por las inmediaciones de El Papiol, poniendo así fin a esta bonita salida.


La orografía de la etapa

Se trata de una etapa que no carece de dificultades orográficas de cierta consideración; destacaremos la carretera de la Colonia Sedó hasta enlazar con la general, el Alto de Vacarissees en su vertiente de Monistrol-Castellbell y el Alto de los Once.



El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 81 (dificultad moderada)