EnBicicleta

sábado, 31 de mayo de 2014

Salida del 31-05-2014: Los 5 altos + el Tibidabo (Begues, Casots, Ordal, Creu Aregall, Once y el Tibidabo)

 
En el Tibidabo
 
Trayecto 121
31-05-2014

"Los 5 altos + el Tibidabo"
(Begues, Casots, Ordal, Creu Aregall, Once y Tibidabo)


Duración: desde las 7:30 a las 14:30 horas
Climatología: despejado; temperatura agradable
Terreno: asfalto 100% en perfectas condiciones
Distancia: 175,00 km a una media de 25 km/h
Altitud acumulada: 3.000 m

Crónica:

Después de algunos intentos anteriores en los que no había podido terminar esta dura etapa debido al poco tiempo del que disponía, hoy por fin he podido hacerlo; para ello se han debido cumplir dos requisitos fundamentales: salir temprano e imprimir un buen ritmo; ambas cosas las he podido lograr y por eso hoy me he ido para casa "más contento que unas castañuelas", ya que además de haber hecho los deberes, he tenido unas sensaciones fabulosas en todo momento; la etapa la conocía de sobras hasta llegar a Molins de Rei; el día 26-04-2014 la hice parcialmente con Estarqui, quedándome en Molins de Rei, y el día 24-05-2014 con El Hierro, regresando a Molins de Rei desde Terrassa; hoy en cambio, como hemos dicho, la hemos podido rematar con la subida al Tibidabo; el único inconveniente ha sido que en la vuelta, una vez coronado el Tibidabo, me he quedado sin batería en el Garmin cuando podían quedarme más de 15 km y unos 200 m de altitud que lógicamente he tenido que recorrer antes de llegar a casa; eso nos daría una distancia de unos 175 km aproximadamente  y una altitud acumulada de 3.000 m; no ha estado mal, aunque deberé repetirla en cuanto pueda para disponer de los datos reales; ¿el próximo sábado?; puede que sí; jeje; la etapa la he empezado a las 7:30 horas; la previsión que había era de lluvia, y por eso me ha extrañado bastante que a eso de las 7:00 hiciera un sol radiante que invitaba a no perder más tiempo en la cama y salir cuanto antes; y eso es lo que he hecho, imprimiendo un fuerte ritmo y con la mirada clavada en el Alto de Begues, al que he llegado por el itinerario de costumbre; he subido en un santiamén, con muy buenas sensaciones y una aceptable cadencia, sin incidentes de ninguna clase.
 
Pues sí, definitivamente éste que se ve aquí con
esta cara de pan es un servidor en Begues
 
Se puede decir que el recorrido de esta etapa casi lo podría hacer ya con una venda en los ojos, y es que me lo se casi de memoria; mi siguiente destino era el Alto de Els Casots, pero para eso antes debería pasar por Avinyo Nou, cuya plaza de la Iglesia ya se ha convertido en una parada obligada para casi todos los carreteros que pasamos por allí; y hoy no iba a ser una excepción.
 

En Avinyo Nou, lugar de
parada obligatoria
 
Antes de llegar a esta localidad, como sabemos, tenemos que bajar el Alto de Begues, disfrutando como bellacos la bonita carretera y el fabuloso paisaje por el que transcurre, con tiempo suficiente para recuperarnos del esfuerzo que hayamos hecho antes; lo que ocurre es que normalmente en este tramo, con la intención de recuperar el tiempo que hayamos perdido en la subida, imprimiremos un fortísimo ritmo que no nos permitirá recuperarnos del todo, aunque vale la pena; y que conste que no todo son bajadas, ya que, cuanto menos, un kilómetro antes de llegar a Ainyo Nou deberemos superar una pequeña tachuela: el Coll de Garró, aunque normalmente no tendremos necesidad de sacar el plato grande; el disfrute seguirá in crescendo hasta llegar a Sant Sadurní d'Anoia vía Sant Pau d'Ordal y Lavern, con algún pequeño repecho, aunque con clara tendencia descendente; poco después de llegar a Sant Sadurní comenzaremos a subir el segundo de los Altos: Els Casost, nuestra segunda dificultad del día, igualmente por una preciosa carretera, y con un desnivel que en ningún momento nos hará mella; casi se podría decir que da lástima llegar arriba, ya que el itinerario desde Sant Sadurni d'Anoia en ningún momento se hace pesado; hasta tendremos tiempo suficiente para hacernos una foto conmemorativa; ahí va la mía:
 
  El Alto de Els Casots
 
El poco tiempo que hayamos podido perder subiendo Els Casots lo recuperaremos de sobras en la bajada hasta enlazar nuevamente con la carretera N340, pese a que no se trata más que de un par de kilómetros, si bien ello no impedirá que alcancemos una alta velocidad; al poco tiempo de llegar a la nacional comenzaremos a subir el Ordal, nuestra tercera dificultad de la jornada; como hemos dicho ya muchas veces, el Alto del Ordal, tanto por la vertiente de Barcelona como por la de Tarragona, no supone apenas dificultad alguna, sobre todo cuando uno no lleva demasiada prisa; en verdad yo hoy no llevaba mucha, aunque eso no me ha impedido poner un ritmo aparente, lo cual me ha permitido llegar arriba casi sin darme cuenta; jajaja; exagero un poquito, pero bueno ...
 

El Alto del Ordal
 
Subir el puerto del Ordal tiene muchas ventajas; una de ellas es que después de la subida nos encontramos con una larga bajada; "¿cómorrrrr?"; lo que has oído; jajaja; la ventaja en mi caso es que, si no tenemos nada más que hacer, desde la cima hasta casa ya es prácticamente todo bajada; unos 20 kilómetros de bonita bajada, para disfrutar de verdad; pero la cuestión es que hoy tocaba otra cosa; estaba, más o menos, en el km. 80, por lo que aún me quedaba más de la mitad del recorrido, incluyendo 3 nuevos altos; el primero era el de la Creu Aregall en Corbera de Llobregat, aunque antes he bajado el Ordal alcanzando sin pretenderlo velocidades cercanas a los 80 km/h, presentándome en la rotonda de La Palma de Cervelló en un momento, tras pasar por las localidades de Vallirana y Cervelló; el Alto de la Creu Aregall puede perfectamente decirse que comienza precisamente en este rotonda, ya que hasta llegar arriba no haremos otra cosa que subir, aunque superando unas desniveles muy suaves y hasta placenteros; son 15 km de subida que en ningún momento se hacen cansinos, ni siquiera cuando comencemos a subir de verdad el alto, que para un servidor comienza en el cruce de la carretera de L'Amunt, desde dónde nos quedarán escasamente unos 4 kilómetros que podemos decir que son los más duros, con algunas rampas de un 10-12%, aunque poca cosa más; el letrero que nos indica el final del Alto de la Creu Aregall posiblemente sea uno de los más fotografiados; un servidor hoy no ha querido ser menos que los demás.
 
El Alto de la Creu Aregall
 
Cada vez iba quedando menos; desde el Alto de la Creu Aregall hasta comenzar a subir las rampas del Alto de los Once nos quedaban unos 15 kilómetros de descenso, contando los 4-5 de la bonita bajada del alto, que hemos disfrutado nuevamente imprimiendo un fuerte ritmo, lo que nos ha permitido llegar a la carretera de Terrassa, más conocida como la carretera de los once, en un periquete, comenzando a subir el Alto de los Once, nuestra cuarta dificultad del día; en este caso se trata de otros 7 kilómetros de ascensión, aunque con desniveles que rara vez alcanzarán el 6-7%.
 
 El Alto de los Once
 
Nosotros en esta ocasión no llegaremos hasta el final de este alto, que termina un poco antes de llegar a Terrassa, sino que nos desviaremos en el cruce de la carretera que conduce a Castellbisbal que se aprecia en la foto de más arriba, bajando por aquí hasta enlazar ya con la antigua carretera de Caldes que conduce a Molins de Rei, si bien antes habremos dejado atrás las localidades de Castellbisbal y El Papiol; en las anteriores salidas de los días 26-04-201424-05-2014 aquí se terminaba la historia; hoy en cambio hemos querido hacer la gracia completa subiendo al Alto del Tibidabo, aunque antes hemos parado en la fuente que nos encontramos poco antes de salir de Molins de Rei para beber y llenar el bote.
 
 En  la fuente de la Riera Nova,
ya en Molins de Rei
 
Mentiría si dijera que cuando he llegado a la fuente no iba cansado;  entre otras cosas porque me había quedado sin agua hacía ya bastante tiempo y porque en este punto llevaba ya 135 kilómetros y más de 2.000 m de altitud; además el sol apretaba de lo lindo; a pesar de ello me he podido recuperar bien y he emprendido la subida hacia el Tibidabo, sin prisas pero sin pausas; he llegado bien; esta carretera si que puedo decir que la conozco como la palma de la mano ya que es por ella por donde últimamente intento ponerme en forma yendo unas 3 veces a la semana; eso ha hecho que me tomara las cosas con calma, sabiendo perfectamente que desde Molins de Rey hasta el Tibidabo nos vamos a encontrar con unos 16 kilómetros de subida, salvo unos 2-3 km de bajada una vez lleguemos a Can Pascual; desde luego son muchos kilómetros, aunque también en este caso, salvo algún que otro repecho, las rampas no suelen superar el 6-8%; en más de una ocasión he subido por aquí a plato; pero hoy no; de lo que se trataba era de llegar entero al Tibidabo y tomar el camino de regreso; y eso es lo que finalmente he hecho, con la única incidencia de que poco después de salir de la localidad de Vallvidrera me he quedado sin batería en el Garmin, por lo que el track ha dejado de contabilizar algo más de 15 km y unos 200 m de altitud; pese a ello, la etapa ha resultado ser fantástica y dura a la vez, lo cual nos obligará a repetirla ... muy pronto.
 
En el Tibidabo
 
Datos técnicos:

La etapa la hemos empezado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido hacia Sant Boi de Llobregat por el polígono de El Pla, tomando el puente que cruza la autopista y la autovía que nos ha dejado en la carretera BV-2002, por la cual llegaremos a Sant Boi, tomando a continuación la carretera de la costa, la C-245, con dirección a Viladecans y Gavá; un poco antes de llegar a esta localidad nos desviaremos con dirección a Begues, por la carretera BV-2411, comenzando nuestra ascenso al Alto de Begues (410 m); continuaremos con dirección a Avinyo Nou, en donde tomaremos la carretera N-340 con dirección al Ordal, aunque antes nos desviaremos en el cruce de la carretera BV-2426 que se dirige a Sant Pau d'Ordal, por la cual llegaremos a la carretera BV-243 de Sant Sadurní d'Anoia, dando un rodeo antes de iniciar el ascenso a Els Casots (401 m) por la carretera BP-2427; así llegaremos nuevamente a la N-340, por la cual continuaremos para iniciar al poco tiempo el ascenso al puerto del Ordal (487 m), y continuando por ella en espectacular bajada hasta llegar al cruce de La Palma de Cervelló, pasando previamente por las localidades de Vallirana y Cervelló; en el cruce de La Palma tomaremos la carretera BV-2421 que se dirige a Corbera de Llobregat, pasando previamente por La Palma, continuando por esta misma carretera hasta llegar al Alto de la Creu Aregall (537 m) antes de iniciar la bajada hasta la carretera C-243 en Gelida, por la cual continuaremos hasta Martorell, en donde pondremos rumbo al Alto de los Once (295 m), por la llamada carretera de los Once que se dirige a Terrassa, a donde hemos llegado, enlazando poco después con la carretera de Caldas, la C1413, por la cual hemos llegado a Molins de Rei, poniendo desde aquí rumbo al Alto del Tibidabo (512 m) por la carretera C1468, regresando a Molins de Rei tras haber llegado a la cima por la misma carretera, con lo cual habremos puesto punto y final a esta etapa.

La orografía de la etapa; faltan unos 20 km
de distancia y unos 200 m. de altitud

Bonita etapa que no frece una dureza excesiva; lo más complicado, como se aprecia en el plano de altimetría, serían los 6 altos que deberemos superar: Begues, els Casots, el Ordal, la Creu Aregall, los Once y el Tibidabo.
 
El itinerario de la etapa
 

Índice I.B.P. 205 (dureza extrema)

sábado, 24 de mayo de 2014

Salida del 24-05-2014: Los 5 altos (vuelta por Terrassa)

El Hierro y un servidor en el
Alto de la Creu Aregall
 
Trayecto 120
24-05-2014

"Los 5 altos"
(vuelta por Terrassa)

Duración: desde las 6:30 a las 13:00 horas
Climatología: nubes y claro; temperatura agradable
Terreno: asfalto 100% en perfectas condiciones
Distancia: 144,05 km a una media de 24,7 km/h
Altitud acumulada: 2.158 m


El grupo:

 Juan "El Hierro" y un servidor

Crónica:

Al igual que la semana pasada, Juan "El Hierro" durante esta semana ha lanzado al vuelo la salida de hoy; pero esta vez el testigo tan solo lo ha recogido un servidor; puede que alguno haya pensado que no valía la pena salir para ir pisando huevos; jajaja; bromas aparte, lo cierto es que Juan "El Hierro" y un servidor hemos realizado esta bonita y dura etapa a un ritmo francamente alto, aunque en ningún caso alocado, teniendo siempre en cuenta no sobrepasar en mucho nuestro umbral anaeróbico; al igual que en salidas anteriores, lo cierto es que la etapa de hoy íbamos a finalizarla con la subida al Tibidabo desde Molins de Rei, pero tampoco hoy ha podido ser, y no porque El Hierro se haya rajado, sino todo lo contrario, ya que por esta vez ha sido un servidor el que ha debido poner un poco de cordura y anular la subida al Tibidabo; incluso en el "endomondo" he tenido que llamar al orden a El Hierro, que se quejaba de no poder haber subido al Tibidabo, recordándole que la etapa de hoy ha tenido 150 km de distancia y una altitud acumulada de 2.200 km, por lo que, teniendo en cuenta que mañana-domingo nuestro amigo participa en El Cabrerès haciendo el recorrido largo, con una altitud acumulada de 1.800 m, se trataba de no superar los límites en previsión de que tuviera un nuevo "langaruto"; "¿y eso qué demonios es?"; un yuyu; "ahhh, bueno"; lo que ocurre es que nuestra primera intención era terminar la etapa y por eso El Hierro me había convocado en el lugar de costumbre, la tienda de  Frutas Andrés, en Viladecans, a las 6:30 h; para eso debía salir de casa antes de las 6:00 horas, y con tal propósito me he levantado a los 5:00; a esa hora nuestro amigo Juanmaiden me ha enviado un "guasa" extrañado de que no hubiera publicado aún en el Blog la salida de ayer a Fontpineda; incluso un tío como Maiden no se explicaba que un servidor le hubiera contestado al momento, lo que indicaba que ya estaba levantado a esas horas; cuando le he explicado los motivos, casi no daba crédito ... hasta que ha recapacitado y ha pensado que eso de salir tan temprano lo lleva haciendo él toda la vida; jajaja; bueno, finalmente le he enviado a El Hierro un mensaje indicando que saldríamos media hora más tarde, ya que tampoco era necesario salir tan temprano, completamente de noche; y efectivamente, un poco antes de las 6:30 h he salido con dirección a Viladecans dispuesto a repetir la etapa que ya realicé con Estarqui el día 26-04-2014, aunque pensando que esta vez la podría ampliar subiendo al final al Tibidabo; he llegado al lugar de encuentro a las 7:00 h en punto, y allí ya se encontraba El Hierro esperando; nuestro primer objetivo era el Alto de Begues, casi sin dar tiempo a nuestro amigo para calentar, lo cual no se ha notado en exceso, ya que ha subido hacia Begues muy suelto, con una elevada cadencia; se nota que no era la primera vez que subía por aquí; ¿verdad, Hierro?; jeje; hemos puesto un ritmo muy alegre, tanto que cuando hemos llegado a la Rectoría, que indica el final del puerto, ni siquiera hemos parado para hacernos la foto de rigor; yo casi no me podía creer que El Hierro desaprovechara una buena oportunidad para tirar una foto, y mucho más en un sitio como éste que indica el final de un largo y duro puerto; en fin, cosas de la vida.
 
Altimetría del Puerto de Begues desde Gavá

Hemos bajado pues, sin solución de continuidad, hacia nuestro segundo destino, que no era otro que Avinyo Nou, y lo hemos hecho volando, a un fuerte ritmo; incluso hemos pasado algo de frío ya que, como sabemos, hasta llegar prácticamente a Avinyo Nou no hacemos otra cosa que bajar, con la sola excepción de una pequeña tachuela que nos encontraremos unos kilómetros antes de llegar a esta localidad, el Coll del Garró, aunque no ofrece ninguna dificultad; a pesar del frío, hemos disfrutado de esta estupenda bajada y nos hemos plantado en Avinyo Nou en un santiamén; allí si hemos parado.
 

En el parque de la Iglesia de Avinyo Nou,
en donde es un sacrilegio no parar
 
Aquí, en Avinyo Nou, a El Hierro se le han "tostado habas en la barriga" cuando se la ha caído la bici sobre el brocal de la fuente y se ha hecho dos muescas en el cuadro, aunque yo no creo que, tal y como él decía, ello le vaya a suponer 500 euros de menos el día que quiera venderla; estaremos atentos; enseguida hemos continuado nuestro itinerario, y nuevamente nos hemos lanzado a tumba abierta hacia el segundo alto del día: Els Cassots; para ello debíamos coger la carretera N-340 y desviarnos poco después hacia Sant Pau d'Ordal, lo que efectivamente hemos hecho, llegando poco después a Sant Sadurní d'Anoi, y comenzando el ascenso a Els Cassots, que hemos superado también muy rápidamente, nuevamente sin fotos, llegando otra vez a la carretera N-340 y poniendo rumbo hacia nuestra tercera dificultad del día: el alto del Ordal; antes de eso hemos parado en la "fuente amarilla" que encontramos en la localidad de El Pago, unos metros antes de iniciar el ascenso al Ordal; en esta fuente sí que hemos parado debido a que El Hierro iba con poca agua y ha querido llenar los bidones; no sé muy bien cuánto se ha bebido, pero seguro que han debido ser más de 10; joder, últimamente bebe como un camello.
 
 
En la fuente amarilla de El Pago, poco
antes de iniciar el ascenso al Ordal
 
Como hemos dicho otras veces, el Alto del Ordal no ofrece prácticamente ninguna dificultad, ni por la vertiente de Barcelona, ni por la de Tarragona; por esta última, que es por donde nosotros hemos subido hoy, desde luego la dificultad es nula; cuando uno se da cuenta ya está en la cima; nuevamente hemos ido tan deprisa ... que ni siquiera nos hemos parado en el letrero indicador que encontramos en la cima para hacernos la foto de rigor; desde luego El Hierro está cambiando; tan centrado está en su preparación para la QH que ni siquiera se para en los sitios estratégicos a hacer fotos, tal y como toda su vida ha hecho.
 
La altimetría del Alto del Ordal,
por la vertiente de Tarragona 
 
No hemos tenido ninguna incidencia, y tampoco cuando hemos afrontado el largo descenso del puerto hasta llegar a Vallirana; íbamos muy bien de hora, y enseguida hemos comenzado a afrontar nuestro cuarto reto: el Alto de la Creu Aregall; en esta ocasión, como señala el gráfico, hemos empezado a subir en la rotonda de la N-340, antes de llegar a La Palma de Cervelló, sin prisas pero sin pausas; ante la falta de fotos de El Hierro, un servidor ha debido improvisar alguna en movimiento; ahí va.
 
 Aquí tenemos a El Hierro camino de la Creu Aregall, poco
antes de llegar a la localidad de La Palma de Cervelló

Desde la rotonda de la carretera N340 hasta la cima de la Creu Aregall hay algo más de 12 km, siendo casi todos ellos de subida, aunque tampoco ofrecen una gran dificultad; lo más duro serían algunas rampas que encontramos una vez llegamos a Corbera de Llobregat, a pese a que tampoco sean nada del otro mundo; estábamos calientes, y hemos subido hasta la Creu Aregall casi sin darnos cuenta; diría que incluso hoy la subida se nos ha hecho corta.
 
 Altimetría del Alto
de la Creu de L'Aregall

Seguíamos yendo muy bien de tiempo, por lo que en principio no descartábamos subir al Tibidabo, solo que los kilómetros y la altitud se iban acumulando; pese a ello, El Hierro parecía encontrarse cada vez mejor, pero yo sabía perfectamente que, al menos hoy, debíamos conformarnos con los 5 altos, excluyendo una vez más el Tibidabo, ya que en caso contrario hubiéramos terminado la etapa con más de 180 km y más de 3.000 m de altitud acumulado, y no era plan ya que nuestro amigo el día siguiente debía participar en El Cabrerès, en donde debería superar otros 1.800 m de altitud y más de 80 km de distancia ... además en BTT; cuando hemos llegado a la cima, hemos parado nuevamente para hidratarnos a conciencia y comer algo; la etapa prácticamente la teníamos ya en el zurrón.
 
En el Alto de la Creu Aregall
 
 Después de esto nos hemos dejado caer ya hasta Gelida, enlazando rápidamente con la carretera de Martorell, dispuestos a afrontar lo que entonces era nuestro quinto reto, y que finalmente ha supuesto ya el último: el Alto de los Once; El Hierro nuevamente iba seco, y en cuanto hemos comenzado a subir ha buscado una fuente que conocía en la Urbanización Santeugini; un servidor, que pensaba que para llegar a la fuente, debíamos subir un fuerte rampón, ha continuado la marcha, parándome en el cruce de la carretera que conduce a Castellbisbal; El Hierro se ha presentado unos minutos más tarde.
 
El Hierro en la carretera de los Once
 
Yo pensaba que finalmente íbamos a bajar por la carretera de Castellbisbal, pero cuando nuestro amigo ha llegado a mi altura me ha convencido que continuáramos con dirección a Terrassa, con lo cual subiríamos el puerto en toda su integridad; eso suponía dar un largo rodeo y perder por lo menos media hora de tiempo, por lo que en ese momento me he convencido de que ya no subiríamos al Tibidabo; aún no he querido decir nada; al cabo de un rato hemos llegado a Terrassa y hemos empalmado con la carretera de Caldas, con dirección ya a Molins de Rei, pasando previamente por Rubí y El Papiol; por el camino he ido convenciendo a El Hierro de que dejáramos para mejor ocasión la subida al Tibidabo, y he terminado por convencerlo cuando hemos llegado a Molins de Rei, a pesar de que él insistía en tirar para el Tibidabo; menos mal que finalmente ha comprendido que todo no se puede hacer ... mañana le espera otro buen tute en El Cabrerès.
 
Datos técnicos:

La salida es idéntica a la del día 26-04-2013, solo que en esta ocasión cuando hemos llegado al cruce de Castellbisbal, hemos continuado hacia Terrassa, enlazando con la carretera de Caldas y volviendo por Rubí; la etapa la hemos empezado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido hacia Sant Boi de Llobregat por el polígono de El Pla, tomando el puente que cruza la autopista y la autovía que nos ha dejado en la carretera BV-2002, por la cual llegaremos a Sant Boi, tomando a continuación la carretera de la costa, la C-245, con dirección a Viladecans y Gavá; un poco antes de llegar a esta localidad nos desviaremos con dirección a Begues, por la carretera BV-2411, comenzando nuestra ascenso al Alto de Begues (410 m); continuaremos con dirección a Avinyo Nou, en donde tomaremos la carretera N-340 con dirección al Ordal, aunque antes nos desviaremos en el cruce de la carretera BV-2426 que se dirige a Sant Pau d'Ordal, por la cual llegaremos a la carretera BV-243 de Sant Sadurní d'Anoia, dando un rodeo antes de iniciar el ascenso a Els Casots (401 m) por la carretera BP-2427; así llegaremos nuevamente a la N-340, por la cual continuaremos para iniciar al poco tiempo el ascenso al puerto del Ordal (487 m), y continuando por ella en espectacular bajada hasta llegar al cruce de La Palma de Cervelló, pasando previamente por las localidades de Vallirana y Cervelló; en el cruce de La Palma tomaremos la carretera BV-2421 que se dirige a Corbera de Llobregat, pasando previamente por La Palma, continuando por esta misma carretera hasta llegar al Alto de la Creu Aregall (537 m) antes de iniciar la bajada hasta la carretera C-243 en Gelida, por la cual continuaremos hasta Martorell, en donde pondremos rumbo al Alto de los Once (295 m), por la llamada carretera de los Once que se dirige a Terrassa, a donde hemos llegado, enlazando poco después con la carretera de Caldas, la C1413, por la cual hemos llegado a Molins de Rei, tras pasar por las localidades de Rubí y El Papiol.


La orografía de la etapa correspondiente
a la etapa del día 26-04-2013

Bonita etapa que no frece una dureza excesiva; lo más complicado, como se aprecia en el plano de altimetría, serían los 5 altos que deberemos superar: Begues, els Casots, el Ordal, la Creu Aregall y los Once.

 
El itinerario de la etapa

El track en Wikiloc

Índice I.B.P. 155 (dureza extrema)

viernes, 23 de mayo de 2014

Salida del 23-05-2014: Fontpineda-La Creu Aregall-Los Once (vuelta por Castellbisbal)

En el Alto de la Creu Aregall

Trayecto 119
23-05-2014

Fontpineda-La Creu Aregall-Los Once
(vuelta por Castellbisbal)


Duración: entre las 18:15 y las 20:30 horas
Climatología: nublado; buena temperatura
Terreno: asfalto 100% en perfectas condiciones
Distancia: 55,47 km a una media de 23,7 km/h
Altitud acumulada: 994 m

Crónica:

Normalmente el viernes es el día que dedico al descanso, a la recuperación muscular; pero dado que ayer-.jueves no pude salir por obligaciones en el trabajo, me he decidido hacerlo hoy, saltándome la norma, con la única condición de ir muy tranquilo, cosa que he cumplido con creces; además, dado que disponía de tiempo suficiente, he sustituido la etapa del Tibidabo que normalmente realizo durante la semana por esta otra, en la que he atacado los puertos de Fontpineda desde Pallejá (le petit Ratpenat, como se le conoce), la Creu Aregall y los Once; no ha estado nada mal, pero sobre todo las buenas sensaciones que he llevado durante todo el camino; claro que yendo en plan tranquilo eso no tiene ningún merito; en verdad no he tenido ninguna dificultad; sobre el papel ya sabía que lo más duro sería el Alto de Fontpineda desde Pallejá, un puerto que ya sabemos que apenas tiene 3 kilómetros, aunque muy duros, con rampas que llegan al 20%; además, cuando me ha tocado atacarlo, hacía verdadera calor, aunque todo ha ido muy bien.

El Alto de Fontpineda, desde Pallejá
 
Una vez arriba, si nos dirigimos hacia La Creu Aregall, no tendremos mucho tiempo para recuperarnos, ya que enseguida llegaremos a la carretera de Corbera y empezaremos a subir sin parar, hasta encarar el alto, que para mí empieza en el cruce de la carretera que se dirige a L'Amunt, aunque hasta llegar a hasta aquí todos son subidas; algunas, como las que nos encontramos en el casco urbano de Corbera, con desniveles superiores al 15%.

El Alto de la Creu Aregall, desde la rotonda de la N-340; 
nosotros hoy lo hemos subido desde La Palma de Cervelló
 
Con la llegada al alto de la Creu Aregall podemos decir que casi había terminado la etapa, ya que a partir de aquí nos quedarán un montón de kilómetros de llanos y bajadas, salvo el Alto de la carretera de los Once; nosotros, como siempre, hemos disfrutado como locos la bajada de la Creu por una bonita carretera que además se encuentra en perfecto estado, llegando por ella a Gelida, y poniendo desde aquí rumbo a nuestra tercera y última dificultad del día: el Alto de los Once, aunque antes deberemos cruzar la localidad de Martorell; verdaderamente este alto casi ni tendríamos que llamarlo así debido a que es muy suave; en circunstancias normalmente podríamos hacerlo a plato, aunque con eso no ganaríamos nada, así que hemos preferido subirlo como Dios manda, con el plato pequeño y con una buena cadencia; una vez arriba, en el cruce de Castellbisbal, nos hemos dirigido a casa bajando hacia esta localidad, disfrutando de lo lindo, llegando poco después a Molins de Rei, sin ningún contratiempo y poniendo así fin a esta bonita etapa, ideal para un entreno selectivo de cierta envergadura.
 
Datos técnicos:

Como hemos dicho, se trata de una bonita etapa que puede servirnos para realizar un entreno selectivo diferente, ya que deberemos superar tres puertos o altos, de ellos, el de Fontpineda desde Pallejá, de una gran dureza pese a su corta distancia; la etapa la hemos empezado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a Pallejá por la carretera N-II, y desde aquí a Fontpineda sin hacer otra cosa que subir, subir y subir, llegando a lo que conocemos como el Alto de Fontpineda; hemos callejeado a continuación por la propia urbanización antes de llegar a la carretera de Corbera de Llobregat, la BV2421, y por ella llegaremos a esta localidad, poniendo inmediatamente rumbo a Gelida y, en consecuencia, al Alto de la Creu Aregall que encontraremos antes de llegar a esta localidad; como decimos, desde la Creu Aregall nos dirigiremos, siempre por la misma carretera BV2421, hacia Gelida, aunque no entraremos en su casco urbano ya que, al llegar a la carretera C243, continuaremos por ella hacia Martorell, y desde allí, sin dejar la misma carretera, pondremos rumbo a Terrassa, coronando antes lo que hemos denominado como el Alto de los Once; no llegaremos a Terrassa, ya que unos kilómetros antes giraremos a la derecha con dirección a Castellbisbal, por la bonita carretera B151, en preciosa bajada, por la cual llegaremos a la antigua carretera de Caldas, la C1413, y poco más tarde a Molins de Rei tras pasar por El Papiol, finalizando así esta bonita salida. 

La orografía de la etapa

Se trata de una salida que, sobre el papel, no tiene ninguna dificultad, salvo la subida al Alto de Fontpineda desde Pallejá (le petit Ratpenat) debido a sus grandes desniveles, pese a que se trata de una subida de tan solo 3 kilómetros; lo más duro, además de esto, serían los Altos de la Creu Aregall y el de la carretera de los Once; poca cosa más.
 

El itinerario de la etapa
 

Índice I.B.P. 119 (muy duro)

domingo, 18 de mayo de 2014

Salida del 18-05-2014: Senderos por un tubo ... en Collserola (la trialera de Can Gordi)

Los participantes en la salida,
en la Ctra. de la Arrabassada

Trayecto 118
18-05-2014

Senderos por un tubo ... en Collserola
(la trialera de Can Gordi)

Duración: entre las 7:30 y las 12:00 h
Climatología: soleado; muy buena temperatura
Terreno: seco; en perfectas condiciones
Distancia: 53,05 km a una media de 13,2 km/h

Grupo:


 Los participantes en la salida, por orden alfabético:
Jaime, Javier, José Ángel, JuanBa, Manuel,
Miguel (ón), Natacha, Pedro, Salvador y Víctor

Crónica:

Está visto y comprobado que quien quiere, cada día aprende algo; nosotros hoy hemos aprendido una cosa nueva: que los senderos se pueden hacer tanto al derecho como al revés; jajaja; "¿cómorrrr?"; lo que oyes; estate atento y lo comprobarás; vamos a ello; como siempre habíamos quedado a través del "guasa" en encontrarnos a las 7:30 h en el parque de Las Palmeras; José Ángel se había encargado de diseñar mentalmente una bonita ruta, que comprendía, entre otras zonas, La Rierada, la zona prohibida, el Fumet, Can Casas, el Xandri, el Forat del Vent,  ...  aunque el plato fuerte lo constituía la Trialera de Can Gordi, por donde hacía algún tiempo que no pasábamos; todo normal; sobre el papel se trataba de una ruta espectacular que seguro que no iba a dejar descontento a nadie, tal y como efectivamente sucedió; con tal propósito hemos salido pasados unos minutos de la hora prevista hacia nuestro primer objetivo, que no era otro que la "zona prohibida", pensando que hoy estaría menos húmeda que de costumbre debido a la sequía, aunque no lo hemos notado mucho; nos hemos tomado las cosas con calma, sabiendo que la etapa daba mucho de sí, saboreando cada tramo como nunca.

Aquí tenemos a JuanBa en primer plano observando 
algo, aunque no sepamos muy bien el qué; o sí ...

Tras superar la bonita "zona prohibida" sin ningún contratiempo, nos hemos aproximado a Can Bosquets, por la zona en donde hace un tiempo el bueno de Javier por un momento creyó que se encontraba en el cielo al toparse de repente con 3 bellas señoritas tomando el sol como sus madres las trajo al mundo; puede que nuestro amigo JuanBa, que seguro que sabe la historia, las estuviera buscando hoy, tal y como se aprecia en la instantánea de más arriba; "no pierdas el tiempo, muchacho, que eso solo pasa una vez en la vida"; tras llegar a Can Bosquets, sin tiempo que perder, nos hemos encaminado hacia el Fumet; hoy creo que era la primera vez que al llegar a la explanada final, antes de comenzar el sendero "afeitapatas", no nos hemos parado para hacernos una foto, sino que nos hemos apresurado por el citado sendero como si tuviéramos algo de prisa; cada cual ha superado las dificultades que nos hemos encontrado como ha podido; Manuel ha dejado algunos testimonios de ello.




 Aquí se nos ve a algunos superando las
dificultades del sendero "afeitapatas"

Poco tiempo después, una vez superadas otras trampas no menos dificultosas de este bonito sendero, hemos llegado al pie del Turó del Soldat, en donde Javier, un servidor y algunos más hemos tomado una preciosa y novedosa trialera, aunque no para Javier, con una cierta dificultad inicial, que nos ha llevado tras una bonita bajada muy cerca del cruce del Coll Blau, aunque antes nos hemos hecho una foto para el recuerdo.

Aquí estamos en la explanada
a pie del Turó del Soldat

Como siempre, lo estábamos pasando de muerte; nuestro siguiente destino antes del plato fuerte del día, era llegar hasta Can Casas, para luego subir por el sendero que partiendo desde allí mismo se dirige hasta la Ctra. de la Arrabassada; subiendo hasta allí, Miguel (ón), que últimamente está más fuerte que el vinagre, se ha picado con alguno de nosotros; creo que con Jaime; yo iba con ellos, pero he dejado que dirimieran sus diferencias a solas y he preferido subir algo más relajado; sin prisas pero sin pausas; una vez arriba, hemos tenido que parar un buen rato debido a una pequeña avería mecánica que había sufrido uno de nosotros; "pero dinos quien, joder"; pues ahora mismo no lo recuerdo; vaya despiste el mío; lo que no se nos ha olvidado es hacernos la acostumbrada foto para nuestro repertorio particular; ahí va.

En la Ctra, de la Arrabassada, a punto
de tomar la trialera de Can Gordi

Tras reagruparnos al llegar a la Ctra. de la Arrabassada nos hemos dirigido a hincarle el diente a la trialera de Can Gordi para saciar nuestro voraz apetito; muchas veces nos hemos preguntado sobre la distancia de esta bonita trialera, que parece que nunca se acaba; un servidor lo ha podido comprobar con el programa Ozi Explorer y el track; tiene exactamente 3,23 km hasta llegar a la explanada de Can Bell; sobre el papel parece más, aunque hemos de pensar que una trialera de más de 3 km no se ve cada día; como siempre, la hemos disfrutado como auténticos jabatos; lástima que un poco antes de llegar al final tenga una zona no ciclable ... por el momento; aunque eso no le resta ningún mérito; estábamos lanzados; nos hemos dirigido hacia nuestro siguiente destino, que no era otro que el Pi d'en Xandri, gozando como siempre de las impresionantes trialeras que encontramos en la zona de la Torre Negra; un poco antes de llegar al pino hemos tenido la única incidencia resaltable de la jornada: José Ángel se ha golpeado con una rama en un hombro y pensaba que se le había salido, tal y como le ocurriera hace 15 años; pero no; finalmente tan solo ha sido el golpe; menos mal.


Aquí estamos en el Pi d'en Xandri

Desde el Pi d'en Xandri nos hemos dirigido hacia Can Coll por la zona que dio pie hace ya unos meses a la aparición de la memorable etapa que conocemos desde entonces como La Senderosa, debido a los interminables, casi infinitos diría, senderos que encontramos en esta zona entre el Pí d'en Xandri, en Sant Cugat del Vallés, y Can Coll, en Cerdanyola; es impresionante; seguramente más no se puede disfrutar en una bici; hoy incluso, para no acomodarnos, hemos realizado algunos de los senderos en sentido inverso a como los hacemos habitualmente; el deleite ha sido el mismo; ello ha supuesto una pequeña variación en relación con la ruta que José Ángel había trazado; y lo mismo nos ha pasado cuando hemos llegado a Can Coll, desde donde estaba previsto que nos desplazáramos hasta el Forat del Vent por la Font dels Caçadors; finalmente lo hemos hecho, dando un bonito y agradecido rodeo, por la zona de Can Cata y Sant Iscle; la variante ha valido la pena.

Camino del Forat del Vent, ya sin Juanba que había 
decidido regresar a casa por otro itinerario más rápido

Poco después hemos llegado a la zona del Forat del Vent, en donde Manuel esta vez se ha quedado con las ganas de intentar subir por la trialera que conocemos con el mismo nombre; otra vez será; desde aquí hemos enlazado ya con la pista principal que conduce a Vista Rica, sin incidencias de ningún tipo, para continuar por la carretera del Tibidabo y Vallvidrera hasta Can Cuiás, tras haber decidido suprimir, debido a que el tiempo se nos echaba ya encima, el rodeo por el Pantano de Vallvidera y la subida por el Sendero de la Pulmonía; lo que nos hemos resistido a suprimir ha sido la bonita trialera de la Font de Can Llevallol; Víctor, en cuanto nos hemos acercado y ha podido olerla, se ha dirigido hacia ella como un verdadero autómata, con la voluntad anulada; poco después iba a protagonizar uno de los misterios que seguramente va a quedar por resolver; un servidor, que iba tras él a escasa distancia, en un momento dado lo ha perdido de vista; el caso es que ya no lo hemos visto más, pese a haberlo llamado a través del móvil; él dice que nos estuvo esperando en Can Cuiàs no menos de 5 minutos, lo cual se me antoja totalmente imposible ya que un servidor, reitero, iba tras él a menos de 50 metros de distancia; ¿que pasó entonces?; posiblemente nunca lo sabremos; estas son las cosas inexplicables que a veces pasan en el ciclismo; ¿le suena a alguien?; jajaja; poca cosa más tenemos que contar, salvo que hemos seguido disfrutando de las trialeras que aún nos quedaban: la paralela a la carretera en sentido inverso, la de las piedras, la de las inmediaciones del bosquecillo, ... en resumidas cuentas lo hemos pasado de fábula, como hacia mucho tiempo; que siga la fiesta.

Datos técnicos:

I m p r e s i o n a n t e  etapa la que hemos protagonizado hoy; desde todos los puntos de vista, llena de interminables senderos y trialeras para no dejar insatisfecho a nadie; la hemos iniciado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a la Rierada por el itinerario de costumbre, llegando al puente de la Siberia, en donde nos hemos desviado por la zona prohibida tomando la preciosa trialera que finaliza en Can Bosquets; desde aquí nos hemos dirigido hacia el Fumet por la zona de costumbre, tomando la "trialera afeitapatas" (se trata de un nombre nuevo hasta que encontremos uno mejor) por la que nos dirigiremos hacia Can Casas, subiendo por la pista que conduce a la Ctra. de la Arrabassada, por la cual nos desplazaremos durante unos kilómetros hasta desviarnos para tomar la trialera de Can Gordi, la cual nos dejará en las inmediaciones de la Rambla de Can Bell; proseguiremos hacia el Pi d'en Xandri por las trialeras y senderos de la zona de la Torre Negra, encaminándonos más tarde hacia Can Coll, en Cerdanyola, por las pistas y senderos de costumbre, aunque tomando algunos de ellos en sentido inverso; desde Can Coll nos dirigiremos hacia la zona del Forat del Vent por la pista principal de Can Cata y Sant Iscle, prosiguiendo hacia el Portell de Valldaura por la pista de siempre, y continuando hacia Vista Rica por el Turó de Sant Cebriá; en Vista Rica tomaremos la trialera de las Raíces, en subida, la cual nos dejará al poco tiempo en la Ctra. del Tibidabo, por la cual nos desplazaremos hasta llegar a Vallvidrera, tomando en la plaza principal la calle en subida que conduce a la pista que se dirige a Can Cuiás, si bien llegaremos aquí a través de la trialera de Can Llevallol; en Can Cuiás tomaremos la trialera paralela a la carretera que conduce a las inmediaciones del Coll de les Torres, a la altura del atajo del Cojo, desde donde nos dirigiremos hacia la zona de la Penya del Moro, tomando después las trialeras de las piedras y del bosquecillo, llegando a la Salud, por la que pondremos rumbo a Molins de Rei por la zona de siempre, poniendo así fin a esta preciosa etapa.

La orografía de la etapa

 Pese a tener una altitud acumulada de 1.275 m en tan solo poco más de 50 km, no se trata de una etapa dura, ni mucho menos; incluso, dada su espectacular belleza, hasta diríamos que se hace corta; lo más duro, por decir algo, sería el acceso al Fumet, la pista de subida a la Ctra. de la Arrabassasa desde Can Casas y el acceso a Vista Rica, así como alguna rampa en la zona próxima a Can Coll; poca cosa más.

El itinerario de la etapa


Índice I.B.P. 118 (muy duro)