EnBicicleta

sábado, 25 de octubre de 2014

Salida del 25-10-2014: Las terras del vi y el cava-5 (Altos de Font-Rubí, La Llacuna y el Ordal)

Los participantes en la salida
en Pallejá, a punto de salir

Trayecto 138
25-10-2014

Las terras del vi y el cava-5
(los Altos de Font-Rubí, La Llacuna y el Ordal)


Duración: desde las 8:30 a las 15:00 horas
Tiempo de pedaleo: 5:54:05 
Climatología: soleado; muy buena temperatura 
Terreno: asfalto; en perfectas condiciones
Distancia: 144,48 km a una media de 24,6 km/h
Altitud acumulada: 1.942,49 m

Grupo:



Los participantes en la salida, por orden alfabético:
José, Juan "El Hierro", Juan Rodríguez,
Kisco, Manolo y Salvador

Crónica:

Esperábamos mucho de esta salida, y finalmente, aunque no haya salido tal y como había sido programada, no ha defraudado a nadie; debo insistir en que, sobre el papel, no era una salida dura; ni mucho menos; y esa fue la idea que lancé al "guasa" durante la semana cuando la anunciamos; de hecho nuestro amigo Paco (Kisco), recién salido de una lesión que le ha impedido tocar la bici durante las últimas semanas, lo creyó a "pie juntillas" y por eso nos confirmó que vendría con nosotros en la que era su primera salida tras su larga convalecencia; esta vez las ganas han podido más que la cabeza ya que Kisco ha pagado el largo período de inactividad y en algunos momentos lo ha pasado mal; lo sentimos de corazón, Kisco, pero como no hay mal que por bien no venga, eso nos va a permitir repetir esta bonita salida en cuanto hayas rodado un poco más y hayas recuperado la forma; eso será muy pronto, amigo, ya lo verás; vayamos entonces ya al lío; como viene siendo habitual, habíamos quedado en la primera rotonda de Pallejá a las 8:30 horas, en donde nos hemos presentado los seis "carreteros" que finalmente hemos iniciado y finalizado la salida; estaba previsto que durante unos kilómetros nos acompañara un séptimo "carretero", ni más ni menos que Estarqui, aunque finalmente algo ha salido mal y no ha podido ser; ¿has oído, Hierro"; pues eso; es posible que saliéramos un poco antes de la hora desde Pallejá, o es posible que el ritmo que hemos impuesto haya sido mucho más veloz que en otras ocasiones, ya que nos hemos presentado en la entrada de Martorell a las 8:50 horas, cuando normalmente este trayecto, Pallejá-Martorell, nos lleva poco menos de 30 minutos, llegando por tanto a Martorell a las 9:00 horas; allí habíamos quedado con Estarqui, quien como hemos dicho nos iba a acompañar tan solo durante unos kilómetros ya que había trabajado la noche anterior; yo estoy seguro de que hubiera aguantado la salida en toda su integridad; sea como fuere, como no teníamos la certeza absoluta de que eso iba a ser así, cuando hemos llegado a Martorell y no lo hemos visto allí, hemos continuado nuestro itinerario; de nada ha servido que algunos de nosotros aconsejáramos esperar durante unos minutos a Estarqui, ya que finalmente se han impuesto los cojones, digo los galones de El Hierro, y hemos continuado la marcha con dirección a Sant Sadurní d'Anoia, bajo un ritmo trepidante; durante estos primeros momentos nada hacía sospechar que el bueno de Kisco pudiera venirse abajo dada su larga inactividad, ya que no solo ha seguido sin grandes agobios el fuerte ritmo que hemos llevado, sino que él mismo lo ha marcado en alguna ocasión; estábamos disfrutando como auténticos posesos, ayudados sin duda por la bonita mañana de la que íbamos gozando; poco antes de llegar a Gelida he recibido la llamado de Estarqui, quien había ido a nuestro encuentro en sentido contrario, dirección a Pallejá, al no encontrarnos en la entrada de Martorell; de haber estado más cerca, seguro que se habría reincorporado al grupo; pero no ha podido ser; en fin, otro día será; los demás hemos continuado, ahora ya en busca de nuestro primer destino, el Alto de Font Rubí, al que nos hemos dirigido tras pasar por Sant Sadurní d'Anoia y desviarnos por la bonita carretera que se dirige al Pla del Penedés por Torrelavid; poco antes Kisco ya había empezado a dar muestras de fatiga, y por eso nos hemos desperdigado; yo me he quedado con Kisco en la retaguardia, en tanto que los demás se han adelantado;la distancia que nos sacaban cada vez era mayor, ya que Kisco cada vez se encontraba peor; poco antes de alcanzar el Alto de Font Rubí incluso nos hemos tenido que parar a descansar unos minutos, aprovechando para comer y beber algo; cuando hemos proseguido parecía que Kisco se había recuperado, pero no; enseguida le ha vuelto la fatiga; ya sabemos que la carretera no engaña; hemos llegado como hemos podido a nuestro destino, en donde los demás ya esperaban hacía rato; nuevamente hemos vuelto a parar, reanudando la marcha enseguida.


   Arriba; Juan, Bione y José camino de Font Rubí;
debajo, El Hierro con Juan en al alto

El terreno que nos esperaba ahora era muy favorable, con una bonita bajada de unos kilómetros, aunque sabíamos que enseguida acabaría y que muy pronto nos tocaría comenzar el bonito ascenso a La Llacuna, tan pronto como hemos llegado al cruce de la carretera que viene de San Martí Sarroca; la subida, de unos 8 km, además de transcurrir por un paisaje de ensueño, era muy tendida, con rampas que rara vez pasaban del 6%; nuevamente se han adelantado El Hierro, José, Juan y Bione; yo he preferido quedarme con Kisco, que otra vez ha sufrido lo suyo, ahora además debido a la calor que hacía; seguramente el puerto se le ha hecho eterno; en algún momento seguro que se ha acordado de las veces en que ha subido por aquí con su flamante Suzuki 600; con la bici cuesta un poco más ¿verdad?; jeje; de nada ha servido que yo intentara distraerlo durante el trayecto, ya que la procesión la llevaba por dentro; en mi caso, a pesar de que en junio de 2013 había pasado por aquí con Estarqui, no recordaba muy bien este puerto, seguramente debido a que cuando uno va con Estarqui no le da tiempo a nada; hoy lo he redescubierto, y desde luego es uno de los puertos más bonitos que hay, al menos por aquí; cuando hemos llegado al cruce que forman la carretera que va a La Llacuna con la que se dirige a Pontons, que es el lugar en donde prácticamente finaliza el puerto, hemos vuelto a parar, sabiendo que lo que nos quedaba, al menos durante bastantes kilómetros, era ya muy llevadero.


El cruce de la Llacuna, en donde
finaliza el puerto

Ahora ya nos hemos dirigido hacia la urbanización Pontonets, a través de una carretera en muy mal estado, aunque casi siempre en bajada, durante unos 6 km; nuestra intención era parar a almorzar en Els Ranxos de Bonany, en donde El Hierro parece ser que conocía un restaurante en donde sirven jabalí; con esa intención hemos ido bajando por esta carretera, con tiempo de sobras para recuperar las fuerzas; al cabo de poco hemos llegado a la carretera de viene de Pontons, por la que hemos proseguido con dirección ya a Els Ranxos de Bonany, entrando poco después en la provincia de Tarragona; antes nos hemos vuelto a parar para reagruparnos,

En el cruce de la carretera que viene de Pontons, 
poco antes de entrar en la provincia de Tarragona

Desde aquí hemos puesto ya un fuerte ritmo, esta vez marcado por un servidor; en el fondo lo que pretendía era no perder demasiado tiempo y llegar enseguida Els Ranxos de Bonany para degustar ese jabalí que nos había dicho El Hierro; pero eso no ha sido posible; la hora se nos echaba encima, y Kisco, como era lógico después de tanta inactividad, no lograba recuperarse; hemos continuado hasta llegar a la localidad de El Pla de Manlleu, en donde nos hemos quedado a comernos un bocata El Hierro, Kisco y un servidor; los demás, ya con algo de prisa, han continuado, cosa que hemos hecho nosotros tras el almuerzo, bajando el precioso puerto de Las Ventosas (La Atalaya) y llegando a Sant Jaume dels Domenys; desde allí nos hemos dirigido a Vilafranca del Penedés por la carretera de La Munia; Kisco había decidido ya coger el tren en el mismo Vilafranca del Penedés, poniendo ya fin a su sufrimiento; El Hierro y yo hemos impuesto un fortísimo ritmo, en solitario, con lo cual hemos llegado pronto a Vilafranca; allí un servidor, debido a la hora, me he despedido ya de El Hierro cuando aún no había llegado Kisco, y me he dirigido hacia la nacional, poniendo rumbo hacia el puerto del Ordal, ahora ya a toda máquina, lo cual me ha permitido llegar a casa a una hora decente, poco más tarde de las tres, con lo cual he puesto fin a esta etapa; me consta que Bione, Juan Rodríguez y José Martín poco antes habían hecho el mismo recorrido que yo; El Hierro había regresado a Viladecans por el puerto de Begues, por el que se ha desplazado al llegar a Avinyo Nou, en tanto que Kisco, como había previsto, seguro que finalmente cogió el tren en Vilafranca del Penedés; todo ello nos llevará a organizar esta misma salida, más pronto que tarde, y terminarla todos juntos por donde estaba prevista inicialmente, es decir, por el Pantano de Foix y las Costas de Garraf; vale la pena, seguro.

Datos técnicos:

Impresionante, bonita y dura salida; en mi caso la he comenzado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a Martorell por la carretera N-II, pasando previamente por Pallejá y Sant Andreu de la Barca; desde Martorell hemos ido hacia Sant Sadurní d'Anoia por la bonita carretera C243, pasando previamente por Gelida; en Sant Sadurní d'Anoia  hemos puesto rumbo por esta misma carretera hasta desviarnos a la derecha por la carretera local BV-2154 que se dirige a El Pla del Penedés por Torrelavid, dirigiéndonos más tarde hacia Guardiola de Font Rubí por la carretera BP-2126, comenzando poco después el ascenso hacia el Alto de Font Rubí, para continuar sin dejar esta misma carretera hacia el Alto de Llacuna, que hemos comenzado a subir cuando hemos llegado al cruce que forma la carretera que viene de Pontons, la BP-2121; hemos continuado por aquí hasta llegar al Collet de la Serra, en el cruce de la carretera que conduce a La Llacuna, aunque nosotros en esta ocasión nos hemos dirigido por una carretera de servicios hacia la BV-2122 que se dirige a Pontons, si bien al llegar a la misma nos desviaremos a la derecha, en sentido contrario, para adentrarnos en la provincia de Tarragona, con dirección al cruce de Els Ranxos de Bonany, pasando por Valldossera; en este cruce pondremos rumbo hacia El Pla de Manlleu, continuando con dirección a Sant Jaume dels Domenys, a donde llegaremos tras bajar el espectacular Puerto de Las Ventosdas (La Atalaya): desde Sant Jaume dels Domenys nos dirigiremos por la carretera de La Munia hacia Vilafranca del Penedés, en donde tomaremos la carretera N-340, por la cual nos dirigiremos ya a Molins de Rei, tras superar el Puerto de El Ordal.

La orografía de la etapa

La etapa no es dura en general, dependiendo, como siempre, del ritmo que imprimamos; lo más complicado, como es lógico, será superar los Altos de Font Rubí, La Llacuna y El Ordal, aunque en realidad son puertos que ne revisten ninguna dificultad.


El itinerario de la salida
Índice I.B.P. 144 (dureza extrema)

2 comentarios:

  1. Gran salida la que hemos realizado, pena no haber acabado todos juntos, espero que la proxima vez que Paco nos acompañe pueda disfrutar igual que nosotros.
    En general es una salida que me ha ido muy bien para ir ganando resistencia a pesar de mis faltas de entreno.
    La proxima sera igual o mejor...
    Un abrazo amigo mio

    ResponderEliminar
  2. A Estarqui ya le daremos pal pelo, no se puede faltar al honor de Esparta para con nuestros allegados aliados...

    ResponderEliminar