EnBicicleta

sábado, 18 de octubre de 2014

Salida del día 18-10-2014: el Castell de Claramunt y el Coll del Bruc

Aquí estamos El Hierro y un servidor 
en el Castillo de Claramunt

Trayecto 137
18-10-2014

El Castell de Claramunt y el Coll del Bruc
(por Sant Sadurní d'Anoia y regreso por Olesa de Montserrat)


Duración: desde las 8:30 a las 15:00 horas
Tiempo de pedaleo: 5:19:11 
Climatología: soleado; buena temperatura 
Terreno: asfalto y cemento; en buenas condiciones
Distancia: 125,68 km a una media de 23,6 km/h
Altitud acumulada: 1.842,40 m

Grupo:

Juan "El Hierro" y Salvador

Crónica:

A Juan "El Hierro" y a un servidor nos gusta pasarlo bien "per davant i per darrera", y por eso la etapa que teníamos prevista para hoy no era otra que la que realizamos el sábado pasado al Castell de Claramunt vía Piera, aunque realizándola por detrás, es decir, por San Sadurní d'Anoia; desde luego lo mismo nos da, ya que nos amoldamos a lo que haya; no tenemos manías; y hoy lo hemos demostrado con creces; nos habría encantado que nos hubiera acompañado, además de mucha más gente, el bueno de Breo, ya que además de participar en la salida del pasado sábado, descubrimos un bonito puerto al que le pusimos su nombre; hoy lo hemos vuelto a subir, aunque por detrás, y desde luego no es lo mismo; la etapa en general nos ha costado mucho más, como luego veremos; bien, pues dicho lo dicho, vayamos ya al lío; al igual que el sábado pasado, habíamos quedado a las 8:30 horas en la primera rotonda de Pallejá, aunque esta vez tan solo El Hierro y un servidor, que como siempre nos hemos hecho la foto inicial que marcaba el inicio de la etapa; ahí va.

En la rotonda de Pallejá, poco
antes de iniciar la salida

En esta ocasión nuestro primer destino era llegar a Sant Sadurní d'Anoia a través de la preciosa carretera de Gelida, y por eso pensábamos que esta primera parte de nuestro recorrido sería más asequible que yendo por Piera, pero la verdad es que no ha sido así; ha sido mucho más duro, debido a que hasta llegar a Gelida, a unos 21 km desde la salida, la carretera no hace otra cosa que subir y subir, con algunos repechos con cara y ojos; nos habíamos propuesto ir a un ritmo muy suave, pero al final, sin que nadie sepa por qué, lo hemos ido incrementando sin remedio; antes de coger esta bonita carretera, nos hemos parado durante unos minutos en Martorell esperando a Estarqui, ya que tenía previsto acompañarnos durante los primeros kilómetros debido a que hoy debía estar pronto en casa; al final no se ha presentado, por lo que hemos reanudado la marcha; también en esta ocasión hemos gozado de una mañana espléndida, con una ligera brisa de aire fresco; cuando hemos llegado a Gelida nos hemos parado a saludar a unos conocidos de El Hierro; os acordáis de aquello que decía alguien refiriéndose al Papa: "¿oye, quien es aquel de la túnica blanca que está al lado de El Hierro?"; bueno, pues eso; ya sabéis que al Hierro lo conocen en todas partes; al cabo de unos minutos hemos reanudado la marcha, a un ritmo ya mucho más intenso, lo que nos ha permitido llegar a Sant Sadurní d'Anoia en un santiamén, poniendo rumbo a nuestro siguiente destino, en esta ocasión el pueblecito de Sant Jaume Sesoliveres, en donde debíamos tomar la bonita carretera que descubrimos en nuestra anterior salida gracias a Breo, aunque en esta ocasión en sentido inverso; también a este punto hemos llegado muy pronto, y eso que temíamos el fuerte viento que normalmente sopla por estas largas rectas; hoy en cambio no ha sido así; debo confesar que un servidor estaba equivocado, ya que pensaba que esta carretera local, desde Sant Jaume Sesoliveres hasta llegar a la aldea de Canaletes, de poco más de 5 km, a pesar de tener una clara tendencia ascendente, no sería gran cosa; El Hierro me había advertido de que no era así, y finalmente he tenido que darle la razón, ya que nos hemos enfrentado a algunas rampas de grandes desniveles que nos han puesto firmes; antes de iniciar el tránsito por esta bonita carretera, hemos realizado nuestra primera parada técnica en Sant Jaume Sesoliveres, aprovechando para comer y beber algo; nos hubiera gustado estar más tiempo, pero como nos comían las moscas, enseguida hemos reanudado la marcha.


Aquí estamos en Sant Jaume Sesoliveres, poco antes 
de tomar la bonita carretera de Canaletes

Había otro tramo que temíamos aún más, al menos un servidor, que no era otro que el que va desde Canaletes hasta Sant Pere Sacarrera, en este caso de escasamente unos 4 km, ahora por una buena carretera que no ha hecho más que subir sin desmayo; nos acordábamos de que en la salida del sábado pasado disfrutamos como locos de la bajada, así que ahora nos tocaba subir y ... sufrir; y la verdad es que hemos sufrido lo nuestro, sobre todo debido a que no queríamos bajar el ritmo; finalmente hemos llegado al cruce múltiple que forman las bonitas carreteras que se dirigen a La Llacuna, a San Quintín de Mediona y a Capellades; nosotros hemos tomado esta última; la tendencia seguía siendo ascendente, aunque ahora era una ascensión bastante llevadera; en este cruce hemos decidido que comienza la subida al Puerto de Breoman, aunque por esta vertiente, además de ser muy bonita, es muy suave; lo hemos superado sin rechistar, siempre a un fuerte ritmo, llegando a las inmediaciones de Capellades, desde donde hemos iniciado ya el que creíamos que iba ser nuevamente nuestro principal destino: el Castell de Claramun en la Pobla de Claramunt, a dónde nos hemos dirigido directamente, sin hacer escala esta vez en la Torre de Claramunt como nos ocurrió por error en la vuelta de nuestra anterior salida; en el cruce que se dirige a esta población nos hemos vuelto a parar para hacernos unas fotos, teniendo ya el castillo a la vista.



Aquí se nos ve cerca ya de La Pobla de Claramunt, 
en donde esta situado al Castillo de Claramunt

Hemos llegado rápidamente a La Pobla de Claramunt y, tal y como teníamos previsto, hemos iniciado el ascenso al castillo, superando unas durísimas rampas de cemento y unos desniveles imposibles durante aproximadamente 1,5 km antes de coronar; además de eso, cada quince o veinte metros nos encontrábamos con unas regueras de desagüe que cruzan la pista de lado a lado y que nos ponían las cosas aún más complicadas; cuando hemos llegado arriba, El Hierro se ha empeñado en subir hasta la misma entrada del castillo, tomando al principio un camino de tierra y más tarde una pista de cemento por la que las cabras tendrían cierta dificultad, pero el cabroncete la ha subido con una técnica y confianza adquirida sin duda alguna gracias a sus salidas técnicas con los Dimonis; como no podía ser de otra forma, hemos aprovechado para hacernos unas fotos que, seguramente, serán las últimas en mucho tiempo, ya que hoy hemos agotado el cupo de subidas al Castell de Claramunt; ¿que necesidad tenemos de volver a subir?; ninguna; pues eso.

El Castell de Claramunt

En esta ocasión hasta hemos entrado en el recinto del castillo, en donde nos hemos hecho la foto, comenzando al poco tiempo la bajada con las manos cogiendo fuertemente las manetas de los frenos ... para por si acaso; pese a que en esta ocasión no pensábamos parar, y mucho menos almorzar, finalmente hemos decidido ir nuevamente a la panadería en donde nos esperaba quien nosotros sabemos; jeje; pero mira por dónde que un poco antes de llegar hemos visto varias "flacas" aparcadas en la puerta de un restaurante y, como nosotros no somos menos que nadie, allí que nos hemos encaminado, zampándonos un bocata de tortilla de atún; ahí dejamos la prueba.

Aquí estamos almorzando 
en La Pobla de Claramunt

Hasta aquí todo se estaba desarrollando según lo previsto, sin incidencias de ninguna clase; nuestra primera intención era regresar por el mismo itinerario de la ida en nuestra salida del sábado pasado, es decir, por Capellades y Piera, pero El Hierro, con buen criterio, ha introducido una bonita variante, al menos sobre el papel, ya que finalmente nos hemos metido en una ratonera al llegar a Collbató que nos ha hecho perder demasiado tiempo; hemos decidido continuar hasta llegar a Igualada, para después desplazarnos hasta Castellolí y subir desde allí el bonito Coll del Bruc; con esa intención hemos proseguido la marcha, siempre bajo un ritmo trepidante, cuanto menos hasta llegar a Castellolí; sabíamos que un poco después de esta localidad debíamos cruzar un puente sobre la autovía, enlazando con la carretera que se dirige al Coll del Bruc, aunque la verdad es que se nos ha hecho "la picha un lío"; a los dos; yo tenía una ligera idea de cuando vine por aquí con Estarqui en la impresionante y durísima salida que hicimos el día 15-06-2014, aunque no recordaba demasiado; El Hierro decía que había venido a descargar con el camión en un polígono de esta zona, aunque tampoco sabía mucho más que yo; hemos dado alguna que otra vuelta, y finalmente hemos cruzado el puente sobre la autovía al que antes hemos llegado por un camino pedregoso con las bicis sobre el hombro; deberemos analizarlo bien para que no nos vuelva a ocurrir; finalmente hemos podido llegar a la carretera que se dirige al Bruc, iniciando al duro ascenso al puerto, nuevamente bajo un fuerte ritmo.

El Coll del Bruc, nuestra 
última dificultad

Una vez coronado el Coll del Bruc, hemos puesto rumbo a casa, y para eso nos hemos dirigido hacia Collbató, al principio utilizando el carril lateral paralelo a la autovía, aunque finalmente hemos tenido que entrar en el mismo Collabató, que se ha convertido para nosotros en una auténtica ratonera de la que no éramos capaces de salir, dando un montón de vueltas para nada; al final le hemos preguntado al conductor de un coche de asistencia del RACC, aunque tampoco ha servido de nada; finalmente lo que hemos hecho, dado que era totalmente imposible salir de esta ratonera, ha sido desplazarnos por la propia autovía hasta llegar a Esparreguera, a dónde hemos llegado prácticamente deshidratados; menos mal que nos hemos parado en frutas Andrés, que están en todas partes, en donde hemos comprado plátanos y agua, lo que ha favorecido que pudiéramos continuar, llegando poco después a Olesa de Montserrat, tomando aquí el itinerario de costumbre hasta Martorell, llegando un servidor a Molins de Rei por la carretera N-II, y continuando El Hierro hasta Viladecans por Sant Vicenç; esta vez la hora no nos ha permitido tomarnos nuestra última penúltima cerveza; otra vez será, ¿verdad?.

Datos técnicos:

Se trata de una dura etapa, que en mi caso he comenzado en Molins de Rei, desde donde nos hemos dirigido a Martorell por la carretera N-II, pasando previamente por Pallejá y Sant Andreu de la Barca; desde Martorell hemos ido hacia Sant Sadurní d'Anoia por la bonita carretera C243, pasando previamente por Gelida; en Sant Sadurní d'Anoia  hemos puesto rumbo a Sant Jaume Sesoliveres por la carretera que se dirige a Piera, la BV2242, tomando al llegar a Sant Jaume la carretera local que se dirige a Canaletes, siempre en constante subida, con alguna que otra rampa de consideración; en Canaletes hemos tomado en dura subida la carretera BV2304 que nos ha dejado en Sant Pere Sacarrera, desde donde nos hemos dirigido hacia La Pobla de Claramunt por la carretera C244, subiendo en primer lugar el Puerto de Breoman (503 m) antes de llegar a las inmediaciones de Capellades y a la Pobla de Claramunt; en la entrada de esta localidad nos hemos desviado a la izquierda por una pista encementada para acceder al Castell de Claramunt; desde el castillo hemos bajado para dirigirnos nuevamente a la carretera C244, por la cual hemos continuado con dirección a a Vilanova del Camí e Igualada, tomando en esta población la antigua carretera N-II, por la cual hemos llegado a Castellolí, poniendo rumbo desde aquí al Coll del Bruc (620 m) por la carretera N-IIa; hemos continuado normalmente por el lateral de la autovía de la N-II hasta llegar a Collbató, en donde hemos tomado la propia autovía hasta llegar a Esparreguera por la carretera C1414 para poner a continuación rumbo a Olesa de Montserrat, tomando en esta localidad la carretera BV-1201, por la cual hemos llegado a Martorell, poniendo desde aquí rumbo a Molins de Rei por la carretera N-II, pasando previamente por Sant Andreu de la Barca y Pallejá.

   La orografía de la etapa

Impresionante etapa de más de 125 km, una altitud acumulada de 1.844 m y un I.B.P. de 136; se trata de una etapa que tiene muchos kilómetros "pestosos", aunque lo más duro sería la carreetera que va desde Sant Jaume Sesoliberes a Canaletres, la que que va desde aquí a Sant Pere Sacarrera, el Puerto de Breoman, el acceso al Castell de Claramunt desde La Pobla, el tramo entre La Pobla de Claramunt e Igualada y el Coll del Bruc; una dura etapa, sin duda.

 
El itinerario de la salida
Índice I.B.P. 136 (dureza extrema)

3 comentarios:

  1. Salva las rutas son de película pero tus crónicas extraterrestres suerte que ya había comido. Tener cuidado que un día igual se os quedan en el castillo ja ja ja si la zona de Colla to es un rollo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ruton del 15 el que nos ha salido, ya te adverti que la cosa seria diferente al reves y sobre todo subiendo el coll del bruc una vez hecho todo lo demas.
    Estas muy fuerte canalla y yo ya no estoy para estos ritmos, aunque hago todo lo que puedo para seguir tu rueda.
    Un abrazo amigo y ahora esperamos la proxima.

    ResponderEliminar
  3. y por si fuera poco la ruta de la semana pasada, aun le metéis la guinda de subir el bruc jajajaja vaya tela!

    como dice joan, lo de collbató es un lío: yo siempre he acabado en la autovía. yo creo que no hay manera de evitarla.

    un honor tener un puerto bautizado con mi nombre; ahora sólo falta encontrar una "cima salvattore" y un "pico hierro" para completar una etapa de montaña como dios manda.

    un abrazo amigos!

    breo sga

    ResponderEliminar