EnBicicleta

sábado, 13 de julio de 2013

Salida del 13-07-2013: Ratpenat, Can Grau, Ordal

Al inicio del Ratpenat

Trayecto 70
13-07-2013

Rat-Penat, Can Grau y Ordal


Duración: entre las 8:00 y las 12:00 horas
Climatología: nubes y claros; descubierto al final; buena temperatura
Terreno: asfalto 100% en buenas condiciones
Distancia: 84,44 km a 23,4 km/h de media

Crónica:

En realidad, la etapa que tenía previsto realizar hoy no era ésta, sino la del Monasterio de Santes Creus, de cerca de 200 km; para eso tenía que empezar a pedalear no más tarde de las 6:30 horas, y con esa intención me he levantado muy temprano; lo que ha ocurrido es que a esa hora el cielo estaba bastante tapado, como amenazando lluvia; además de eso tenía que llegar  a casa no más tarde de las 13:00 horas; por eso al final he decidido hacer la etapa prevista en otra ocasión; ¿por qué no el sábado próximo?; pero ya puestos, he intentado sacar provecho de la buena temperatura que hacía; me ha venido enseguida a la mente el Ratpenat, ya que la temperatura era la ideal para poder afrontar con garantías sus rampas del 23%; dit i fet; allá que me he dirigido, aunque al final, por unas u otras cosas, he salido a las 8:00 horas; quería ir muy tranquilo, aunque eso no ha impedido que me presentara al inicio de la Urbanización el Ratpenat con una velocidad media de 32 km/h, dispuesto a afrontar la primera, que no la única, dificultad del día; antes de empezar a subir estas impresionantes rampas, como ya viene siendo habitual, he querido hacerme una foto en previsión de que pudiera darme un jamacuco subiendo y pudiera ser la última; jajaja; es broma.


La Urbanización el Rat-Penat

Una vez he llegado a la Urbanización y he empezado a moverme, me he propuesto llevar en todo momento un ritmo suave, disfrutando de la buena temperatura que hacía; de hecho, ya en la misma Urbanización, comienzan las duras rampas, que en alguna ocasión llegan incluso, antes de empezar a subir el puerto, al 10%; como he dicho, mi intención era disfrutar de la mañana imprimiendo un ritmo muy suave, aunque, cuando me he dado cuenta, ya lo tenía todo metido "cual jovenzuelo inexperto se tratara"; jajaja; pues si, cuando empiezan las rampas del Rat-Penat lo único que puede hacer uno son dos cosas: la primera, encomendarse se Dios, y la segunda, subir piñones como loco; por eso, en un momento dado, he podido comprobar que el cambio ya no daba más de sí al haberme zampado poco antes los 10 piñones; uno a uno; en cualquiera de los casos hoy me encontraba muy bien de forma, y casi no he acusado las fortísimas rampas del 23%; casi diría que por primera vez el recorrido se me ha hecho corto; y por eso, cuando he franqueado la última rampa, en compañía de dos ciclistas que venían de Tarragona, a uno de los cuales le ha dejado el juego de llaves allen para que apretara la potencia, he decidido seguir para arriba hasta la bola; mis dos amigos de Tarragona me han acompañado, pese a que, en cuanto hemos empezado a subir las rampas de acceso a la bola, tras pasar la última barrera, casi se han arrepentido; la verdad es que un servidor hoy me encontraba muy bien; puede que fuera por la frescura de la mañana o yo que sé ...


 Aquí estoy en la "bola", o estación meteorológica

Poco antes de iniciar el descenso de la "bola" me he despedido de mis amigos; igual habían pensado que quería meterlos en un nuevo "embolao"; mi punto de mira estaba ya puesto en la segunda dificultad del día: Can Grau, aunque para eso tenía que superar los toboganes que encontramos antes de llegar a Olivella; de lo que se trataba ahora era de imprimir un buen ritmo en las bajadas para afrontar luego con las máximas garantías las subidas; y eso es lo que he hecho; tan solo la última rampa antes de llegar a Olivella, a la altura de la Collada de Vallgrassa, se atraganta un poco; después de pasar por Olivella y la Plana Novella he empezado a subir las rampas de Can Grau, que como sabemos llegan al 18%, aunque se suben sin mayor dificultad; la razón de ello es que cuando uno llega hasta aquí, ya viene calentito y se acuerdas de las rampas del 23% del Rat-Penat.


Can Grau

Después de Can Grau sigue una zona con clara tendencia descendente, aunque prácticamente no podemos dejar de pedalear en ningún momento; casi podría pasar por ser una zona pestosa; pero no; la zona que sí es pestosa al 100% es la que nos encontramos al llegar a la carretera que se dirige a Sant Pere Molanta, que casi podríamos catalogarla de puerto, con desniveles en algunas zonas del 7%, casi sin descanso; esta carretera nos ha dejado ya en la N340, muy cerca de Vilafranca del Penedés, por la cual nos hemos desplazado iniciando el regreso a casa, en esta ocasión por el puerto del Ordal; había pensado desviarme por la carretera de Sant Sadurni, pasando por Els Casots, pero a estas horas de la mañana la calor ya apretaba de lo lindo y yo tenía algo de prisa, así que he continuado por la carretera nacional, haciendo mi última parada a las afueras de El Pago, en la "fuente amarilla" que tantas veces ha reflejado nuestro amigo Juan "El Hierro" en sus crónicas y de la que, por raro que parezca, sale un agua muy buena y muy fresca al principio, luego ya sale calentorra; en fin ...


En la "fuente amarilla" de El Pago

A partir de aquí lo "único" que me quedaba ya era el puerto del Ordal, mi última dificultad del día, aunque, como ya sabemos, no es demasiado duro; hoy su dureza venía dada por la calor que empezaba a hacer ya, aunque aún y así, enseguida nos hacemos con él y llegamos a la cima, desde donde lo único que nos quedará ya será bajar y bajar hasta llegar a Molins de Rei; pues ya está, aquí se acaba la historia.

Datos técnicos:

Preciosa y no exenta de dificultad etapa que he comenzado dirigiéndome hacia el Polígono de El Pla con dirección a Sant Boi, pasando previamente por Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí y Cornellá, para proseguir seguidamente hacia Viladecans, Gavá y Castelldefels, por la carretera vieja, en donde me he desviado por la Urbanización del Rat-Penat en les Botigues de Sitges para iniciar el ascenso a este coloso, de tan solo 6 km, a los que hoy debemos sumar dos más al haber llegado a la estación meteorológica (la "bola"); después hemos continuado con dirección a la Plana Novella por la misma carretera, sorteando como podamos unos cuantos toboganes bastante duros también; proseguiremos con dirección a Olivella y pasaremos al cabo de unos kilómetros por Can Grau, cuyas rampas nos pondrán firmes rápidamente; tras superar Can Grau proseguiremos siempre por la misma carretera, en clara tendencia descendente, salvo cuando lleguemos al cruce Sant Pere de Ribes-Vilafranca, que nosotros tomaremos a la derecha con dirección a Vilafranca, quedándonos a escasos dos kilómetros de esta localidad; por donde sí pasaremos será por Sant Pere Molanta antes de llegar a la carretera N-340, que tomaremos para poner rumbo a casa, tras superar el puerto del Ordal y pasando previamente por Vallirana y Cervelló.

La orografía de la etapa

Se trata de una salida que presenta más de 1.300 m de altitud acumulada y un índice I.B.P. de 111 sobre una distancia de poco más de 80 km; lo más duro sería, como no, el ascenso al Rat-Penat, seguramente uno (sino el que más) de los puertos más duros de toda Catalunya, que tan solo se suaviza por su poca longitud; también es bastante dura la zona que encontramos entre el Rat-Penat y la Plana Novella, y entre ésta y Can Grau; en menor medida el tramo de carretera desde Olivella a la carretera N-340 y el Puerto del Ordal.

El itinerario de la etapa


Índice I.B.P. 111 (muy duro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario