EnBicicleta

domingo, 8 de marzo de 2015

Salida del 07-03-2015: Los 5 Altos, al revés (Los Once, Creu Aregall, El Ordal, Els Casots y Begues)

Un servidor en Avinyo Nou

Trayecto 150
07-03-2015
 
Los 5 Altos, al revés
(Los Once, la Creu Aregall, el Ordal, els Casots y Begues)


Duración: desde las 8,00 a las 14;30 horas
Tiempo de pedaleo: 5:53:01
Climatología: despejado; temperatura fresca, ideal
Terreno: asfalto 100%, en perfectas condiciones
Distancia: 134,38 km a una media de 22,8 km/h
Altitud acumulada: 2.110 m

Grupo:

Juan "El Hierro" y un servidor, 
los participantes en la salida

Crónica:

Magnífica etapa; la hemos disfrutado de lo lindo; en verdad tengo que decir que me costó ayer un poco convencer al Hierro para que me acompañara, y ello debido a que, como sale muy poco, le daba un poco de miedo esta salida debido a su presunto mal estado de forma, aunque finalmente ha sucumbido y seguro que se ha alegrado, ya que se trata de una etapa preciosa que si se realiza sin demasiada prisa no se hace dura ni pesada en ningún momento, y eso que tiene más de 134 km y más de 2.100 m de altitud; como siempre habíamos quedado en Molins de Rei a las 8:00 horas; cuando he llegado, El Hierro ya estaba esperando con la cámara en la mano para tirar la foto de salida, como siempre hace.

En Molins de Rei,
a punto de comenzar

Pasados unos minutos de las 8:00 h. hemos comenzado esta bonita salida; hemos apostado sobre su altitud total acumulada; El Hierro porfiaba que sería de unos 1.500 m; yo en cambio sostenía que pasaría de los 2.000 m; parece ser que el Hierro no me entendió muy bien cuando ayer le explicaba que las etapas circulares, como ésta, forzosamente han de tener los mismos metros de ascenso y descenso acumulados, así que la de hoy, que era prácticamente igual, aunque al revés, a las realizadas los días 26-04-2014 y 24-05-2014, debería tener su misma altitud acumulada; y así ha sido; su altitud finalmente ha sobrepasado por poco los 2.100 m; vayamos pues a ello; nuestro primer objetivo era el alto de Castellbisbal, en la carretera de los Once, a dónde nos hemos dirigido bajo una preciosa y fresca mañana; daba gusto pedalear en estas condiciones; además nos hemos mantenido siempre juntos, charlando, bajo un ritmo tranquilo, aunque en ningún momento cansino o zapero, disfrutando del paisaje como nunca.

 El Alto de Castellbisbal, en la carretera de 
los Once, el primero de nuestros objetivos

La verdad es que El Hierro se ha ido quejando mucho por el camino debido a que decía que se encontraba muy mal de forma, aunque yo creo que exageraba bastante; su forma no es ni mucho menos tan mala como él dice; como le he dicho: el que tuvo retuvo, y ya sabemos que él no hace mucho tiempo tuvo mucho, así que ...; tras superar el Alto de Castellbisbal hemos disfrutado la bonita bajada hasta llegar prácticamente a Martorell, sin incidencias de ninguna clase, poniendo rumbo a la que yo consideraba que podría ser la mayor dificultad de la jornada: el Alto de la Creu Aregall por la vertiente de Gelida; a decir verdad tampoco en este caso hemos sufrido lo más mínimo, y no precisamente porque nuestro ritmo no fuera lo suficientemente vivo, que sí que lo era; jeje; antes de encarar propiamente el Alto en la rotonda de Gelida, el Hierro aún ha tenido tiempo de ir saludando a diestro y siniestro a todo bicho viviente con el que nos íbamos encontrando por el camino; recordemos la anécdota de cuando nuestro amigo, no hace mucho, visitó el Vaticano y en un momento dado se puso al lado del Papa, lo que dio pie para que la gente, venidos de todos los confines de la Tierra, se preguntara quien era aquel sujeto con una túnica blanca que se encontraba al lado de El Hierro; con eso lo tenemos ya todo dicho.

 El Alto de la Creu Aregall,
nuestro segundo objetivo

Tras superar este nuevo objetivo sabíamos que lo que nos tocaba ahora durante bastantes kilómetros era disfrutar de lo lindo; primero de la bonita bajada de la Creu Aregall hasta Corbera de Llobregat y luego desde aquí hasta la rotonda de La Palma de Cervelló; cualquiera que tenga la suerte de realizar este bonito trayecto, seguro que se engancha al mundo de las flacas para siempre; posiblemente sea imposible disfrutar más; eso es lo que hemos hecho con creces Juan "El Hierro" y un servidor, aunque en esta ocasión nuestro disfrute se ha extendido durante toda esta bonita salida; en la rotonda de La Palma de Cervelló hemos girado a la derecha con dirección al Puerto del Ordal; hacía ya bastante tiempo que no subíamos el Ordal por esta vertiente, aunque teníamos el recuerdo de que no era excesivamente duro; a mí particularmente me parece mucho más agradecida que cuando lo hacemos por la vertiente de Vilafranca del Penedés, si bien algo más duro; incluso teniendo en cuenta el denso tráfico y nuestro paso por las localidades de Cervelló y Vallirana con un sinfín de semáforos; como sabemos se trata de una ascensión que no se hace dura en ningún momento, y eso que poco antes de llegar al alto nos encontramos con algún que otro tramo con pendientes sostenidas del 10%; pero es igual; nuestro deleite ha sido el mismo; en un momento dado, antes de iniciar el ascenso propiamente dicho desde las Casetas d'en Juliá en Vallirana, le he propuesto al Hierro que paráramos unos minutos para comer algo, aunque finalmente no lo hemos hecho, dejándolo para cuando llegáramos al alto; también ahora hemos disfrutado, aunque en esta ocasión subiendo bajo el precioso paisaje del Ordal; en la cima, como estaba previsto, sí que hemos parado.


En la cima del Puerto del Ordal

Prácticamente teníamos ya hecha casi la mitad de la etapa; desde luego, lo más duro, al menos sobre el papel; nuestro siguiente destino era la subida a Sant Pau d'Ordal desde Sant Sadurní d'Anoia, aunque antes debíamos superar el Alto de Els Casots, esta vez en sentido inverso a como lo hacemos habitualmente; realmente yendo con dirección a Sadurní d'Anoia ni nos enteramos de este alto, que tan solo presenta una pequeña dificultad al principio, tras girar con dirección a Sant Sadurní desde la carretera N-340; al pasar por la localidad de Els Casost, El Hierro, casi sin darse cuenta, me ha lanzado el anzuelo del Castell de Subirats, el cual se encuentra a poco más de un kilómetros de Els Casots, aunque yo en esta ocasión no he picado dado que quería finalizar esta salida tal y como estaba prevista; ya tendremos tiempo de subir sus impresionantes rampas cercanas al 30% de desnivel; hemos ido devorando los kilómetros en esta zona de Sant Sadurní con rumbo a Sant Pau totalmente satisfechos; yo pensaba que se haría mucho más pesado, aunque finalmente no ha sido así, ya que hemos llegado rápidamente otra vez a la carretera N-340, tras haber dado un precioso rodeo, y poniendo rumbo a nuestra última dificultad: el puerto de Begues, desde Avinyo Nou; sabíamos de antemano que la dificultad en subir hasta Begues no es la misma que cuanto lo hacemos desde Gavá, en un trayecto que supone un verdadero y bonito puerto de montaña, aunque por la vertiente de hoy se hace muy pesado debido sobre todo a que el terreno es bastante pestoso, claramente ascendente; antes de comenzar a subir, nos hemos parado en la plaza de la Iglesia de Avinyo Nou para reponer líquido, como casi siempre hacemos.


Aquí estamos frente a la 
Iglesia, en Avinyo Nou

Como hemos dicho, desde Avinyo Nou nos hemos dirigido a nuestra última dificultad, si podemos llamarla así: Begues; sabíamos que aunque no íbamos a sufrir demasiado, el itinerario se nos iba a hacer eterno sobre un terreno que nunca nos ha gustado, ya que parece no tener fin, ahora además con algo de viento en contra; a estas alturas El Hierro ya se sabía perdedor en relación con la apuesta inicial que nos habíamos hecho; la etapa definitivamente iba a sobrepasar los 2.000 metros de altitud acumulada; nos hemos ido acercando hasta la rotonda de la Rectoría, que sabíamos que representaba ya el final de las dificultades de esta salida; cuando uno llega hasta aquí no puede dejar de soltar un suspiro al saber que todo ha acabado ya, quedando tan solo la bonita bajaba del puerto de Begues; en la rotonda de la Rectoría aún hemos tenido tiempo de hacernos nuestra última foto; cualquiera se atreve a decirle que no al Hierro ... jeje.


En la rotonda de la Rectoría, de Begues,
nuestra última dificultad de la etapa

Y aquí se acaba la historia; ahora ya lo que nos tocaba era bajar por la bonita carretera de Begues hasta Gavá y poner rumbo a casa; el Hierro se ha empeñado en saldar su deuda debido a haber perdido la apuesta y se ha empeñado en invitarme a una cerveza en Viladecans, muy cerca de su casa, perfectamente acompañada de una tapa de cochinito, que hemos saboreado como si nos fuera la vida en ello, aunque valía la pena, recuperando de esta forma unas cuantas calorías de las muchas que hemos quemado en esta bonita etapa; posiblemente ambos hubiéramos saboreado, además, un bombón con acento cubano que hemos tenido al lado ... hasta aquí puedo contar que luego ... en fin, terminemos porque se me está haciendo la boca agua.

Datos técnicos:

Sabíamos de antemano que esta etapa no nos iba a defraudar, y a pesar de sus 135 km y sus casi 2.200 m de altitud acumulada, así ha sido; la hemos empezado en Molins de Rei, en donde hemos tomado la antigua carretera de Caldas, la C-1413, con dirección a Castellbisbal, poniendo rumbo a esta localidad por la carretera B-151; tras pasar por aquí hemos iniciado el ascenso a lo que conocemos como el Alto de Castellbisbal, que finaliza cuando llegamos a la carretera Martorell-Terrassa, la C-243, más conocida como la carretera de los Once o de las _utas; hemos continuado por ella hasta llegar a Martorell, ahora en preciosa bajada, y en Martorell hemos tomado la no menos preciosa carretera de Gelida, que en realidad sigue siendo la C-243; poco antes de llegar a Gelida nos hemos desviado por la carretera BV-2425 con dirección al Alto de la Creu Aregall, en Corbera de Llobregat, bajando a continuación hasta llegar a esta localidad, para continuar por la BV-2421 con dirección a La Palma de Cervelló, siempre bajando; en La Palma hemos continuado con destino al Puerto del Ordal, por la carretera N-340, pasando por las localidades de Cervelló y Vallirana; tras superar este puerto hemos continuado por la misma carretera, ahora ya en bajada, hasta que nos hemos desviado a la derecha por la carretera BP-2427 con dirección a Sant Sadurní d'Anoia tras pasar por la localidad de El Pago; antes de llegar a Sant Sadurní hemos pasado por Els Casots, en bajada, empalmando nuevamente en las afueras de Sant Sadurní con la carretera C-243 con dirección a Vilafranca, si bien al cabo de unos kilómetros nos desviaremos a la izquierda por la BP-2429 con rumbo a Sant Pau d'Ordal, pasando previamente por la localidad de Lavern (Subirats) y llegando nuevamente a la carretera N-340, por la cual hemos transitado durante un rato antes de llegar a Avinyo Nou (Avinyonet), pasando antes por Cantallops; en Avinyo Nou hemos tomado la carretera que conduce a Begues, la BV-2411, pasando por las afueras de Olesa de Bonesvalls y terminando ya en Gavá, tras superar Begues, en donde nos hemos incorporado a la carretera de la costa, la C-245, por la cual hemos llegado a Sant Boi de Llobregat tras pasar por Viladecans; hemos continuado por la misma carretera hasta llegar a Cornellá, en donde nos hemos desviado a la izqquierda para continuar hacia el Polígono de El Pla, pasando previamente por Sant Joan Despí y Sant Feliu de Llobregat antes de llegar a Molins de Rei, con lo cual hemos puesto punto y final a la etapa.

 La altimetría de la etapa

En verdad la etapa, a pesar de su distancia y altitud, no ofrece mucha resistencia; lo más duro serían los distintos altos que deberemos superar: Castellbisbal (los Once), la Creu Aregall, Ordal, Els Casots y Begues.
 

El itinerario de la salida

Índice I.B.P. 147 (dureza extrema)

2 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJA...ME PARTO Y ME MONDO, ERES UN CRACK..
    ES UN PLACER COMO SIEMPRE DISFRUTAR DE TU COMPAÑIA, HE DISFRUTADO SUFRIENDO DE LO LINDO.
    HASTA LA PROXIMA AMIGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que el disfrute es recíproco, Hierro; aprovecho para decirte una vez más que no te quejes tanto; como decía Joan Laporta: "Al loro, que no estamos tan mal"; jejeje; un abrazo, amigo.

      Eliminar