EnBicicleta

domingo, 17 de marzo de 2013

Salida del 17-03-2013: La Trialera de la Sargantana (y algo más)

Los participantes de la salida, en la Creu d'Olorda

Trayecto 045
17-03-2013

"La Trialera de la Sargantana"
(y algo más)

Duración: entre las 9:00 y las 11:30 horas
Climatología: tiempo lluvioso; buena temperatura
Terreno: mojado y embarrado, aunque duro; bien en general

Grupo:




Los participantes de la salida, por orden alfabético:
Javier, Jorge, José Ángel, José Claudio,
José León, Manuel, Miguel (ón), Pedro,
Pedro León, Pepe, Salvador y Víctor

Crónica:

Está visto y comprobado que las salidas improvisadas en bici son las que mejor sientan; la de hoy, además de haber estado totalmente improvisada, hemos estado a punto de no realizarla, lo que hubiera supuesto que el nuevo Papa Francisco I se hubiera estrenado con nosotros y nos hubiera excomulgado a todos; el disfrute ha sido total; la cuestión es que a eso de las 7:45 horas ha empezado a sonar el "guasa" con interminables mensajes de la gente, ya que principalmente habían dos motivos que nos impedían salir: el tiempo lluvioso y la emocionante carrera de F1; nadie sabía qué hacer; a eso de las 8:15 hemos recibido finalmente el "guasa" de José Ángel diciéndonos que los de Sant Feliu se daban la vuelta ya que a la altura de El Pla estaba lloviendo bastante; los demás hemos quedado en vernos en el parque a las 8:30 para irnos directamente a comer churros con chocolate; a esa hora había empezado ya a llover en Molins de Rei; pero, mira por dónde, que a Víctor y a Miguel (ón) se les había metido entre ceja y ceja que éllos querían salir, aunque fuera lloviendo, y al final nos han convencido a los demás; de esta forma hemos salido desde Molins de Rei Javier, Jorge, Miguel (ón), Pepe, Víctor y un servidor; pese a que llovía, la temperatura era muy agradable; no sabíamos que era lo que íbamos a hacer, aunque empezaban a escucharse voces de dejarnos de más tonterías e irnos directamente a almorzar; hemos comenzado a hacer el recorrido de la Transiberiana, aunque al llegar a la pista de gravilla, en lugar de girar a la izquierda con dirección a Can Planas, hemos girado a la derecha con dirección a la carretera de Vallvidrera, con la intención de bajar luego por la pista asfaltada que conduce a las 3 Ollas y subir a continuación hasta la "boca de riego" por la pista trasera; pero justo cuando hemos llegado a la carretera, alguien ha dicho que podríamos subir por "El Jabalí", dado que hacía mucho tiempo que no lo hacíamos; y eso es lo que nos hemos apresurado a hacer, sin saber que en ese preciso momento nos estaba tocando la lotería.

 
 
Aquí se ve a algunos incorporándose a la carretera de Vallvidrera
desde la pista de gravilla; Víctor mostrando orgulloso su nueva jaca

Cuando nos encaminábamos hacia "El Jabalí", a la salida de una curva, nos hemos cruzado de repente con los demás, léase José Ángel, Manuel, Pedro, José Claudio y José y Pedro León, más conocidos estos dos últimos cariñosamente como los "hermanos leones", que, al igual que nosotros, habían decidido intentar aprovechar el día; a partir de aquí ha sido cuando José Ángel ha tomado las riendas, y perfectamente secundado por Manuel y Pedro, nos han ido acercando poco a poco hasta la "Trialera de la Sargantana", casi sin que los demás nos diéramos cuenta, continuando no obstante y de momento hacía El Jabalí, tal y como se aprecia en las fotos de más abajo.

 
 
 
Aquí estamos la mayoría camino de El Jabalí

Seguramente, a excepción de José Ángel, Pedro y Manuel, nadie del grupo sabía que íbamos a hacer; nos ha extrañado un poco que nos encamináramos hacia la Creu d'Olorda, ya que una vez allí, no hay salida, por lo que deberíamos desandar lo que antes hubiéramos andado; puede que José Ángel lo que pretendiera fuera confundirnos un poco antes de llevarnos a la boca del lobo, pero el caso es que hemos subido todos a la creu, ayudados en esta jornada por lo bien que estaba el terreno, dado que la humedad nos ayudaba a subir sin grandes agobios; esta vez hemos subido todos; aquí está la muestra:

 
 
Aquí estamos en la Creu d'Olorda

A continuación nos hemos dirigido hacia la zona de la cementera, bajando por la pista asfaltada, para tomar luego un bonito sendero en la zona de la masía de Can Ferriol, enlazando a continuación con la pista principal que conduce a lo que conocemos como la "subida de Can Ferriol" (la matamachos); ahí ha sido en donde Pepe, con la mosca detrás de la oreja, ha empezado a olerse que se trataba de una encerrona, y ha preferido abandonar; los demás hemos continuado sin imaginar aún que estábamos cada vez más cerca de la "Trialera de la Sargantana", tal y como José Ángel, Manuel y Pedro habían pretendido; pero aún no sospechábamos nada; ni siquiera cuando nos hemos plantado al pie mismo de la propia trialera, superando previamente una descomunal rampa paralela a la pista de la Sargantana; aquí ha sido en donde todo se ha despejado, ya que a continuación, salvo algunos que han tomado un camino alternativo, hemos comenzado la impresionante "Trialera de la Sargantana"; al principio en un terreno ascendente e indecente debido a la cantidad de pizarras empapadas de agua que la hacían impracticable; nuestro deleite ha venido cuando hemos empezado a bajar; no recuerdo en estos momentos nada que nos haya producido tal grado de satisfacción; los que no la conocíamos nos hemos quedado un buen rato con la boca abierta, como tontos; no sabíamos qué hacer, salvo relamernos de gusto y contando ya el tiempo que falta para volver por aquí; después de esto la salida prácticamente ya se había terminado, ya que de hecho hemos bajado desde la Torre del Bisbe hasta Sant Feliu de Llobregat por la Salud, llegando a Molins de Rei por el carril bici de la carretera N-II; ¡¡¡qué guapa, Dios mío!!!.

Datos técnicos:

¡Qué suerte tenemos algunos!; esto no se acaba nunca; seguro que estaremos mil años por la zona de Collserola y seguiremos descubriendo nuevos y bonitos senderos y trialeras; como nos ha ocurrido hoy; la etapa la hemos iniciado desde el Parque de las Palmeras, como casi siempre, desde donde nos hemos dirigido hacia la Plaça de les Bruixes (El Terral), siguiendo el mismo itinerario de la Transiberiana; cuando hemos llegado a la pista de gravilla que comunica Sant Bartomeu de la Quadra con la Rierada, hemos girado a la derecha con dirección a la carretera de Vallvidrera, que hemos cruzado para dirigirnos al Jabalí por la la zona de la Font Fresca; hemos continuado hasta llegar a la explanada de la Creu por el itinerario de costumbre, y a continuación hemos subido hasta el Puig d'Olorda (424 m) en el lugar en donde encontramos la Creu y el observatorio; desde allí hemos vuelto a bajar, aunque nos hemos desviado para llegar hasta la carretera asfaltada de la Sanson por la llamada zona de "las charcas de los zapos"; hemos bajado por esta carretera hasta desviarnos al llegar a la cementera por el GR para dirigirnos a la masía de Can Ferriol, a donde hemos llegado por un bonito y novedoso sendero (y al que aún no le hemos puesto nombre), para subir durante unos metros por el sendero de Can Ferriol (la matamachos), justo hasta que nos hemos desviado a la derecha para tomar una pista ancha, asimismo novedosa, que nos ha transportado por una zona desconocida para la mayoría hasta las inmediaciones de La Sargantana (La Socarrada), subiendo unas impresionantes rampas antes de llegar a la Trialera de La Sargantana, que hemos bajado, y que nos ha dejado en las proximidades de la Torre del Bisbe, para continuar con dirección a Sant Feliu de Llobregat por la Salud, y después a Molins de Rei a través del carril bici de la N-II, con lo cual hemos puesto de momento fin a esta etapa, que seguro repetiremos muchas, muchas veces.

La orografía de la etapa

La etapa, además de ser espectacular, presenta algunas rampas de consideración; destacaríamos la zona de El Jabalí, el acceso al Puig d'Olorda y, sobre todo, las rampas de la zona de La Sargantana, sin descuidar la Trialera de la Sargantana, en bajada, por su dificultad térnica.

El itinerario de esta etapa

El track en Wikiloc


Índice I.B.P. 73 (normal)

16 comentarios:

  1. Buena burra la del Victor,jejeje...me suena que buena pinta tiene,venga compi a disfrutarla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que es prima hermana de la tuya, ¿verdad, Jorge?; seguro que los dos las disfrutaréis como os merecéis. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Malos recuerdos tengo de la "pizarra mojada" que me hizo patinar y caer terraplén abajo dando vueltas de campana con la bici. En esa ocasión salí ileso por suerte.
    Por valientes habéis tenido la recompensa de una genial salida... y sin barro, Je Je
    Un abrazo Salva y compañía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues menos mal que saliste ileso, Alfonso, por que tal y como lo cuentas pudo ser bastante peor; está visto que unas gotas de lluvia no pueden frenarnos; espero que haya dejado de nevar ya por vuestra zona; un abrazo, amigo ... y compañía.

      Eliminar
  3. A pesar de la lluvia y de las dudas de primera hora hemos pasado un dia genial. Y como bien dices nos ha tocado la loteria, si lo planeamos no nos sale así de bien...... jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja; ha sido una salida fabulosa, José Ángel; y pensar que podríamos haber pasado la mañana hinchándonos de churros; menos mal que al final se nos ocurrió salir; un abrazo.

      Eliminar
  4. como siempre pasa , las mejores salidas son las que no se planifican,muy buena ruta os ha salido y encima con una buena grupeta,no es mala idea eso de quedar cuando hace mal tiempo para comer churros y si en el camino el tiempo se mejora pues ala a darle a los pedales....jajajaja muy bueno.
    Creo que ya me has dado una gran idea.

    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso es lo que pasa muchas veces; lo de comer churros con chocolate no es una mala idea, aunque la mayoría prefiere salir en bici; jajaja; tú, en cambio, ayer domingo ni saliste en bici ni comiste churros con chocolate; cagon la hotia.

      Un abrazo, máquina

      Eliminar
  5. Eso seria una buena vida eterna, el paraiso. Que el cielo que hayaramos al dejar la vida de los mortales fueran las montañas del mundo porque aun así, creo que no nos las acabaríamos. Que me incineren con mi rígida por si acaso...

    Muy buena salida, sin amedrantarse por el agua.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto a eso que dices, Joan; lo que ocurre es que los que salimos en bici ya tenemos un buen adelanto de lo que tiene que ser el paraíso, dado que mucho más de lo que nosotros ya estamos disfrutando no puede ser.

      Un abrazo, máquina

      Eliminar
  6. toma ya,en este blog no se salva ni el tato;empapaditos y todo habeis tenido la gran delicadeza de practicar un buen dia de bici con gran grado de humedad y compartir grandes trialeras y caminos,YO tambien me he quedado con la boquita abierta viendo como has disfrutado con tu narracion.pasion de bici hermanos,pasion..!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja; lo nuestro no tiene cura ¿verdad?; bendita locura la nuestra; que nos dure; un abrazo.

      Eliminar
  7. con el buen tiempo veo que crecen las tropas...

    ResponderEliminar
  8. Ahí está, ni lluvia, ni F-1, ni churros con chocolate.... a vosotros lo que os va es la marcha con pedales. Que manera de disfrutar de Collserola, jeje.. Sois la hostia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que somos así, Txarly, no tenemos cura; donde se ponga una buena trialera que se quite lo demás ¿verdad?; saludos.

      Eliminar